Inician debate sobre narcotráfico FARC y gobierno

El tercer tema abarca el cultivo de drogas y el narcotráfico, uno de los problemas históricos en el país sudamericano
FARC
FARC

La Habana

El gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC retomaron hoy el diálogo de paz en Cuba, centrado en el problema del narcotráfico como tercer gran tema de la agenda.

Ambas delegaciones se reunieron en La Habana tres semanas después de alcanzar un acuerdo en el segundo punto de las negociaciones, referente al futuro político de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) tras la firma de un eventual tratado de paz.

La guerrilla y el gobierno de Juan Manuel Santos negocian desde hace un año en Cuba para intentar poner fin a medio siglo de conflicto en Colombia. A finales de mayo alcanzaron ya un compromiso para una reforma agraria, el primer punto de la agenda pactada.

El tercer tema abarca el cultivo de drogas y el narcotráfico, uno de los problemas históricos en el país sudamericano.     "No habría fin del conflicto verdadero sin atacar de fondo este fenómeno", aseguró el miércoles en Bogotá el jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, antes de viajar a Cuba.

"No es este un problema exclusivo de Colombia, sino un problema internacional, cuya solución debe comprometer al conjunto de las naciones", aseveró por su parte hoy el líder de la delegación de las FARC, Luciano Marín ("Iván Márquez"), a la entrada del Palacio de Convenciones de La Habana.

Se estima que las negociaciones tendrán como subpuntos el cultivo de droga, por una parte, y el narcotráfico, por otra. A las FARC se las acusa de financiarse en gran parte a través del narcotráfico. La guerrilla no niega cobrar "impuestos" al cultivo en territorios bajo su control, pero rechaza su participación activa en el negocio de la droga.

En la delegación gubernamental se integraron a partir de este ciclo dos nuevas negociadoras, Nigeria Rentería y María Paulina Riveros, designadas este martes oficialmente por Santos.

El ciclo de conversaciones en la capital cubana debe durar unos diez días. El proceso de paz fue inaugurado en octubre de 2012 en Oslo y se trasladó un mes después de forma definitiva a La Habana.