Gorbachov defenderá la política de Putin en Ucrania

El último dirigente de la URSS hará su defensa en Berlín en el foro político que tendrá lugar al margen de las ceremonias conmemorativas de los 25 años de la caída del Muro.
El ex presidente de la Unión Soviética, Mijail Gorbachov, en una rueda de prensa en Moscú
El ex presidente de la Unión Soviética, Mijail Gorbachov, en una rueda de prensa en Moscú (Reuters)

Moscú, Washington

El último dirigente soviético, Mijail Gorbachov, anunció hoy que defenderá la gestión del presidente ruso Vladimir Putin en el conflicto ucraniano cuando viaje a Alemania con motivo de los 25 años de la conmemoración de la caída del Muro de Berlín.

"Defenderé con firmeza a Rusia y a su presidente Vladimir Putin", en el foro político que tendrá lugar el domingo al margen de las celebraciones en Berlín, declaró Gorbachov a la agencia rusa Interfax.

Gorbachov, de 83 años, participará en estas conmemoraciones de la caída del Muro, el símbolo por excelencia de la Guerra Fría, marcada por un dramático enfrentamiento entre Moscú y Occidente.

La política de "perestroika" (reforma) y "glasnost" (transparencia) que aplicó Gorbachov como dirigente de la extinta Unión Soviética durante los seis años que precedieron la caída del Muro facilitaron sin duda el derrumbe de este símbolo.

En estas conmemoraciones, Gorbachov prevé reunirse con la canciller alemana Angela Merkel y con el presidente alemán Joachim Gauck. A la celebración espera que asistan, además de Merkel y Gorbachov, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, y el ex líder del sindicato polaco Solidaridad, Lech Walesa.

Clara defensa de Putin

Pero esta conmemoración coincide con la peor crisis entre Rusia y Occidente desde el final de la Guerra Fría a propósito del conflicto ucraniano.

En uno de los comentarios más explícitos de defensa del actual hombre fuerte del Kremlin, Gorbachov afirmó: "estoy absolutamente convencido de que Putin defiende hoy día los intereses de Rusia mejor que nadie. Por supuesto que hay cosas en su política que generan crítica, pero no voy yo a hacerlo ni quiero que otro lo haga".

"Estoy totalmente convencido de que el problema de Ucrania no es más que un pretexto utilizado por Estados Unidos para inmiscuirse" en los asuntos de otros países, añadió el último dirigente de la Unión Soviética (1985-1991).

"Rusia ha estado de acuerdo en crear una nueva relación (después del fin de la URSS), una nueva estructura de cooperación. Y todo el mundo debería estar contento por ello, pero eso no parece gustarle a todo el mundo en Estados Unidos", asegura el ex dirigente soviético.

"Estados Unidos tiene otros planes, (ese país) necesita otro contexto que le permita la injerencia en todas partes. Y que ello sea bueno o malo, no le importa. Lo que importa (a Estados Unidos) es que pueda inmiscuirse" añade quien también fuera premio Nobel de la paz.

Recientemente, varios ex consejeros de Gorbachov denunciaron la "traición" de los occidentales tras la caída del Muro, por incumplir su promesa de no expandir la OTAN cerca de las fronteras de Rusia. Sin embargo, los líderes occidentales de aquella época descartan estas acusaciones ya que --aseguran-- jamás prometieron tal cosa al Kremlin.

Hoy, la crisis ucraniana enfrenta a Occidente y Rusia, que es acusada de apoyar a los separatistas del este de la vecina Ucrania. Por ello, tanto la Unión Europea como Washington han impuesto severas sanciones a Rusia. Rusia acusó hoy a Kiev de haber "pisoteado" los acuerdos de paz, intensificando su operación militar contra los separatistas prorrusos en el este del país.

"Hoy está claro que estos acuerdos han sido pisoteados burdamente por la parte ucraniana. En vez de participar en la desescalada de la situación, Kiev recurrió intensamente a la fuerza militar en el sudeste del país, con el uso de armas pesadas, lo que ha provocado miles de muertos y destrucciones masivas", informó el ministerio ruso de Relaciones Exteriores en un comunicado.

Ucrania impuso hoy un control de pasaportes en torno al Este rebelde prorruso, una nueva medida para aislar física y económicamente este territorio, donde siguen los combates. El gobierno de Kiev ha endurecido el tono después de las elecciones del domingo en los territorios separatistas, sólo reconocidas por Rusia. Según Ucrania y los occidentales, estas elecciones constituyen un revés para el proceso de paz.

EU apoya investigación

De otra parte, Estados Unidos manifestó hoy su respaldo a una investigación sobre el bombardeo que mató a dos adolescentes en el este de Ucrania. "Condenamos el bombardeo de una escuela en Donetsk que dejó al menos dos niños muertos y otros varios heridos", dijo a la prensa la portavoz del Departamento de Estado Jen Psaki.

"Apoyamos sin dudas una investigación" sobre ese episodio, agregó. El miércoles se produjeron intensos bombardeos en los alrededores del antiguo aeropuerto internacional de Donetsk, escenario de duros enfrentamientos entre el gobierno y los rebeldes separatistas prorrusos.

Un obús cayó en el campo de fútbol de una escuela cercana y mató a dos jóvenes de 14 y 18 años. Periodistas de la AFP pudieron ver dos cuerpos cubiertos con una lona de plástico, mientras continuaban los bombardeos.

El gobierno de Kiev sostiene que los combatientes prorrusos están detrás del ataque, mientras los insurgentes acusan a las fuerzas ucranianas. La ONG Amnistía Internacional ha exigido una investigación al respecto y sostuvo que los culpables deben responder ante la justicia si se concluye que lo ocurrido constituye un crimen de guerra.

A pesar de que las partes en conflicto firmaron un acuerdo de alto el fuego el 5 de septiembre, los combates persisten en el este de Ucrania. Allí, el enfrentamiento entre el ejército y los militantes prorrusos ha causado más de cuatro mil muertes desde abril.