González dejó Caracas en avión oficial para reunirse con Santos

El ex presidente del gobierno español explicó que viajó de Venezuela a Colombia en un avión militar colombiano para llegar más rápido y así poder reunirse con el presidente colombiano.
Felipe González (i) habla con la prensa junto a Lilian Tintori, esposa del opositor encarcelado Leopoldo López, durante su reciente visita a Caracas
Felipe González (i) habla con la prensa junto a Lilian Tintori, esposa del opositor encarcelado Leopoldo López, durante su reciente visita a Caracas (EFE)

Bogotá, Caracas

El ex presidente del Gobierno español Felipe González explicó hoy que dejó Caracas en un avión de la Fuerza Aérea Colombiana para regresar más rápido a Bogotá y poder reunirse con el presidente Juan Manuel Santos, antes de que este viajara a Bruselas para asistir a la Cumbre Celac-UE.

Esta mañana era "el único espacio de oportunidad que teníamos para encontrarnos y charlar de asuntos de interés recíproco que no tengo porqué explicar", dijo González a la emisora colombiana W Radio. "Si no fuera dramática la situación de Venezuela, esta cuestión sería ridícula", declaró González, quien gobernó España entre 1982 y 1996.

González viajo a Caracas para entrevistarse con los líderes opositores venezolanos Leopoldo López y Daniel Ceballos, presos desde hace un año y cuya defensa legal asumió. Sin embargo, al constatar que su entrada a la prisión no fue autorizada comprobó que "tenía disponibilidad para poder encontrar al presidente Santos", quien le "facilitó la cosa" enviándole un avión de la Fuerza Aérea a recogerle.

"De haber completado mi agenda en Venezuela no hubiésemos tenido tiempo de charlar de temas como el proceso de paz, que va a abordarse en la Cumbre UE-Celac (...) Como yo acabo de estar en Bruselas nos parecía oportuno vernos", apuntó González.

Por este motivo, agregó, "el presidente (Santos) decidió tener preparado el avión, que voló a primera hora de la mañana" del martes y lo recogió en el aeropuerto de Maiquetía de la capital venezolana. "En el momento en que me impidieron ver a presos... el avión tarda una hora y media. Es que me parece ridículo explicar esto", comentó.

González subrayó que las autoridades venezolanas deben autorizar la entrada a su espacio aéreo de una aeronave de estas características, por lo que dijo no entender la sorpresa del presidente de ese país, Nicolás Maduro, ante su salida en el aparato de la Fuerza Aérea Colombiana. "Hacer un incidente de la normalidad es la prueba de un nerviosismo irracional que produce este tipo de cosas", afirmó.

Por este hecho, el Gobierno venezolano llamó ayer a consultas al embajador de Colombia en ese país y pidió explicaciones al Ejecutivo de Santos, algo que González considera "de no creer". Pese a su corta estancia en Caracas, adonde arribó el pasado domingo, el ex presidente del Gobierno español dijo que le "fue bien", aunque admitió que no cumplió "los objetivos".

No obstante, aseguró que ha comprobado cómo "la libertad de expresión está prácticamente desapareciendo y la situación económica es límite". Con respecto a Maduro, criticó que mantenga un discurso centrado en denunciar una "campaña contra Venezuela" ejecutada por el "eje Madrid-Bogotá".

"A mi estos discursos me recuerdan a los peores discursos del caudillo español (Francisco) Franco, que hablaba de la conspiración judeo-masónica", destacó el ex presidente del gobierno español.

Mientras, el defensor del pueblo de Venezuela, Tarek William Saab, calificó hoy de "sospechosa" y "precipitada" la salida del país de Felipe González, que abandonó el martes la nación caribeña, adonde había viajado para prestar apoyo a los opositores encarcelados.

"(González) llegó y dijo que se iba a quedar hasta el fin de semana, es decir, iba a estar aquí una semana y vimos como de manera muy sospechosa y precipitada se fue sin previo aviso, así como entró, con un avión de la Fuerza Aérea colombiana", afirmó Saab en declaraciones a los periodistas.

El defensor del pueblo exhortó al Estado venezolano a no caer en "este tipo de provocaciones" de "sectores políticos venezolanos que tienen que recurrir a ex presidentes extranjeros, violadores de derechos humanos, para hacer campañas políticas".

Patricia Gutiérrez, esposa del opositor encarcelado Daniel Ceballos, señaló hoy a la emisora Unión Radio que el paso de González por Venezuela fue muy "discreto" y "respetuoso", y eso es "precisamente lo que le molesta al Gobierno venezolano".

"Jamás escucharon ustedes una palabra del presidente González discrepando o increpando al presidente Nicolás Maduro, (...) es un hombre muy respetuoso, muy discreto", aseveró. Asimismo, dijo que el político español "va a seguir trabajando en la defensa" de los opositores encarcelados, con un perfil "bastante diplomático".

La partida de González en un avión de la Fuerza Aérea colombiana puesto a su disposición por el presidente de ese país, Juan Manuel Santos, llevó al Gobierno venezolano a citar al embajador de Colombia en Venezuela, Ricardo Lozano, con el objetivo de "pedir explicaciones".