Gobernador iraquí asegura que surge resistencia contra yihadistas de EI

El gobernador de Nínive afirma que en Mosul milicias locales luchan contra el Estado Islámico, mientras en Baquba milicianos chiitas colgaron en público los cadáveres de cuatro yihadistas.
Manifestantes muestran pancartas en una marcha en apoyo de los cristianos de Irak, amenazados por los yihadistas, en París
Manifestantes muestran pancartas en una marcha en apoyo de los cristianos de Irak, amenazados por los yihadistas, en París (AFP)

Erbil, Bagdad

El gobernador de la provincia iraquí de Ninive, Athil al Nudyaifi, aseguró que las milicias locales que actúan en la ciudad de Mosul y sus alrededores se han organizado para combatir a la agrupación terrorista Estado Islámico (EI). "La formación de las brigadas populares para librar batalla contra la milicia del EI quedó concluida hace pocos días", citó el periódico "Al Sharq al Awsat" declaraciones del gobernador.

El funcionario aseguró que las unidades armadas se encuentran bajo el comando de un ex oficial del Ejército iraquí. Al Nudyaifi no brindó detalles sobre la magnitud de la tropa. Se limitó a indicar que ésta no surgió de las filas sunitas insurgentes de la región. Su punto fuerte, destacó, es que la milicia del EI no la conoce. La agrupación terrorista tomó el 10 de junio la ciudad de Mosul. Luego, continuó avanzando en dirección a la capital del país.

Hoy, milicianos chiitas colgaron hoy en público los cadáveres de cuatro combatientes del Estado Islámico (EI) a los que asesinaron en la ciudad de Baquba, al noreste de Bagdad, informó a Efe una fuente policial. Los combatientes chiitas arrastraron por las principales calles del centro de Baquba los cuerpos de cuatro miembros del EI y después los colgaron en postes de electricidad en diferentes partes de la ciudad a modo de escarmiento.

Otras 17 personas murieron en diferentes sucesos en los alrededores de Baquba, capital de la provincia de Diyala. La misma fuente señaló que las fuerzas chiitas lograron recuperar siete aldeas rurales en la zona de Al Adim, a 60 kilómetros al norte de Baquba, tras enfrentamientos en los que murieron nueve yihadistas y cuatro vehículos del EI fueron quemados por los chiitas.

Cuatro policías y dos combatientes del EI murieron en choques en la población de Balur, al noreste de Baquba, mientras que cuatro miembros de las fuerzas de seguridad resultaron heridos tras la explosión de una bomba en la misma zona. Dos miembros de las milicias chiitas murieron y otros tres resultaron heridos en combates con hombres armados en la zona de Al Mukadadiya, a 45 kilómetros al norte de Baquba.

Estos ataques se producen en un contexto de ofensiva sunita en el norte de Irak, donde los yihadistas del EI tomaron la ciudad de Mosul el pasado 10 de junio y donde continúan enfrentándose a las fuerzas gubernamentales para avanzar en sus conquistas. El EI declaró a finales de junio un "califato islámico" en los territorios bajo su control en Siria e Irak.

El gobierno iraquí y la máxima autoridad chiita del país, el ayatolá Ali al Sistani, han instado a los ciudadanos a sumarse a las filas del Ejército para combatir a los extremistas, un llamamiento que ha sido seguido por numerosos chiítas entre advertencias por el riesgo de violencia sectaria en el país.