Gobierno sirio y rebeldes acuerdan retirada de Homs

La ciudad vieja del bastión rebelde lleva casi dos años asediada por el ejército, al menos 20 civiles, entre ellos doce niños, murieron hoy en dos atentados con coche bomba en dos ciudades de Hama.
Un joven sirio herido en la explosión de un coche bomba, en la cama de un hospital de la ciudad de Hama
Un joven sirio herido en la explosión de un coche bomba, en la cama de un hospital de la ciudad de Hama (AFP)

Damasco

El régimen sirio y los rebeldes llegaron a un acuerdo sobre la retirada de los insurgentes de uno de sus bastiones, la ciudad vieja de Homs, asediada desde hace casi dos años por el ejército, según una ONG opositora. Según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña, esto significa que el gobierno de Bashar al Asad recuperará el control de lo que se llamara "capital de la revolución", en lo que constituiría una victoria para el mandatario sirio a un mes de las elecciones presidenciales.

Más al norte, en la provincia de Hama, al menos 20 civiles, entre ellos doce niños, murieron hoy en dos atentados con coche bomba en sendas ciudades controladas por el régimen, informó la agencia oficial Sana. En Homs se decretó un cese el fuego, según el OSDH. "Una tregua entró en vigor el viernes en la ciudad vieja de Homs y sus alrededores, en virtud de un acuerdo entre el régimen y los rebeldes, para que los insurgentes se retiren hacia el norte de la provincia de Homs, dejando el lugar al ejército", afirmó la ONG opositora.

Alrededor de 1,200 rebeldes se encuentran en estos barrios en ruinas asediados desde hace casi dos años, concretamente en una zona de unos dos km2. Si se lleva a cabo la retirada, los rebeldes ya sólo controlarán Waer, un barrio residencial a las afueras de la ciudad que suele ser bombardeado por el ejército. En Hama, Sana indicó que los atentados, cometidos por dos "terroristas", causaron, además de los 20 muertos, más de 50 heridos, retomando así el término utilizado por las autoridades para designar a los rebeldes.

Según el OSDH, las localidades en cuestión, Jibrin y Al Humeiri, son alauitas, la minoría religiosa a la que pertenecen Asad y su clan. El martes ya hubo otro doble atentado en un barrio alauita de Homs, la tercera ciudad más importante de Siria, que dejó al menos cien muertos, en su mayoría civiles. Estos atentados tienen lugar a un mes de la elección presidencial del 3 de junio, que será organizada en las zonas controladas por el régimen y donde se espera la reelección del presidente Asad, en el poder desde el año 2000.

Los yihadistas del Frente al Nosra, la rama siria de Al Qaeda, reivindicaron el doble atentado del martes en Homs, en Abasiya, un barrio alauita controlado por el gobierno, explicando que lo hicieron en represalia por los bombardeos del ejército contra los barrios en manos rebeldes. Por su parte, el jefe de Al Qaeda, Ayman al Zawahiri, instó a la rama siria de la red, el Frente Al Nosra, a dejar de luchar contra otros yihadistas en este país, en una grabación sonora colgada hoy en páginas islamistas.

Zawahiri "ordena" al Frente al Nosra en Siria que se "dedique a combatir a los enemigos del islam, es decir a los baasistas", los partidarios del partido Baas en el poder en Siria, "los chiitas y sus aliados". Una guerra fratricida entre grupos rebeldes rivales, en particular Al Nosra y los yihadistas del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL), ha causado miles de muertos desde enero en el norte del país. Por último, Londres anunció la reanudación "lo antes posible" de las entregas de material militar no letal a los rebeldes del Ejército Sirio Libre (ESL), por un total de un millón de libras (1.2 millones de euros).

En un comunicado, la agrupación señaló que "Abu Adnan se ha unido a los mártires de la revolución, a la que se adhirió desde el primer momento". Según la nota, el fallecido pertenecía a una familia conocida por su lucha a favor de "una patria democrática" y combatió durante décadas con "la acción política frente al régimen de (el presidente) Bashar al Asad". La CNFROS recordó que fue detenido en varias ocasiones durante el mandato del presidente Hafez al Asad (1930-2000), padre del mandatario actual.

La alianza agregó que tras el comienzo de las protestas en marzo de 2011 Abu Adnan tomó parte en actividades a favor de la democracia y fue un gran ejemplo para los jóvenes revolucionarios.
En otro incidente armado, el prominente opositor sirio Mohamed Fleitani, alias Abu Adnan, falleció ayer por disparos de desconocidos en la localidad de Duma, al norte de Damasco, informó hoy la Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza política de la oposición.

Al menos 20 personas murieron hoy, entre ellas doce menores, y más de 50 resultaron heridas por la explosión de dos coches bomba en los pueblos de Yidrin y Al Hemairi, en la provincia de Hama (centro de Siria), informó la agencia de noticias oficial Sana. La agencia, que citó una fuente del Gobierno provincial, acusó a "terroristas" de haber perpetrado el doble atentado en esas dos poblaciones, de mayoría alauita, secta a la que pertenece el presidente sirio, Bashar al Asad.

El ataque más sangriento se produjo en pleno centro urbano de Yidrin, en el suroeste de Hama, donde fallecieron diecisiete personas y cincuenta resultaron heridas por el estallido de uno de los vehículos. El segundo coche fue detonado en Al Hemairi, en el oeste de la provincia, donde una persona perdió la vida y un número indeterminado resultó herido también en el centro de la localidad. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos confirmó el doble ataque, aunque elevó la cifra de víctimas mortales a veintiuna.

Este grupo agregó que la explosión en Al Hemairi tuvo lugar cerca de una comisaría de policía. El martes, al menos 55 personas perecieron y 111 resultaron heridas, de acuerdo a datos oficiales, en un doble atentado perpetrado con dos coches bomba en un barrio de predominio alauita en el centro del país. Los activistas elevaron el número de muertos en ese ataque a un centenar.
Más de 150 mil personas han muerto desde el inicio del conflicto en Siria, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.