Gobierno argentino niega espionaje a sus opositores

Más de 200 críticos son “monitoreados”, aseguran legisladoras.
Mauricio Macri, aspirante a la presidencia, sería uno de los espiados.
Mauricio Macri, aspirante a la presidencia, sería uno de los espiados. (Enrique Marcarian/Reuters)

Buenos Aires

Un escándalo por denuncias de espionaje a candidatos opositores, empresarios, periodistas, jueces y artistas críticos con el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner sacudió el clima político en Argentina en vísperas del cierre de la campaña para las elecciones presidenciales del domingo.

El gobierno argentino rechazó ayer las denuncias presentadas por legisladoras opositoras sobre el supuesto espionaje ilegal que habría realizado la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) y lo atribuyó al marco electoral.

El titular de la AFI, Oscar Parrilli, negó las acusaciones. "Pueden hablar tranquilos por teléfono. Nadie los está escuchando", dijo a radio La Red, al desacreditar la presentación judicial que hicieron las diputadas del partido de centroderecha PRO Patricia Bullrich y Laura Alonso, afines al aspirante presidencial Mauricio Macri, actual alcalde de la capital Buenos Aires.

En tanto, el jefe de gabinete nacional, Aníbal Fernández, consideró que la denuncia es un "invento".

"Se olvidan hablar de que el líder de su propia fuerza política, que es Mauricio Macri, está procesado por escuchas ilegales", reviró Fernández en referencia a las denunciantes. Las legisladoras recibieron de fuentes anónimas un listado con los nombres de 202 personas agrupadas en 125 "órdenes verbales" de observación, como se denomina al espionaje telefónico.

"No está en nuestro ADN, no nos podríamos mirar al espejo si hiciéramos algo así, lo hemos sufrido con la dictadura", expresó Parrilli.

"Yo lo que quiero es darle la tranquilidad a esas 200 personas que aparecen en el listado, que no sabemos de dónde salió, que nosotros no estamos haciendo absolutamente nada. Ninguna intervención ilegal de ningún WhatsApp, ningún mensaje de texto, ningún teléfono, nada", aseguró. "No lo hicimos, no lo estamos haciendo ni lo vamos a hacer", subrayó.

Entre los espiados, según Alonso y Bullrich, hay cuatro candidatos opositores a la presidencia: el propio Macri, líder de PRO; los peronistas disidentes Sergio Massa y Adolfo Rodríguez Saá y la progresista Margarita Stolbizer.

El candidato por el gobernante Frente para la Victoria (FpV) y favorito en los sondeos, Daniel Scioli, buscó marcar distancia de la polémica y advirtió que "nunca" va a "avalar o promover ningún tipo de espionaje interno".

El espionaje habría incluido a otros opositores como Gabriela Michetti, la candidata a vicepresidenta en la lista de Macri, y Felipe Solá, aspirante a la gubernatura de la provincia de Buenos Aires por el frente UNA, que lidera Massa.

También miembros de la Corte Suprema de Justicia y periodistas de medios críticos con el gobierno, como Joaquín Morales Solá, Nelson Castro, Jorge Lanata y Luis Majul estarían siendo espiados.