Gobierno de EU condena "rotundamente" todo tipo de violencia en Ferguson

La fiscal general, Loretta Lynch, condenó la violencia registrada ayer al final de la marcha para conmemorar la muerte de Michael Brown, y en la que un policía hirió a un tirador, mientras el ...
En esta imagen de video aparece un sospechoso en el piso, esposado, tras ser herido por la policía de Ferguson tras disparar contra los agentes
En esta imagen de video aparece un sospechoso en el piso, esposado, tras ser herido por la policía de Ferguson tras disparar contra los agentes (AFP)

Washington, Ferguson

La fiscal general de Estados Unidos, Loretta Lynch, condenó hoy "rotundamente" la violencia registrada este domingo en Ferguson (Misuri) durante una marcha para recordar la muerte hace un año del joven afroamericano Michael Brown.

Tras las protestas pacíficas, un joven afroamericano disparó contra un vehículo policial y resultó herido por los agentes que respondieron a sus disparos, según la versión policial. El joven herido de bala, que no sido identificado por la Policía, se encuentra en estado crítico.

"Me gustaría decir unas pocas palabras sobre los sucesos de anoche en Ferguson, Misuri. Condeno rotundamente la violencia contra la comunidad, incluida (la ejercida contra) los agentes de policía, en Ferguson", subrayó Lynch, de visita hoy en Pittsburgh (Pensilvania).

Hasta el tiroteo del domingo por la noche, la paz, el silencio y las llamadas a la reconciliación habían marcado los homenajes al joven negro Michael Brown, cuya muerte a manos de un policía blanco, que luego quedó libre de cargos, se convirtió en el germen de un nuevo movimiento por los derechos civiles de los afroamericanos.

"Como hemos visto en los recientes meses y años, la violencia no solo oscurece cualquier mensaje de protestas pacíficas, sino que pone en peligro a la comunidad y a los policías encargados de protegerla", añadió Lynch.

Estado de emergencia

El condado de St. Louis declaró hoy el estado de emergencia tras los disturbios de esta noche en Ferguson por la imputación de un adolescente por un tiroteo con agentes de la policía. En una declaración, la autoridad del condado de St. Louis, Steve Stenger, dijo que la policía local había activado la "gestión de emergencia policial" en Ferguson y en los distritos que la rodean, en el Estado de Misuri.

"Vista la violencia de anoche y los disturbios en la ciudad de Ferguson, y el peligro de dañar a personas e inmuebles, estoy ejerciendo mi poder como autoridad del condado para proclamar el estado de emergencia, efectivo inmediatamente", dijo.

La decisión fue tomada luego de la imputación de un joven de 18 años por su relación con un tiroteo en Ferguson el domingo, después de un día de protestas pacíficas a un año de que la policía disparara y matara al joven negro Michael Brown.

Tyrone Harris está acusado de asalto en primer grado a un oficial de policía, acción criminal armada y disparos a o desde un vehículo a motor, dijo la policía del condado de St. Louis en un comunicado. Harris, de Northwoods, también en el condado de St. Louis, permaneció hoy en el hospital con heridas recibidas durante el tiroteo.

Reunión en Pittsburgh

La fiscal general, Loretta Lynch, tiene hoy previsto reunirse con diferentes líderes políticos y comunitarios en Pittsburgh, una de las seis ciudades en las que el Departamento de Justicia ha impulsado un programa de reconciliación entre la Policía y las minorías tras resurgir el debate sobre la violencia policial.

La muerte de Brown se convirtió en uno de los mayores retos para el Departamento de Justicia, cuyo antiguo titular Eric Holder se desplazó a Ferguson (Misuri) para reunirse con líderes comunitarios y calmar las fuertes tensiones raciales. Posteriormente, el Departamento de Justicia intervino la Policía de Ferguson, mayoritariamente blanca y descubrió que los agentes mantenían prácticas abusivas contra la población afroamericana.

Ayer, la policía hirió gravemente a un hombre que les disparó tras una marcha en Ferguson que el domingo conmemoró el primer aniversario de la muerte de Michael Brown a manos de un agente del orden blanco en esta ciudad del estado de Misuri.

La jornada de conmemoración por la muerte del joven Brown, que reunió a unas 300 personas, acabó de forma violenta luego de un intercambio de disparos entre dos grupos rivales, dijo la policía.

Un hombre que huyó de la escena encontró a cuatro detectives vestidos de paisano en una camioneta, y abrió fuego contra el vehículo, dijo en conferencia de prensa Jon Belmar, jefe de policía del condado de St. Louis, al que pertenece Ferguson.

"Los cuatro dispararon contra el sospechoso, y el sospechoso cayó" herido, señaló Belmar, quien agregó que se encontraba en cirugía en "condición crítica, inestable". Un video tomado por la AFP mostraba a un hombre negro tendido boca abajo y esposado, sangrando profusamente. Belmar declinó hacer comentarios sobre la raza de los detectives.

Los detectives involucrados tenían ente seis y doce años de experiencia y fueron puestos en licencia administrativa. Dijo que hubo "una importante cantidad de disparos", con unas 50 balas disparadas en el tiroteo inicial entre los dos grupos rivales. Belmar señaló que los que iniciaron el tiroteo no eran manifestantes sino "criminales".

"Hay un pequeño grupo de personas allí afuera que quiere asegurarse de que no prevalezca la paz", indicó el jefe policial. Un grupo de unas 50 personas saqueó un par de tiendas antes del tiroteo y tras la marcha pacífica.

"Elige el cambio"

Desde temprano, cientos de personas se concentraron en el lugar donde hace un año murió Michael Brown, de 18 años, a manos del policía Darren Wilson. Los asistentes guardaron silencio durante cuatro minutos y medio para simbolizar las cuatro horas y media que el cuerpo de Brown estuvo en la calle hasta que se lo llevaron.

Su muerte desencadenó una ola de protestas en varias ciudades del país y una investigación sobre los polémicos métodos empleados por la policía, que en varios casos han provocado la muerte de negros desarmados.

Muchos de los presentes en la manifestación llevaban camisetas en las que se podía leer "Elige el cambio", o pancartas que decían "Basta de matar a niños negros". La multitud se dirigió luego en silencio a la iglesia de Saint Mark, que sirvió de refugio durante las protestas que siguieron a la muerte de Brown.

El padre de Brown, también llamado Michael, dijo estar agradecido por la nutrida concurrencia. "Si no fuera por ustedes esto terminaría barrido debajo de la alfombra. Así que sólo quiero expresarles a todos mi amor".

En Nueva York, decenas de personas se reunieron en Union Square para una vigilia por Brown en solidaridad con los manifestantes de Ferguson y para convocar más marchas contra la violencia policial hacia las minorías. Cerca de 100 personas se habían reunido previamente en Brooklyn, constató un fotógrafo de la AFP, donde se produjeron varias detenciones.

Progresos lentos

Un año después de la muerte de Brown, algunos líderes negros afirman que han sido testigos de cambios significativos en la actitud de los estadunidenses respecto de los temas raciales, pero que han visto pocas iniciativas de los legisladores para emprender reformas políticas.

Cornell William Brooks, presidente de la Asociación Nacional para el Progreso de la Gente de Color (NAACP, en inglés), uno de los grupos de derechos civiles más antiguos del país, dijo a CBS que la mentalidad había cambiado pero que las reformas para obligar a la Policía a rendir cuentas y a formar mejor a los agentes avanzaban a un ritmo "glacial".

Brooks instó a aprobar leyes contra la discriminación racial por parte de la policía y a impulsar reformas para que se instaure el uso de cámaras de video portátiles, y se garantice la independencia de los fiscales y la renovación de los departamentos de policía de Estados Unidos.

El presidente Barack Obama, por su parte, desestimó las críticas según las cuales habría hecho muy poco para superar los problemas raciales en su condición de primer presidente afroamericano de Estados Unidos.

"Sólo diré una cosa: que siento la necesidad urgente de hacer cuanto sea posible", dijo en una entrevista con la radio pública NPR, parte de la cual fue emitida el domingo.

La policía de Ferguson ha sido blanco de muchas críticas, en particular por su racismo -confirmado por un informe condenatorio del Departamento de Justicia- y por sus métodos paramilitares en el manejo de las manifestaciones, con vehículos blindados. El jefe de la policía y varios funcionarios de la alcaldía y la justicia local renunciaron o fueron reemplazados.