"Guerra" de EU contra filtraciones amenaza la libertad de prensa: CPJ

El Comité para la Protección de los Periodistas señaló en un informe, basado en entrevistas con docenas de veteranos periodistas, que las acciones de Barack Obama han estado en contradicción con ...
Jay Carney, jefe de prensa de la Casa Blanca
Jay Carney, jefe de prensa de la Casa Blanca (AFP)

Washington DC -Baltimore

La "guerra" contra las filtraciones a la prensa de informaciones confidenciales que realiza el gobierno de Barack Obama se está convirtiendo en una amenaza contra la libertad de expresión y la democracia, advirtió hoy una organización estadunidense.

El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por su sigla en inglés) señaló en un informe, basado en entrevistas con docenas de veteranos periodistas, que las acciones del presidente estadunidense han estado en contradicción con su promesa de un gobierno transparente y abierto.

"Periodistas y defensores de la transparencia manifiestan que la Casa Blanca rutinariamente limita la divulgación de información y usa sus propios medios para evadir el escrutinio de la prensa", señaló el informe escrito por el ex editor jefe del diario [i]The Washington Post[/i] Leonard Downie.

"La campaña judicial agresiva contra filtradores de información confidencial y de programas de espionaje electrónico disuade a las fuentes del gobierno de hablar a periodistas", afirmó. Downie, ahora profesor de periodismo en la universidad del estado de Arizona, dijo que Obama no ha cumplido con su promesa de presidir el gobierno más transparente de la historia de EU.

"La guerra contra las filtraciones (del gobierno de Obama) y otros esfuerzos para controlar la información son los más agresivos que he visto desde el gobierno de (Richard) Nixon (1969-1974), cuando fui uno de los editores involucrados en la investigación del [i]Washington Post[/i] sobre Watergate", dijo. Los periodistas entrevistados para el informe "no pudieron recordar ningún precedente", afirmó.

Publicar un informe sobre Estados Unidos es inusual para el CPJ, que este año ha divulgado reportes sobre Birmania, China o Egipto, pero que no lo había hecho sobre el país norteamericano en 19 años. Según el texto, el actual gobierno estadunidense ha abierto más del doble de juicios criminales por presuntas filtraciones de información clasificada que todos los gobiernos anteriores juntos.

Asimismo, el informe resalta un programa que exige a los empleados federales vigilar el comportamiento de sus colegas, así como el uso de herramientas judiciales para supervisar las comunicaciones electrónicas de los periodistas. El gobierno ha usado la ley de Espionaje en su intento por evitar nuevas filtraciones.

Esa ley se utilizó para procesar a Stephen Jin-Woo Kim, un contratista del Departamento de Estado que filtró información sobre las plantas nucleares de Corea del Norte a un periodista de Fox News, o a Chelsea Manning, antes conocido como Bradley Manning, un soldado condenado a 35 años de cárcel por entregar documentos secretos a WikiLeaks.

Asimismo, la justicia estadunidense solicita al ex consultor de la Agencia de Seguridad Nacional estadunidense (NSA) Edward Snowden, refugiado en Rusia, por sus revelaciones sobre los programas de espionaje electrónico de su país a nivel mundial, recordó el informe.

"La ley de Espionaje de 1917 es la herramienta casi exclusiva que tienen para los juicios", dijo Lucy Dalglish, decana de periodismo de la universidad de Maryland. "Están enviando un mensaje. Es una estrategia", afirmó.

El reportero para temas de seguridad nacional del diario [i]The New York Times[/i], Scott Shane, citado en el informe, afirmó que "la mayor parte de las personas están siendo disuadidas por esos juicios por las filtraciones. Están muertas de miedo". Funcionarios de la Casa Blanca entrevistados rechazaron que existan esfuerzos contra la libertad de expresión.

"La idea de que la gente se esté callando y no filtre información a los periodistas es desmentida por los hechos", dijo el secretario de prensa de Obama, Jay Carney. Pero Michael Oreskes, editor jefe de Associated Press, dijo al CPJ que las fuentes se muestran desconfiadas.

En un comunicado que acompañó el informe, el CPJ se mostró preocupado por "el patrón de acciones" que han "coartado la libertad y la discusión abierta vital para la democracia". La organización envió sus recomendaciones a Obama.