"Grecia no hace chantaje ni acepta el chantaje": Tsipras

El primer ministro griego advirtió a sus socios europeos en la cumbre de Bruselas que su país no aceptará presiones de sus socios para aceptar la prórroga de su programa de reformas. ...
El primer ministro griego, Alexis Tsipras (d), a su llegada al inicio de la cumbre europea, hoy en Bruselas
El primer ministro griego, Alexis Tsipras (d), a su llegada al inicio de la cumbre europea, hoy en Bruselas (AFP)

Bruselas

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, advirtió hoy que Grecia no aceptará la presión de sus socios para que acepte la prórroga de su programa de reformas dejando de lado las promesas a sus electores.

"Grecia no hace chantaje ni acepta el chantaje", dijo Tsipras en una conferencia de prensa al término de una cumbre de la Unión Europea, evocando un "escenario de intimidación" en la reunión del miércoles del Eurogrupo para que Atenas acepte la propuesta de sus socios de la zona euro.

Tsipras dijo que en las últimas horas se repitieron "dentro y fuera de Grecia, los escenarios de crisis y quiebra si el nuevo gobierno griego no aceptaba la extensión del programa". "Un escenario de intimidación si no aceptábamos la propuesta de ayer" por el miércoles, continuó. "No firmamos, y no hubo una catástrofe", agregó.

Los ministros de Finanzas de la zona euro dejaron en evidencia tras su reunión hoy en Bruselas su total desacuerdo con Grecia. El Eurogrupo presiona a Atenas para que acepte una prórroga de su programa de rescate que termina a fines de febrero. Esto le permitirá a Greciaf evitar un default, pero le supondría continuar con las reformas que considera "catastróficas" para su economía.

El nuevo gobierno de Tsipras prometió poner fin a las medidas de austeridad y pide reemplazar el actual programa de rescate por un plan que aspira a presentar a sus socios.

"La transición del programa (actual) a un nuevo programa griego es el único objetivo de las discusiones y del próximo Eurogrupo" que debe llevarse a cabo el lunes, agregó.

"Olvídense del programa. Ya no existe. Tampoco existe la troika", espetó. Tsipras se niega a negociar con los técnicos que envía la "troika" de acreedores compuesta la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, aspira hacerlo con cada institución por separado.

Durante la cumbre, Tsipras acordó con el presidente del Eurogrupo, Jereon Dijsselbloem, reanudar el diálogo a nivel técnico para "facilitar" la reunión del lunes.

Grecia debe cumplir: Rajoy

Mientras, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, declaró al final de la cumbre que Grecia ha recibido mucha solidaridad de parte de la Unión Europea y ahora debe cumplir con las reglas ya pactadas en cuanto a su deuda.

"Ha habido solidaridad y mucha, y lo importante ahora es que Grecia cumpla los compromisos que asumieron en su día que entre todos la ayudemos a salir hacia adelante", declaró Rajoy a la prensa al terminarse la cumbre informal de líderes de la UE, centrada en la lucha contra el terrorismo, Grecia y Ucrania.

"En mi opinión el problema de Grecia en este momento no es de deuda (...) Creo que el principal problema es de crecimiento y de generación de empleo. Se estaban dando pasos en la buena dirección y yo espero que continúen porque es fundamental. Espero que el lunes en el Eurogrupo haya avances (...) y sobre todo que se cumplan las reglas de juego", añadió.

Madrid participó en los rescates a Grecia a altura de 26 mil millones de euros, un monto que según el ministro de Finanzas español Luis De Guindos equivale al gasto anual de España en prestaciones por desempleo.

Rajoy "está equivocado": Tsipras

Tsipras no tardó en responderle a Rajoy, al asegurar que el mandatario español "está equivocado" al relacionar las "preocupaciones domésticas" en España con el éxito del nuevo gobierno heleno que lidera la coalición de izquierdas Syriza.

"Rajoy estaba un poco nervioso durante la cumbre, especialmente cuando (el debate) tenía que ver con Grecia. Creo que está equivocado y espero tener la oportunidad de explicárselo", dijo Tsipras, que insistió en que "no hay motivo para exteriorizar las preocupaciones domésticas. Es un enfoque equivocado".

A su juicio "los problemas domésticos en España se resolverán aplicando las medidas que sean aceptadas por sus propios ciudadanos", dijo en una rueda de prensa celebrada tras la primera cumbre de líderes europeos en la que ha participado.

"No se puede comparar a Grecia con otros países, es un caso diferente en lo que respecta a la severidad con la que se aplicó la austeridad en Grecia y las consecuencias devastadoras para la sociedad griega", agregó el nuevo primer ministro griego.

Tsipras señaló que algunos países europeos ven la situación actual en Grecia como una "cuestión política, especialmente si Grecia consigue aplicar su programa, y están cometiendo un gran error".

El líder de Syriza argumentó que este error se debe a que la austeridad se aplicó en Grecia con especial dureza, más que en otros países europeos, y a que "no sirve para nada llevar las cuestiones domésticas al nivel europeo".

También dijo que ha explicado a "algunos países del sur de Europa, del centro de Europa y demás, que hay un interés común en que Grecia tenga éxito, porque si Grecia se convierte en un país normal, deja de ser una cuestión (pendiente) en la agenda europea y si supera la crisis, será una señal de que Europa ha vuelto a la normalidad".

Respecto a los planes de su Gobierno, Tsipras indicó que está obligado a cumplir las reglas europeas aunque no esté de acuerdo con ellas, pero afirmó que también se debe respetar el mandato del pueblo griego para acabar con las políticas de la austeridad.

"Estamos definitivamente obligados a seguirlas y cumplirlas", dijo Tsipras, aunque indicó al mismo tiempo habrá que combinar este principio con el "respeto a la democracia y el resultado de las elecciones" que dieron la victoria a Syriza. "La troika ya no existe", dijo, "el memorando de entendimiento (con las exigencias al país a cambio del rescate) ya no existe", reiteró en varias ocasiones.

El primer ministro heleno mostró su esperanza en que las conversaciones técnicas que mañana iniciarán Grecia y sus socios allanen el camino para lograr una "solución mutuamente satisfactoria".

Tsipras insistió en la necesidad de encontrar un modo de pasar del actual rescate griego a un nuevo programa y señaló que la delegación helena presentará sus propuestas de manera "cristalina y sin chantajes", así como que tratará de "convencer" a sus socios de que acepten su plan.

También se mostró convencido de que hay margen para lograr un acuerdo con sus socios, aunque consideró que llegar a un pacto a nivel técnico es más fácil que a nivel político.

Reiteró que espera lograr un acuerdo puente que permita a Atenas y sus socios continuar unos meses negociando un consenso definitivo, manteniendo la cobertura del Banco Central Europeo al país. "Definitivamente nadie en el Consejo Europeo quiere un choque o una ruptura", aseguró