Gobierno español responderá ante cualquier ilegalidad en Cataluña :Rajoy

El mandatario aseguró que está preparado para responder "un frontal ataque a la ley" de los que buscan "dividir" la región al separarla de España y el ministro del Interior criticó duramente a Pep ...
Mariano Rajoy, presidente del gobierno español, está decidido a afrontar cualquier movimiento secesionista del gobierno catalán
Mariano Rajoy, presidente del gobierno español, está decidido a afrontar cualquier movimiento secesionista del gobierno catalán (AFP)

Madrid

El gobierno español está preparado para responder ante cualquier problema provocado por quienes buscan "dividir" Cataluña al preconizar su separación de España, declaró este martes su presidente, Mariano Rajoy, asegurando que la región "no será independiente".

"En el supuesto de que en el futuro alguien haga declaraciones unilaterales sobre temas que contravienen la ley, lo que puedo decir es que esto sería un frontal ataque a la ley", advirtió Rajoy en una conferencia de prensa en Madrid, haciendo referencia directa al proceso que intentan lanzar los independentistas catalanes.

Los partidarios de una separación del resto de España de esta rica región con 7.5 millones de habitantes se aliaron integrando una lista para las elecciones regionales del 27 de setiembre. Su único programa sería diseñar una hoja de ruta hacia la independencia en un plazo de 18 meses, en caso de ganar en la consulta.

Raül Romeva, cabeza de lista de la coalición que integran en particular el presidente conservador catalán Artur Mas y Oriol Junqueras, del partido Esquerra (Izquierda) Republicana de Cataluña (ERC, izquierda independentista), aseguró que en caso de un intento de bloqueo de este proceso por parte del gobierno español, igual éste se acelerará y se hará una declaración de independencia más rápida de lo previsto.

"Esto sería un ataque frontal a las normas de convivencia, que no tiene precedentes en los países democráticos civilizados", continuó por su parte Rajoy. "El gobierno no lo va a permitir, y está preparado para cualquier problema que algunos puedan generar en el futuro", advirtió.

"Les digo a los catalanes que estén tranquilos, porque la soberanía nacional no se va a romper, que estén tranquilos porque no va a haber independencia de Cataluña", aseveró.

Por su parte, el ministro de Justicia, Rafael Catalá, no descartó la posibilidad de una suspensión de la autonomía regional si el proceso de ruptura realmente se inicia. "Esta posibilidad existe en la Constitución...", señaló el lunes. La tensión entre el gobierno central de Madrid y el ejecutivo independentista catalán ha aumentado al acercarse las elecciones regionales de setiembre.

Asimismo, el ministro del Interior de España, Jorge Fernández Díaz, calificó de "bastante triste y lamentable" la participación del entrenador del Bayern de Múnich y ex técnico del Fútbol Club Barcelona, Pep Guardiola, en la candidatura independentista de CDC, ERC y entidades soberanistas catalanas.

En declaraciones a la Cope, Jorge Fernández Díaz ha comentado que "no se puede estar en misa y repicando y ser entrenador del Bayern y al mismo tiempo dedicarte a hacer política". "O haces una cosa o haces otra".

A su juicio, se está viendo cómo "se quitan la careta y gente que ha triunfado con la selección española de fútbol luego" adopta estas decisiones "seguramente por interés no precisamente patriótico sino crematístico, porque algunas personas el dios que tienen es el dios dinero".

Descartan imputar a votantes

De otra parte, la justicia española descartó este lunes investigar a cientos de catalanes que se autoinculparon por haber participado en el simbólico referéndum independentista de noviembre, por el que fue imputado el presidente regional Artur Mas al desobedecer la prohibición de celebrarlo.

"Depositar un formulario en alguna de las urnas instaladas en varios sitios para expresar una opinión sobre las diferentes opciones políticas barajadas por los organizadores no constituye infracción penal de ningún tipo", señala en su sentencia el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). "No tiene ninguna justificación la apertura de un proceso penal para comprobar unos hechos que, de ser acreditados, no serían constitutivos de delito", añadió.

Las autoinculpaciones fueron una protesta a la decisión de este tribunal, la máxima instancia regional, de investigar a Mas y a dos miembros de su gobierno por delitos de desobediencia, malversación, prevaricación y usurpación de funciones por la organización de este voto simbólico el 9 de noviembre.

Mas decidió tirar adelante esta votación a pesar de la suspensión decretada por el Tribunal Constitucional español, previa petición del gobierno español, mientras estudiaba el caso. El caso fue resuelto el mes pasado cuando la corte declaró la inconstitucionalidad de dicho proceso.

Aun así, 2.3 millones de catalanes, sobre una población total de 7.5 millones, votaron en esa consulta sin valor jurídico y cerca de 1.9 millones lo hicieron por la independencia.

Una vez descartada la posibilidad de un referéndum vinculante, los partidos independentistas y las asociaciones civiles que les dan apoyo y organizaron las masivas manifestaciones de los últimos años formaron una coalición para tratar de ganar las elecciones regionales del próximo 27 de septiembre que quieren utilizar como un plebiscito.

Si obtienen la victoria, pretenden iniciar un proceso irreversible hacia la secesión de esta rica región, incluso declarándola unilateralmente si el gobierno español intenta bloquear jurídicamente sus intenciones.