Perry alerta de entrada de yihadistas a EU por México

El republicano Rick Perry, gobernador de Texas, advirtió de la "posibilidad muy real" que la "falta de seguridad en la frontera" puede facilitar al Estado Islámico de Irak para penetrar en el país ...

Washington

El gobernador de Texas, el republicano Rick Perry, alertó hoy ante la posibilidad de que la milicia terrorista Estado Islámico (EI) de Irak este utilizando la falta de seguridad en la frontera entre México y Estados Unidos para penetrar en el país sin que nadie los detecte.

"Creo que hay una posibilidad muy real. Puede que ya lo hayan utilizado. La frontera no está segura y no sabemos quién está penetrando a través de nuestra frontera", dijo Perry en un discurso en el "think tank" conservador Heritage Foundation.
 
"No tenemos ninguna evidencia" de que la milicia EI se haya infiltrado ya en Estados Unidos, reconoció el gobernador de Texas. "Pero el sentido común te dice que podrían hacerlo" dado la fuerte presencia de actividades criminales en la frontera, añadió. Perry advirtió también ante la posibilidad de que se produzca un atentado terrorista en Estados Unidos dado lo "porosa" que es actualmente la frontera.

"Defender nuestra frontera no es una opción política. Es una obligación constitucional", señaló Perry, quien consideró que la crisis humanitaria que está ocurriendo actualmente en la frontera sur de Estados Unidos es una consecuencia directa de las políticas fallidas del presidente Barack Obama en materia migratoria.

Perry se refería a la crisis provocada por la llegada desde el pasado mes de octubre a la frontera entre México y Estados Unidos de 63 mil niños indocumentados no acompañados, procedentes la mayoría de ellos de El Salvador, Honduras y Guatemala.

El gobernador de Texas considera que las políticas nefastas de Obama en materia migratoria han tenido un efecto llamada y que han provocado que miles de inmigrantes crucen la frontera ante los rumores difundidos por los "coyotes" (traficantes de personas) de que "habrá una amnistía".

"Hasta que la frontera no esté segura no puede haber en este país un debate sobre la reforma migratoria. Los estadunidenses no se fían de Washington a la hora de lidiar con una reforma migratoria abarcadora hasta que la frontera esté segura", dijo Perry, quien lamentó que Obama no aceptara su invitación para ver de primera mano lo que ocurre en la frontera.

Desde que estalló la crisis humanitaria Perry se ha convertido en uno de los más críticos con la gestión que está haciendo el gobierno federal en la frontera. Texas se encuentra en el epicentro de esta crisis humanitaria, ya que es uno de los estados más afectados por la llegada masiva de inmigrantes indocumentados.

Analistas políticos creen que Perry lo está haciendo por cálculos políticos con el fin de mejorar su imagen de cara a una posible candidatura en las elecciones presidenciales de 2016, después de la desastrosa campaña que hizo en las primarias republicanas de 2012.

Perry ha vuelto a las primeras páginas de los periódicos nacionales después de ser acusado la semana pasada en Texas de abuso de poder y coacción a un funcionario público, por lo que podría ser condenado a la cárcel si es considerado culpable. El gobernador de Texas se ha presentado estos días como una víctima de persecución política por parte de los demócratas.