Gobierno catalán renuncia a consulta, mañana ofrecerá alternativa

Según Joan Herrera, líder de uno de los partidos favorables a la consulta soberanista del 9 de noviembre, el gobierno autónomo ha constatado que "la consulta no se puede hacer".
El presidente catalán, Artur Mas, en un reciente discurso en el Dia de Convergencia, en Manresa, el pasado sábado
El presidente catalán, Artur Mas, en un reciente discurso en el Dia de Convergencia, en Manresa, el pasado sábado (AFP)

Barcelona

El gobierno autónomo catalán de Artur Mas renunció finalmente a realizar la consulta del 9 de noviembre sobre la independencia de España, suspendida por la justicia a petición de Madrid, informó hoy uno de los partidos favorables al referéndum.

"El gobierno ha constatado que la consulta no se puede hacer", declaró Joan Herrera, líder del partido de izquierda ecologista ICV, a los periodistas al término de más de seis horas de reunión con Mas y los otros partidos proconsulta en Barcelona.

La reunión en el Palau de Pedralbes de Barcelona ha terminado sobre las 22:15 horas (20:15 GMT) y el presidente de la Generalitat comparecerá mañana a las 10 horas (08:00 GMT) para explicar su nueva propuesta.

El ejecutivo de Mas "hará una propuesta mañana" alternativa al referéndum, agregó Herrera, precisando que su formación, una de las cuatro que defendía el referéndum previsto para el 9 de noviembre, se pronunciará al respecto cuando se conozcan los detalles.

Herrera ha explicado que su partido ha propuesto, si no se puede celebrar el 9 de noviembre, que esa fecha haya una movilización coordinada en todo el territorio que sea "cuantificable" no sólo por la cantidad de personas que pueda estar en las calles manifestándose esa jornada.

El líder ecosocialista no ha querido ofrecer más detalles, porque espera a que primero hable el presidente catalán mañana en el Palau de la Generalitat. Pero una posibilidad es que el 9 de noviembre puedan ser convocados plenos simultáneos en el Parlament y en los ayuntamientos catalanes para reivindicar el derecho a decidir.

Otra posibilidad que se baraja es realizar a nivel de toda Cataluña una consulta como la que se celebró de forma informal en municipios como Arenys de Munt (Barcelona).

A diferencia del gobierno británico, que el 18 de septiembre permitió votar a los escoceses en un referéndum en que ganó el "no", el ejecutivo español de Mariano Rajoy se opone férreamente a la consulta catalana por considerar que vulnera la soberanía nacional y recurrió su convocatoria ante el Tribunal Constitucional.

Toda acción de preparación del plebiscito quedó temporalmente prohibida hasta que el alto tribunal decida sobre su eventual anticonstitucionalidad. Tras dicha suspensión, efectiva desde el 29 de septiembre, la coalición nacionalista CiU de Mas, y sus socios de ERC, ICV y CUP -que suman una amplia mayoría en el parlamento catalán- habían asegurado que seguirían adelante con la convocatoria.