Guatemaltecos reclaman renuncia de presidente por casos de corrupción

El gobierno de Otto Pérez enfrenta una presión popular para que dimita, junto a otros altos funcionarios, tras el descubrimiento de mafias corruptas en el Estado, a la que hoy se unió la del ...

Ciudad de Guatemala

Miles de guatemaltecos reclamaron hoy pacíficamente y ondulando cientos de banderas nacionales la renuncia del presidente, Otto Pérez, cuyo gobierno enfrenta una presión popular por el descubrimiento de mafias corruptas en el Estado. El clamor fue unísono y contundente: "Basta ya de corrupciones, dimitan".

"Sr presidente, renuncie por dignidad ya", "NO más corrupción, el pueblo grita", "Ya no más corrupción y saqueo", "Otto Pérez, Guatemala no te quiere" y "Otto te toca" renunciar, escribieron en carteles los manifestantes, quienes abarrotaron la Plaza Central, frente al antiguo Palacio de Gobierno en el centro histórico de la capital.

En la marcha participaron indígenas, estudiantes universitarios, familias, cristianos y varios sectores sociales. Las actividades comenzaron en horas de la madrugada en ese mismo escenario con una jornada de oración, convocada por varias iglesias evangélicas y se tiene previsto que finalice en horas de la noche con una marcha nocturna.

En varias ciudades del interior del país también hubo marchas similares. Pese al clamor de distintos sectores guatemaltecos para que renuncie, Pérez ha insistido en varias ocasiones que cumplirá su período constitucional, que culmina el 14 de enero de 2016.

La crisis gubernamental estalló el pasado 16 de abril cuando se reveló la existencia de una red de fraude fiscal en las aduanas, un escándalo que provocó la renuncia de la vicepresidenta Roxana Baldetti el 8 de mayo, ante marchas convocadas por redes sociales para manifestar indignación.

Además, la semana pasada fueron arrestados los jerarcas del Banco de Guatemala (central), Julio Suárez, y del Seguro Social, el militar Juan de Dios Rodríguez, cercano a Pérez, acusados de un fraude por unos quince millones de dólares en esta última institución.

Aunque Baldetti no ha sido acusada penalmente, la Fiscalía guatemalteca abrió el miércoles una investigación por corrupción en su contra tras revelarse la red de defraudación en las aduanas en la que estaría involucrada y por ello embargaron cuentas bancarias e investigan sus propiedades.

"Este movimiento no tiene ideología, sencillamente el pueblo ya se hartó de la corrupción y está pidiendo un alto", dijo a la AFP el estudiante universitario Julio Zúñiga, quien llevaba en la espalda una bandera con los colores azul y blanco del país.

Los inconformes además claman por una "refundación" del Estado a través de una reforma constitucional, empleo digno, cese de la violencia, acceso a la salud y educación y combate a la impunidad.

Periodistas reclaman dimisión

De otra parte, la Asociación de Periodistas de Guatemala se unió hoy a las exigencias de renuncia del presidente Pérez Molina, a quien hacen responsable "directo" de la "ingobernabilidad" que según la organización sufre la nación centroamericana. La gremial solicitó a través de un comunicado la dimisión de Pérez Molina por "violar continuamente la Constitución".

Los periodistas suscribieron la declaración luego de analizar en un asamblea la "dramática situación socio-política que vive" el país, como la calificaron. El presidente, un militar retirado, ha perdido en los últimos dos meses a varias piezas de su gobierno por dos escándalos de corrupción, incluida su vicepresidenta, Roxana Baldetti, y su exsecretario privado y director del Seguro Social, Juan de Dios Rodríguez.

Por ambos casos hay 44 detenidos, entre particulares y funcionarios, como Rodríguez, el presidente del Banco de Guatemala y los últimos dos directores del ente recaudador de impuestos. Por uno de los casos está prófugo de la Justicia el ex secretario privado de Baldetti, Juan Carlos Monzón Rojas, supuesto líder de una trama de corrupción en las aduanas del país.

La gremial periodística exhortó además al Congreso de Guatemala a "entrar a conocer y aprobar de inmediato las reformas de la Ley Electoral y de Partidos Políticos" y solicitó a las autoridades que "continúen la lucha frontal contra la corrupción".

La renuncia de Pérez Molina ha sido exigida por diversas organizaciones y representantes de la sociedad civil guatemalteca que se han expresado en multitudinarias manifestaciones, pero el mandatario ha asegurado en diversas ocasiones que cumplirá su período constitucional que culmina el 14 de enero de 2016.