Cataluña desafía a Corte y seguirá hacia independencia

La vicepresidenta catalana, Neus Munté, aseguró que su gobierno tiene la "voluntad" de aplicar la resolución independentista suspendida hoy por el Tribunal Constitucional pues es "el mandato de un ...
La vicepresidenta del gobierno catalán y portavoz en funciones, Neus Munté, durante la rueda de prensa de hoy en el Palau de la Generalitat
La vicepresidenta del gobierno catalán y portavoz en funciones, Neus Munté, durante la rueda de prensa de hoy en el Palau de la Generalitat (EFE)

Madrid

La Generalitat, el gobierno autónomo de Cataluña, dio una respuesta inmediata al Tribunal Constitucional español, que hoy suspendió la resolución independentista de su parlamento. La vicepresidenta del gobierno catalán, Neus Munté, aseguró que su Ejecutivo tiene la “voluntad” de aplicar la resolución independentista pese a la decisión del Tribunal Constitucional.

"La voluntad es sacar adelante el contenido de la resolución. Los motivos son claros: es el mandato de un parlamento soberano”,insistió Munté. El texto secesionista, aprobado por 72 votos contra 63, plantea que, en el plazo de un mes, comience el trámite de las “leyes de proceso constituyente, de seguridad social y de hacienda pública”, que serían las bases de una hipotética “República de Cataluña”.

La moción independentista, además, proclama que no se respetarán las resoluciones que adopte el Tribunal Constitucional contra el proceso. La vicepresidenta catalana compareció una hora después de anunciarse la resolución del Constitucional y, tras reiterar que “seguiremos adelante” con el proceso de independencia.

Acusó a Rajoy Brey de haber impugnado la resolución soberanista ante el TC con el fin de utilizar la justicia “para poner una mordaza a los anhelos de libertad y democracia” de los catalanes.

Subrayó que la resolución de inicio del proceso independentista fue aprobada por una mayoría absoluta de un Parlamento constituido tras unas elecciones, por lo que ha juzgado que existe una “clara legitimidad” para aplicarla.

Por tanto, garantizó “un estricto cumplimiento de un mandato de nuestro Parlamento soberano”. Así, Munté remarcó que la voluntad del Ejecutivo es “seguir” con la resolución y añadió: “No es una desobediencia (al TC), sino una obediencia a un mandato democrático que emana de nuestro Parlamento”.

La diputada también de Junts pel Sí (Juntos por el sí, coalición independentista de Convergència Democrática de Catalunya y Esquerra Republicana de Catalunya) admitió que le “sorprenden” las declaraciones de Rajoy cuando dice que actúa en defensa de los catalanes, porque, según Munté, en Cataluña hace tiempo que se“echa en falta” (se extraña) la defensa desde el Estado de los derechos de los catalanes.

Aseguró que contrario a lo que expresa Rajoy, “la democracia no está en juego en Cataluña; al contrario, se está defendiendo y goza de buena salud”.

Como estaba previsto, el Tribunal Constitucional de España suspendió hoy por unanimidad la resolución independentista aprobada por el Parlamento de Cataluña el pasado lunes, al haber admitido a trámite el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el gobierno de Mariano Rajoy, del conservador Partido Popular.

Notificación a 21 personas

Además, el TC ordenó la notificación personal y directamente de este acuerdo a las 21 personas, empezando por la presidenta del Parlamento de Cataluña, Carme Forcadell, y el presidente en funciones, Artur Mas, que representan a los organismos que han promovido la “desconexión” de Cataluña del Estado Español.

Este apercibimiento, que se adoptó de forma inédita por el tribunal de garantías, había sido solicitado expresamente por el gobierno en el texto de su impugnación, en el que se pedía que esta providencia se notificara a un total de 21 altos cargos, apercibiera de las consecuencias incluso penales de ignorar esta decisión y añadiera la prohibición también expresa de que la cámara autonómica pueda emprender iniciativas legislativas que pretendan darcumplimiento a la resolución.

En su dictamen, el tribunal de garantías recordó a estos 21 altos cargos su deber de cumplir sus resoluciones y les apercibe de que podría nincurrir en la comisión de un delito de desobediencia en caso de ignorarlas.

La admisión del recurso con lleva suspensión cautelar de lavigencia de la declaración durante al menos cinco meses, mientras los magistrados estudian el fondo del asunto.

El Constitucional acordó dar traslado de la demanda al Parlamento de Cataluña con el fin de que pueda personarse en el proceso y formular las alegaciones que considere convenientes, para lo que dispone de un plazo de diez días.

"Quieren acabar con la democracia": Rajoy

Desde Malta, Mariano Rajoy –según fuentes de la casapresidencial de La Moncloa- dijo sentirse “muy satisfecho” por la “rapidez” conque el pleno del Tribunal Constitucional actuó en el caso.

“El Gobierno está muy satisfecho por la decisión delTribunal Constitucional (...) Esto demuestra la fortaleza de nuestrasinstituciones, la solidez de nuestra democracia y el imperio de la Ley enEspaña”, informaron las fuentes.

Por la mañana, Mariano Rajoy, afirmó que la resoluciónindependentista aprobada por el Parlamento catalán pretende “acabar con lademocracia y el Estado de Derecho, someter las libertades y los derechos detodos los ciudadanos y quebrar la unidad de la nación española y laconvivencia”.

Rajoy compareció en la casa presidencial de La Moncloa,media hora después de que su Ejecutivo recurriera dicha resolución soberanistaante el Tribunal Constitucional, donde aseveró que “cuando se prescinde de laley se renuncia a la democracia” y recalcó que defenderá “con firmeza” elrespeto a la soberanía popular y la unidad de la nación.

Rajoy hizo hincapié en que ambos principios son la “esenciade la democracia” que pretende “poner en riesgo” la resolución secesionista delParlamento catalán. A su juicio, los independentistas pretenden alterar launidad de España y atribuirse la soberanía nacional que a todos los españolesles corresponde, algo, que según Rajoy “no les va a permitir”.

“Estamos hablando del respeto a la soberanía popular y de launidad de la nación. Esto es lo que algunos pretenden poner en riesgo. Yo no lopermitiré”, insistió. Por todo ello, el presidente del gobierno español indicó que están hablando de la “propiaesencia” de la democracia, del respeto a la soberanía popular y de la unidad dela nación y es “lo que algunos pretenden poner en riesgo” al perseguir con unaresolución parlamentaria “vulnerar la Constitución, incumplir su propioEstatuto de Autonomía y cuestionar la integridad de España”.

Rajoy explicó que el Gobierno presentó este recurso como“prueba máxima” de un Estado que cree en sus leyes y las defiende para que losespañoles puedan seguir confiando en sus instituciones. Según destacó, con estaactuación está defendiendo los derechos de todos los ciudadanos pero “muyespecialmente de los catalanes”.

"Defensa de todo un país"

“No se trata únicamente de la reacción ante la iniciativa deun Parlamento sino que se trata de la defensa de todo un país. Lo que hemosaprobado hoy es la más clara reivindicación de nuestra convivencia y de nuestrademocracia, de los mayores logros de nuestra larga historia como nación y delos principales valores con los que contamos para seguir escribiendo nuestrorelato de éxito como país”, expresó.

Se le preguntó qué hará el Gobierno si las autoridadescatalanas siguen en su empeño de caminar hacia la secesión, Rajoy confesó quele gustaría que el paso adoptado hoy fuera “el último paso” que da el Ejecutivoporque “hubiera una rectificación por parte de las personas que han generadoeste problema”.

Insistió en que “algunos dirigentes” que viven en Cataluñason los que están causando este “problema”. “A mí me gustaría no tener queplantear ningún recurso más ni tener que tomar ninguna otra decisión”,manifestó, para insistir que él como presidente del Gobierno no va a “aceptar”que “unos señores liquiden las normas de convivencia” de España.

Por eso, añadió, que, si no se cumplen las decisiones de lostribunales y se “sigue vulnerando la ley y la Constitución española”, elGobierno “actuará” con “firmeza y proporcionalidad”. “Pero no le quepa la másmínima duda de que lo hará”, prometió.

En cuanto a si ha visto al Rey Felipe VI preocupado por lasituación abierta en Cataluña, dijo que asunto es “importante” y “preocupa atodos”, al Rey, al Gobierno, a las fuerzas políticas y a la “inmensa mayoría”de los españoles.


Como estaba previsto, el Tribunal Constitucional (TC) de España suspendido AYER por unanimidad la resolución independentista aprobada por el Parlamento de Cataluña el pasado lunes al haber admitido a trámite el recurso de inconstitucionalidad interpuesto por el Gobierno conservador de Mariano Rajoy (Partido Popular, conservador).

Además, el TC ordenó la notificación personal y directamente de este acuerdo a las 21 personas, empezando por la presidenta del Parlamento de Cataluña, Carme Forcadell, al presidente en funciones, Artur Mas que representan a los organismos que han promovido la “desconexión” de Cataluña del Estado Español.

En respuesta inmediata, la vicepresidenta del Gobierno de Cataluña, Neus Munté, aseguró que su Ejecutivo tiene la “voluntad” de aplicar la resolución independentista pese a decisión de del Tribunal Constitucional.

“La voluntad es sacar adelante el contenido de la resolución. Los motivos son claros: es el mandato de un parlamento soberano”, insistió Munté.

El texto secesionista, aprobado por 72 votos contra 63, plantea que, en el plazo de un mes, comience la tramitación de las “leyes de proceso constituyente, de seguridad social y de hacienda pública”, que serían las bases de una hipotética “República de Cataluña”. La moción independentista, además, proclama que no se respetarán las resoluciones que adopte el TC contra el proceso.

Este apercibimiento, que se adoptó de forma inédita por el tribunal de garantías, había sido solicitado expresamente por el Gobierno en el texto de su impugnación, en el que se pedía que esta providencia se notificara a un total de 21 altos cargos, apercibiera de las consecuencias incluso penales de ignorar esta decisión y añadiera la prohibición también expresa de que la cámara autonómica pueda emprender iniciativas legislativas que pretendan dar cumplimiento a la resolución.

En su dictamen, el tribunal de garantías recordó a estos 21 altos cargos su deber de cumplir sus resoluciones y les apercibe de que podrían incurrir en la comisión de un delito de desobediencia en caso de ignorarlas.

La admisión del recurso conlleva suspensión cautelar de la vigencia de la declaración durante al menos cinco meses, mientras los magistrados estudian el fondo del asunto.

El Constitucional acordó dar traslado de la demanda al Parlamento de Cataluña con el fin de que pueda personarse en el proceso y formular las alegaciones que considere convenientes, para lo que dispone de un plazo de diez días.

CATALANES NO OBEDECERÁN

La vicepresidenta catalana compareció una hora después de anunciarse la resolución del Constitucional y, tras reiterar que “seguiremos adelante” con el proceso de independencia, acusó a Rajoy Brey de haber impugnado la resolución soberanista ante el TC con el fin de utilizar la justicia “para poner una mordaza a los anhelos de libertad y democracia” de los catalanes.

Subrayó que la resolución de inicio del proceso independentista fue aprobada por una mayoría absoluta de un Parlamento constituido tras unas elecciones, por lo que ha juzgado que existe una “clara legitimidad” para aplicarla. 

Por tanto, garantizó “un estricto cumplimiento de un mandato de nuestro Parlamento soberano”. Así, Munté remarcó que la voluntad del Ejecutivo es “seguir” con la resolución y añadió: “No es una desobediencia (al TC), sino una obediencia a un mandato democrático que emana de nuestro Parlamento”.

La diputada también de Juntos por el Sí (independentista) admitió que le “sorprenden” las declaraciones de Rajoy cuando dice que actúa en defensa de los catalanes, porque, según Munté, en Cataluña hace tiempo que se “echa en falta” (se extraña) la defensa desde el Estado de los derechos de los catalanes. 

Aseguro, asimismo, que contrario a lo que expresa Rajoy, “la democracia no está en juego en Cataluña; al contrario, se está defendiendo y goza de buena salud”.

RAJOY: “QUIEREN ACABAR CON LA DEMOCRACIA”

Desde Malta, Mariano Rajoy –según fuentes de la casa presidencial de La Moncloa- dijo sentirse “muy satisfecho” por la “rapidez” con que el pleno del Tribunal Constitucional actuó en el caso.

“El Gobierno está muy satisfecho por la decisión del Tribunal Constitucional (...) Esto demuestra la fortaleza de nuestras instituciones, la solidez de nuestra democracia y el imperio de la Ley en España”, informaron las fuentes.

Por la mañana, Mariano Rajoy, afirmó que la resolución independentista aprobada por el Parlamento catalán pretende “acabar con la democracia y el Estado de Derecho, someter las libertades y los derechos de todos los ciudadanos y quebrar la unidad de la nación española y la convivencia”.

Rajoy compareció en la casa presidencial de La Moncloa, media hora después de que su Ejecutivo recurriera dicha resolución soberanista ante el Tribunal Constitucional, donde aseveró que “cuando se prescinde de la ley se renuncia a la democracia” y recalcó que defenderá “con firmeza” el respeto a la soberanía popular y la unidad de la nación. 

Rajoy hizo hincapié en que ambos principios son la “esencia de la democracia” que pretende “poner en riesgo” la resolución secesionista del Parlamento catalán.

A su juicio, los independentistas pretenden alterar la unidad de España y atribuirse la soberanía nacional que a todos los españoles les corresponde, algo, que según Rajoy “no les va a permitir”.

“Estamos hablando del respeto a la soberanía popular y de la unidad de la nación. Esto es lo que algunos pretenden poner en riesgo. Yo no lo permitiré”, insistió.

Por todo ello, indicó que están hablando de la “propia esencia” de la democracia, del respeto a la soberanía popular y de la unidad de la nación y es “lo que algunos pretenden poner en riesgo” al perseguir con una resolución parlamentaria “vulnerar la Constitución, incumplir su propio Estatuto de Autonomía y cuestionar la integridad de España”.

Rajoy explicó que el Gobierno presentó este recurso como “prueba máxima” de un Estado que cree en sus leyes y las defiende para que los españoles puedan seguir confiando en sus instituciones. Según destacó, con esta actuación está defendiendo los derechos de todos los ciudadanos pero “muy especialmente de los catalanes”.

“No se trata únicamente de la reacción ante la iniciativa de un Parlamento sino que se trata de la defensa de todo un país. Lo que hemos aprobado hoy es la más clara reivindicación de nuestra convivencia y de nuestra democracia, de los mayores logros de nuestra larga historia como nación y de los principales valores con los que contamos para seguir escribiendo nuestro relato de éxito como país”, expresó.

Se le preguntó qué hará el Gobierno si las autoridades catalanas siguen en su empeño de caminar hacia la secesión, Rajoy confesó que le gustaría que el paso adoptado hoy fuera “el último paso” que da el Ejecutivo porque “hubiera una rectificación por parte de las personas que han generado este problema”.

Insistió en que “algunos dirigentes” que viven en Cataluña son los que están causando este “problema”. “A mí me gustaría no tener que plantear ningún recurso más ni tener que tomar ninguna otra decisión”, manifestó, para insistir que él como presidente del Gobierno no va a “aceptar” que “unos señores liquiden las normas de convivencia” de España.

Por eso, añadió, que, si no se cumplen las decisiones de los tribunales y se “sigue vulnerando la ley y la Constitución española”, el Gobierno “actuará” con “firmeza y proporcionalidad”. “Pero no le quepa la más mínima duda de que lo hará”, prometió.

En cuanto a si ha visto al Rey Felipe VI preocupado por la situación abierta en Cataluña, dijo que asunto es “importante” y “preocupa a todos”, al Rey, al Gobierno, a las fuerzas políticas y a la “inmensa mayoría” de los españoles.