Guardia española desmantela red de narcotráfico

La corporación indicó que las investigaciones se iniciaron en marzo del pasado año cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de un grupo en Barcelona.

Madrid

La Guardia Civil española detuvo a 18 personas (17 españoles y un portugués) que pretendían introducir en España, a través de los puertos de Barcelona y Valencia, un total de 956 kilos de cocaína procedentes de Sudamérica.

En un comunicado, la corporación indicó que las investigaciones se iniciaron en marzo del pasado año cuando los agentes tuvieron conocimiento de la existencia de un grupo asentado en Barcelona, noreste del país, que surtía de cocaína de gran calidad a narcotraficantes de Galicia, noroeste.

En una primera operación se detuvo a una persona en Pontevedra, Galicia, con un kilo de cocaína, y tras ello las investigaciones se centraron en los cabecillas de la organización en Barcelona, y que recurrían a los puertos de Valencia y Vigo para introducir la sustancia estupefaciente a través de contenedores.

Por ello, en abril pasado, la Guardia Civil del Puerto de Valencia intervino a esta misma organización otro contenedor procedente de Sudamérica con 225 kilogramos de cocaína en su interior, preparados para ser retirado utilizando en denominado "gancho ciego".

Posteriormente, se incrementó la vigilancia sobre la organización, dando como resultado la intervención de 403 kilos de cocaína que habían llegado en el puerto de Barcelona en un contenedor procedente de Nicaragua, así como otro contenedor con 318 kilos enviados desde la República Dominicana.

La corporación constató que la organización criminal contaba con miembros que trabajaban en el puerto de Barcelona y que auxiliaban a la red en el control, ubicación y posterior extracción de la droga dentro del recinto portuario.

Tras ello, se realizaron las detenciones: seis en Pontevedra, 10 en Barcelona y dos en Portugal, y en total se decomisó 956 kilos de cocaína, una prensa para empaquetado del estupefaciente, 20 vehículos de alta gama y un camión.

Además, 200 mil euros (unos 270 mil dólares) en efectivo, 50 teléfonos celulares, y gran cantidad de documentación relacionada con los hechos investigados.