Gobierno y FARC harán "evaluación fría" del proceso de paz

Los delegados de paz del gobierno viajarán hoy a La Habana, sede de las negociaciones desde hace dos años con el grupo guerrillero, suspendidas el 16 de noviembre tras la captura del general ...
El comandante de las FARC, Pastor Alape (i), el general liberado Rubén Alzate (2i), y otras personalidades en Vegaez, Antioquia
El comandante de las FARC, Pastor Alape (i), el general liberado Rubén Alzate (2i), y otras personalidades en Vegaez, Antioquia (AFP)

Bogotá, La Habana

Delegados del gobierno colombiano y de las FARC harán "una evaluación fría y objetiva" del proceso de paz, anunció hoy el presidente Juan Manuel Santos, un día después de la liberación de un general cuya captura provocó la interrupción de las negociaciones.

Los delegados de paz del gobierno viajarán hoy a La Habana, sede de las negociaciones desde hace dos años con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas), suspendidas el 16 de noviembre por Santos tras la captura del general, el oficial de más alto rango tomado por esa guerrilla.

"Se van a ir un par de días un poco a evaluar dónde está el proceso, para dónde vamos, y a hacer una evaluación fría, objetiva, para ver cómo podemos continuar", dijo el mandatario en un programa de televisión institucional.

La primera reunión entre los representantes del gobierno colombiano y del grupo rebelde está prevista para el martes en La Habana, precisó el mandatario. Las conversaciones, que transcurren en Cuba sin un cese del fuego en Colombia, buscan poner fin a un conflicto armado de 50 años, el más antiguo del continente, que ha dejado 220 mil muertos y 5.3 millones de desplazados, según cifras oficiales.

Santos exigía para retomar los diálogos la liberación del brigadier general Rubén Alzate y sus dos acompañantes, el cabo Jorge Rodríguez y la abogada Gloria Urrego, retenidos por la guerrilla durante un desplazamiento de civil y sin escoltas en el remoto y selvático departamento de Chocó, en el noroeste del país.

Tras la entrega de los cautivos a una misión humanitaria con participación de delegados de Cuba y Noruega, garantes del proceso de paz, las FARC llamaron a "rediseñar las reglas de juego" para que "ningún suceso bélico en los campos de combate" justifique una nueva interrupción. "Es hora del cese bilateral del fuego, del armisticio", subrayaron.

Sin embargo, Santos, que se ha opuesto reiteradamente a que se decrete una tregua en Colombia mientras se negocia en Cuba, reafirmó en un comunicado su "convicción" de que ésta ha sido la mejor manera de "preservar" el proceso de paz.

Tras reunirse el domingo con el mandatario, Humberto de la Calle, jefe negociador del gobierno, dijo que la delegación irá a La Habana "con el ánimo de buscar decisiones prontas sobre lo que hemos llamado el desescalamiento del conflicto".

En el programa televisivo de hoy, Santos dijo que espera que en el transcurso del día "las fuerzas militares y el propio general Alzate salgan a decir qué sucedió y le den una explicación al país" sobre las confusas circunstancias de su secuestro.

Por su parte, De la Calle dijo hoy a las FARC  que la liberación este fin de semana del general Rubén Darío Alzate y otros cautivos de esas guerrillas “nos debe llevar a dar un salto hacia adelante” en las conversaciones de paz en Cuba.

De la  Calle regresó hoy a la isla “para evaluar el proceso” de diálogo que desde hace más de dos años lleva a cabo el gobierno con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y retomar después las negociaciones, interrumpidas por el presidente Juan Manuel Santos por la captura del general Rubén Darío Alzate el 16 de noviembre.

El negociador oficial dijo que desde hace meses  “venimos discutiendo con las FARC medidas de des-escalamiento” del conflicto armado, una especie de reducción de la guerra en ese país, y agregó que “es hora de pasar de la discusión a la acción”.

Igualmente saludó la participación de dos comandantes de las FARC la liberaciones de Alzate y sus compañeros, pero rechazó “enérgicamente cualquier uso por parte de las FARC de imágenes de esas liberaciones. Eso está por fuera de lo acordado”.

Esos comandantes fueron Carlos Antonio Lozada, que entregó a  soldados detenidos por las FARC  en Arauca, y Pastor Alape, alias de Félix Antonio Muñoz Lascarro, que intervino en la entrega del general Alzate. La prensa colombiana reprodujo fotos sobre la presencia de Alape junto al general y demás retenidos por las FARC, antes de ser liberados.

De la Calle dijo asimismo que el logro de acuerdos en cuanto al des-escalamiento del conflicto “debe ser un motivo no solo para retomar las conversaciones sino para buscar su pronta terminación”.

“Es cierto que los temas que enfrentamos ahora – indemnización de víctimas y entrega de las armas por las FARC- son difíciles, y los son aun más por estar entrelazados los unos con los otros”, agregó de la Calle.

No obstante, dijo, “si hay voluntad y hay decisión, es posible avanzar con mayor rapidez hacia el final” de la confrontación en ese país,  que en medio siglo ha dejado más de 200 mil muertos.

Se espera que las dos partes demoren dos días en evaluar las extrañas condiciones en que fue capturado el general y otros asuntos antes de retomar las negociaciones de paz.