Gobierno español anuncia una reducción de impuestos

El gobierno conservador de Mariano Rajoy decidió bajar los impuestos sobre la renta y de sociedades a partir de 2015, pero no subir el IVA a pesar de la presión de la Unión Europea.
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, antes de la rueda de prensa
La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, antes de la rueda de prensa (EFE)

Madrid

El gobierno español aprobó hoy un proyecto de ley que prevé una reducción de los impuestos sobre la renta y de sociedades a partir de 2015, descartando un alza del IVA pese a la presión de la Unión Europea.

Es "una reforma con la que, después de los esfuerzos realizados por la sociedad española frente a la crisis, se pretende no sólo compensar estos sacrificios sino además dinamizar el crecimiento y la creación de empleo", afirmó la vicepresidenta del gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en rueda de prensa tras el consejo de ministros.

El impuesto sobre la renta debería bajar un 12.5% de media a partir de 2015, precisó. El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, subrayó la decisión del gobierno de "no incrementar el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA), más allá de algún pequeño cambio en productos sanitarios muy limitado y derivado del cumplimento de las sentencias europeas".

El jefe del gobierno, el conservador Mariano Rajoy, ya había anunciado el 31 de mayo una reducción del impuesto de sociedades, del 30% al 25%, para las empresas que todavía no se beneficiaban de ella. Había rechazado, por el contrario, todo aumento del IVA, pese a las recomendaciones del FMI y de la Comisión Europea, que veían en esta medida un medio para contrarrestar la pérdida de ingresos públicos por la bajada de impuestos indirectos.

Esta reforma fiscal "es plenamente compatible con nuestra senda de reducción del déficit público", afirmó hoy el ministro de Economía, Luis de Guindos, al margen de una reunión de ministros de Economía y Finanzas europeos en Luxemburgo. Madrid prevé un crecimiento de 1.2% en 2014, de 1.8% en 2015 y 3% en 2017 para compensar esta caída de ingresos fiscales.

España aplica desde 2012 un plan de austeridad sin precedentes para sanear sus finanzas públicas. El ejecutivo se ha marcado un objetivo de déficit de 5.5% para este año y espera pasar bajo la barrera del 3% en 2016. La deuda pública debería alcanzar el 99.5% a finales de 2014 y superar el techo simbólico del 100% en 2015, a 101.7%.

Golpeada doblemente en 2008 por el estallido de su burbuja inmobiliaria y de la crisis financiera internacional, España salió tímidamente en 2012 de su segunda recesión en cinco años, pero sigue teniendo uno de los desempleos más elevados de los países industrializados, 25.93%.