El Gobierno alemán ve "necesario y proporcionado" endurecer ley de asilo

De Maizière aseguró que el Ejecutivo de la canciller Angela Merkel trabaja duro para "reducir" el número de refugiados y por lograr una "solución europea" que beneficie a Alemania.

Berlín

El ministro alemán de Interior, Thomas de Maizière, defendió hoy el nuevo endurecimiento del derecho de asilo en su país como una reacción "necesaria y proporcionada" para poder hacer frente a la realidad de la crisis de los refugiados.

De Maizière realizó estas declaraciones en el debate en el pleno del Bundestag (cámara baja) previo a la votación de la segunda reforma del derecho de asilo en apenas unos meses, un cambio acordado por los partidos de la gran coalición en el gobierno tras una tensa negociación.

"Este endurecimiento es necesario y proporcional. Alemania sigue siendo un país con corazón... y con reglas", aseguró de Maizière para concluir su discurso, que fue fuertemente criticado por los partidos de la oposición.

El titular de Interior indicó que estas nuevas medidas van a contribuir a avanzar en la "buena dirección" de reducir sensiblemente el número de peticionarios de asilo que llegan al país, después de que Alemania recibiese el año pasado a 1,1 millones de personas, una cifra récord.

Además, indicó que el país defenderá la zona Schengen, el espacio europeo de libre circulación, "durante tanto tiempo como sea posible", porque considera que el cierre de fronteras es contraproducente.

Dirigiéndose a la ciudadanía, De Maizière aseguró que el Ejecutivo de la canciller Angela Merkel trabaja duro para "reducir" el número de refugiados y por lograr una "solución europea" que beneficie a Alemania.

"Seguiremos tratando de alcanzar una solución europea si esto significa una reducción en el número de refugiados" que llegan al país, afirmó.

Asimismo, instó a los peticionarios de asilo en el país cumplir con el proceso de asilo y seguir las normas del país para poder quedarse.

Por último, se refirió a los incidentes de Nochevieja en Colonia, por los que se han presentado cientos de denuncias por acoso sexual y robos, y por los que la policía ha acusado principalmente a extranjeros y a peticionarios de asilo.

"No hay sitio para ustedes en Alemania", aseguró De Maizière, que justificó la reducción de los requisitos para no aceptar una petición de asilo en relación a la comisión de delitos.

"Actuaremos con dureza contra los delincuentes. Con respeto, pero sin ingenuidad", añadió.

La reforma, acordada a finales de enero, agiliza las expulsiones de los solicitantes de asilo que vean rechazada su petición, restringe las opciones de reagrupación familiar e incluye a Marruecos, Argelia y Túnez en la lista de países de origen considerados seguros.