HRW arremete contra Washington y Caracas

La organización Human Rights Watch presentó ayer en Berlín su informe anual, con fuertes críticas al ciberespionaje de Estados Unidos y a la gestión de Nicolás Maduro.
Cancilleres inauguraron ayer en Montevideo la tercera Conferencia de la Convención Americana de DDHH.
Cancilleres inauguraron ayer en Montevideo la tercera Conferencia de la Convención Americana de DDHH. (Miguel Rojo/AFP)

Berlín

Estados Unidos y su programa generalizado de vigilancia son un peligroso ejemplo para otros países, considera la organización civil Human Rights Watch (HRW) en su informe anual, presentado ayer en la capital alemana y en el que también denuncia la situación política en Venezuela.

El texto, que analiza la situación de los derechos humanos en más de 90 países, considera que la falta de respeto a la vida privada por parte de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA) estadunidense permitirá a los Estados represivos imponer restricciones en la libertad de expresión.

La organización, con sede en Nueva York, señala que el gobierno estadunidense dispone de una "posición excepcional para vigilar las comunicaciones mundiales, ya que la mayoría de los datos de internet circulan por territorio estadunidense", por lo que tiene una responsabilidad especial en la defensa de los derechos de los individuos.

En entrevista con la agencia AFP, el director de HRW, Kenneth Roth, consideró además que países como China, Rusia e India toman ejemplo de la NSA para minar el respeto a la vida privada.

En reacción a la vigilancia de la NSA "muchos países van a crear redes locales de internet, y van a forzar a los grupos de este sector a mantener los datos de sus usuarios en su país", añadió.

HRW eligió la capital de Alemania para presentar su informe por haber sido uno de los países afectados por las revelaciones del informático estadunidense y ex consultor de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de EU Edward Snowden, y en específico su jefa de gobierno, la canciller Angela Merkel, cuyo celular fue espiado.

Para Roth, la explicación del presidente de EU, Barack Obama, de que la vida privada de la gente no estaba en peligro ya que el gobierno solo recopila las comunicaciones sin examinarlas, no se sostiene.

Sobre Venezuela, el informe denuncia la situación política desde que Nicolás Maduro fue declarado ganador en las presidenciales del abril de 2012, tras el fallecimiento por cáncer del presidente Hugo Chávez, y señala que las "fuerzas de seguridad estatales golpean y detienen arbitrariamente a los partidarios de su opositor, Henrique Capriles".

"El gobierno ha seguido intimidando y sancionando a la prensa crítica con sus políticas y obstruye a los defensores de los derechos humanos con restricciones de financiamiento y amenazas de acusaciones", añadió.

Escépticos ante NSA

La reforma de Barack Obama para limitar los programas de vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) no convence a la opinión pública de Estados Unidos, ya que 73% opina que no mejorará la protección de su vida privada.

Solo 21% de los consultados se dijo optimista, según una encuesta del centro Pew para el diario USA Today publicada ayer tras los anuncios de Obama el viernes para hacer más eficaz a la NSA.

Atrocidades en Siria y menos críticas a Cuba

El 24 informe anual de HRW también arroja luz sobre las atrocidades cometidas contra la población civil en el conflicto que se desarrolla en Siria y vuelve a pedir a los dirigentes de todo el mundo que presionen para que "cesen y que quienes las perpetúan sean castigados".

El texto critica que la actitud de Rusia y de China en el Consejo de Seguridad de la ONU permite el asesinato de civiles sirios. Roth fustigó además el rechazo estadunidense a enviar a los presuntos criminales de guerra ante el Tribunal Penal Internacional.

HRW mantuvo sus críticas a Cuba, si bien su director para las Américas, José Miguel Vicanco, mencionó progresos, en especial en asuntos migratorios. "Consideramos que se han producido avances, como la flexibilización de las políticas migratorias que afectaban a todos los cubanos y particularmente a los disidentes", dijo en conferencia de prensa.

Vivanco recordó que el gobierno del presidente cubano Raúl Castro mantiene lo que el informe definió como "detenciones arbitrarias" para acallar a los disidentes internos, aunque añadió que esos arrestos "son por plazos más leves".

En cambio, el funcionario regional resaltó la posición del gobierno de Uruguay, un ejemplo, consideró, en materia de derechos humanos en América Latina. AFP/Berlín