Google, WhatsApp y Snowden apoyan a Apple en disputa con FBI

La empresa informática se niega a elaborar una "puerta trasera" en el sistema operativo iOS para que el FBI pueda acceder al iPhone de uno de los autores del ataque terrorista de San Bernardino.
Un hombre camina junto a una tienda de Apple en la Quinta Avenida de Nueva York
Un hombre camina junto a una tienda de Apple en la Quinta Avenida de Nueva York (AFP)

Mountain View

Los jefes de Google y de WhatsApp mostraron hoy su apoyo a Apple, que se niega elaborar una "puerta trasera" en el sistema operativo iOS para que el FBI pueda acceder al iPhone de uno de los atacantes de San Bernardino.

El CEO de Google, Sundar Pichai, advirtió que exigir a una empresa que hackee los aparatos y datos de sus clientes "podría ser un precedente preocupante" y violar la esfera privada de los clientes. Pichai espera que haya una discusión prudente y abierta, según escribió en varios tuits."Forzar a las compañías a piratear podría comprometer la privacidad de los usuarios", tuiteó.

"Construimos productos seguros para proteger la información y damos a las fuerzas de seguridad acceso a los datos en base a órdenes legales. Pero eso es muy diferente de exigir a las empresas que permitan el pirateo de aparatos y datos. Podría ser un peligroso precedente", apuntó el directivo.

"No podemos permitir este peligroso precedente", advirtió también el fundador de WhatsApp, Jan Koum, en su perfil de Facebook. WhatsApp fue absorbida por Facebook hace dos años por 22 mil millones de dólares pero Koum sigue al frente del servicio de mensajes cortos.

Snowden, también con Apple

El ex analista de la CIA Edward Snowden también defendió a Apple.  Snowden, quien se encuentra actualmente asilado en Rusia, defendió en su cuenta de Twitter el derecho de Apple a negarse a lo que le pide el Buró Federal de Investigación, al asegurar que "el FBI está creando un mundo en el que los ciudadanos confían en Apple para defender sus derechos, y no al revés".

Además, el ex analista que expuso con sus filtraciones el alcance de los programas de espionaje masivo de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA, por su sigla en inglés) de EU tildó la batalla de ser "el caso de tecnología más importante en una década" y afeó a Google que no se hubiese pronunciado al respecto.

El director ejecutivo de Apple, Tim Cook, anunció el miércoles que la empresa se niega a cumplir con la decisión judicial que la insta a facilitar que el FBI desbloquee el iPhone de Syed Rizwan Farook. Este mató a catorce personas junto a su mujer en San Bernardino a principios de diciembre. La pareja, que al parecer juró lealtad a la milicia terrorista Estado Islámico, murió en un enfrentamiento con la policía.

Cook alega que si Apple desarrolla el software que se le pide, existiría una "puerta trasera" general para el iPhone. Algunos relevantes políticos estadunidenses se están mostrando menos comprensivos con la postura de Apple. Para el precandidato republicano Donald Trump, Apple actúa de forma vergonzosa y debe ser obligada a ayudar al FBI.

La senadora californiana Dianne Feinstein, vicepresidenta de la comisión de servicios secretos, quiere incluso modificar la ley, si es preciso. Según explicó en la CNN, el desbloqueo del teléfono podría aportar nuevas informaciones sobre el asesinato de las catorce personas. "Estoy convencida de que es nuestra responsabilidad y nuestra obligación procurar que Apple proporcione esa información", afirmó la senadora demócrata.

"Apple decidió proteger la esfera privada de un terrorista del EI muerto, en lugar de la seguridad del pueblo estadunidense", dijo el senador republicano Tom Cotton.

Sin embargo, el senador demócrata Ron Wyden advirtió de que con un software para desencriptar el iPhone podría ponerse en peligro la seguridad digital de "millones de estadunidenses". Además, el Gobierno estadunidense estaría animando a Rusia y China a obligar a empresas estadunidenses a crear "puertas traseras" en sus productos, dijo en declaraciones a la web Buzzfeed.

Según la orden emitida por la magistrada Sheri Pym, Apple deberá proveer al FBI de "asistencia técnica razonable" para acceder al dispositivo móvil, lo que supone "piratearlo" para desactivar el sistema de seguridad que elimina los datos del teléfono si no se introduce el código correcto tras varios intentos.

Pero el consejero delegado de Apple, Tim Cook, aseguró en una carta dirigida a los clientes de la empresa que la sugerencia del Gobierno estadounidense de que la herramienta creada para desbloquear el iPhone se utilizaría solo una vez "no es cierta".

"Una vez creada, la técnica podría utilizarse una y otra vez en muchos dispositivos", advirtió Cook, quien añadió que sería el equivalente a "una llave maestra capaz de abrir cientos de millones de cerraduras, desde restaurantes y tiendas a casas". "Nos oponemos a esa orden, que tiene implicaciones más allá del caso legal en cuestión", subrayó Cook.

Por su parte, la Casa Blanca defendió que la orden solamente tendrá impacto en ese teléfono, ya que no se le está pidiendo a la compañía que "rediseñe" sus productos. El Departamento de Justicia y el FBI "no están pidiendo a Apple rediseñar o crear una nueva 'puerta trasera' en uno de sus productos", sostuvo el miércoles en su rueda de prensa diaria el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest.

El teléfono iPhone al que el FBI quiere acceder era operado por Syed Farook, uno de los autores de la matanza, aunque es propiedad de su empleador, la administración del condado de San Bernardino, que ya ha dado su consentimiento para el registro.

El aparato fue hallado en el vehículo en el que Farook, de nacionalidad estadunidense, y su esposa paquistaní, Tashfeen Malik, presuntos seguidores del grupo yihadista Estado Islámico (EI), huían de la Policía cuando fueron abatidos.

FBI registra casa de hermano de Farook

De otra parte, agentes del Buró Federal de Investigación (FBI) de EU efectuaron hoy un registro en una casa de un hermano de Farook, informó el diario Los Ángeles Times. La vivienda investigada está situada en Corona, una ciudad que se encuentra a unas 50 millas (unos 80 kilómetros) al sudeste de Los Ángeles.

Durante el registro estuvo presente Syed Raheel Farook, habitante de la casa y hermano del terrorista Syed Rizwan Farook. Tras el registro desarrollado hoy, que duró unas cuatro horas, no se efectuaron detenciones, pero los agentes federales abandonaron la casa con cajas en las que había un ordenador y otros objetos, aseguraron los vecinos de la zona.

Este caso supone un paso más en la vieja disputa sobre la encriptación y la lucha contra el terrorismo. En muchos casos empresas como Apple y Google encriptan los datos de tal forma que sólo los usuarios pueden acceder a ellos. Por ello estas empresas a veces no pueden proporcionar informaciones aunque se pidan mediante órdenes judiciales.

Las autoridades alegan que así se dificulta el esclarecimiento de crímenes y la lucha contra el terrorismo. Sin embargo, las empresas y los expertos en seguridad de las telecomunicaciones creen que las "puertas traseras" también podrían emplease con fines criminales.