Gobierno ucraniano inicia ofensiva militar en el este

El objetivo de la operación contra posiciones separatistas pro rusas es recuperar la ciudad rebelde de Slaviansk, mientras Moscú la calificó de "irresponsabilidad criminal".
Militares ucranianos se apoderaron de los puestos que rodean la ciudad, según autoridades locales.
Militares ucranianos se apoderaron de los puestos que rodean la ciudad, según autoridades locales. (Manu Brabo/AP)

Kiev y Moscú

El ejército ucraniano lanzó ayer una ofensiva para recuperar la ciudad separatista pro rusa de Slaviansk (este) que dejó, según el gobierno, "muchos muertos y heridos", tras lo cual Rusia pidió una reunión urgente del Consejo de Seguridad de la ONU.

En Slaviansk, el alcalde autoproclamado de la ciudad, Viacheslav Ponomarev, pidió en un mensaje a las "mujeres, niños y jubilados que no salgan de casa" y a "todos los hombres ayudar" a los insurgentes.

"Nuestra ciudad ha sido atacada, se ha lanzado el asalto, hemos sufrido pérdidas", dijo.

El presidente interino de Ucrania, Olexandre Turchínov, precisó que murieron dos soldados ucranianos en la ofensiva, mientras que una vocera insurgente dijo que habían muerto tres rebeldes pro rusos y dos civiles.

Los disturbios aumentaron en la zona y en Odesa, donde una manifestación a favor de la unidad de Ucrania fue violentamente atacada por militantes separatistas, con un saldo de cuatro muertos y diez heridos.

La ofensiva militar lanzada a primera hora de ayer y en la cercana localidad de Kramatorsk dejó "muchos muertos y heridos" entre los separatistas, declaró el presidente interino en un discurso a la nación.

Turchínov también pidió a Rusia que "cese la histeria, las amenazas y la intimidación" en torno a los acontecimientos en Ucrania.

El gobierno ruso se mostró "indignado" por la violencia en Odessa y denunció la "irresponsabilidad criminal" de las autoridades de Ucrania.

Ante esta "grave escalada de violencia en el este de Ucrania", Rusia pidió una reunión de emergencia del Consejo de seguridad de la ONU, informaron diplomáticos.

El ejército tomó el control de nueve puntos que estaban en manos de los separatistas, según informó el Ministerio del Interior.

En las localidades alrededor de Slaviansk, los militares ucranianos fueron recibidos con hostilidad por la población local, que gritaba "vuelvan a casa" mientras intentaban bloquear el paso a los vehículos blindados.

Las autoridades ucranianas exigen a los "terroristas", en referencia a los separatistas pro rusos, que "liberen a los rehenes, entreguen sus armas y desalojen los edificios", según informó en Facebook el ministro del Interior, Arsen Avakov, que dijo estar en el lugar de los hechos con el ministro de Defensa, Mijailo Koval.

Rusia, acusada por Kiev y los países occidentales de teledirigir el movimiento separatista, calificó la ofensiva militar de "operación de represalia" y de "golpe mortal al acuerdo de Ginebra" de mediados de abril entre Moscú, Kiev y los occidentales.

Al apoyar a las autoridades de Kiev, "Estados Unidos y la Unión Europea asumen una gran responsabilidad y bloquean de facto la vía a una solución pacífica de la crisis", acusó Moscú.

El secretario norteamericano de Estado, John Kerry, postergó una conversación telefónica prevista para ayer con su par ruso, Serguéi Lavrov, que buscaba hablar de la situación en Ucrania, informó una fuente diplomática rusa, que denunció una actitud "irresponsable".

Tropas canadienses

El primer ministro canadiense, Stephen Harper, anunció hoy que Canadá enviará soldados a Polonia del 5 al 9 de mayo para participar en maniobras de la OTAN en respuesta a la crisis en Ucrania.

Harper dijo que "la persistente agresión militar rusa" amenaza la estabilidad y seguridad de Europa Central y Oriental" al anunciar el envío de 50 soldados.

Esta es la última medida militar adoptada por Canadá contra Rusia tras el inicio de la crisis en Ucrania. Canadá envió la semana pasada a Rumania seis cazabombarderos CF-18.