Periodistas que expusieron a la NSA regresan a EU por premio

Glenn Greenwald y Laura Poitras, quienes dieron a conocer el espionaje del gobierno estadunidense, llegaron a Nueva York para recibir el premio George Polk de Periodismo.
Greenwald y Poitras temían ser detenidos al entrar en Estados Unidos, sin embargo no tuvieron problemas al pasar migración en el aeropuerto internacional JFK.
Greenwald y Poitras temían ser detenidos al entrar en Estados Unidos, sin embargo no tuvieron problemas al pasar migración en el aeropuerto internacional JFK. (AFP)

Nueva York

Los periodistas estadunidenses Glenn Greenwald y Laura Poitras regresaron hoy a su país por primera vez desde que dieron a conocer el año pasado el caso de espionaje mundial de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) de Estados Unidos.

Greenwald y Poitras llegaron a Nueva York para recibir el premio George Polk de Periodismo junto a los reporteros Ewen MacAskill (como ellos del diario británico The Guardian) y Barton Gellman (del periódico estadounidense The Washington Post).

Greenwald y Poitras temían ser detenidos al entrar en Estados Unidos, pero dijeron más tarde en un hotel de Manhattan que no tuvieron problemas al pasar migraciones en el aeropuerto internacional JFK.

En junio pasado, Greenwald y Poitras se reunieron con el exconsultor de inteligencia estadunidense Edward Snowden en Hong Kong en el comienzo de la filtración de documentos que puso a Estados Unidos en una muy incómoda posición ante países aliados y la opinión publica.

Residente en Brasil con su pareja, que fue arrestado en el aeropuerto de Londres en agosto pasado y luego liberado, Greenwald dijo que quería viajar libremente a Estados Unidos sin miedo a ser acosado.

Greenwald rindió tributo a Snowden, afirmando que asumió un enorme riesgo al orquestar la filtración de documentos secretos más grande de la historia de Estados Unidos.

Greenwald mantiene contacto regular con Snowden, quien se encuentra asilado en Rusia y es acusado de traidor por muchos en Estados Unidos.

El reportero advirtió que el mundo debía prepararse para nuevas primicias resonantes.

"En mi opinión, las historias que son más importantes y más resonantes, y que tendrán implicaciones más amplias y duraderas son en las que estamos trabajando actualmente", señaló.

Poitras, una premiada cineasta estadunidense que reside en Berlín, indicó de su lado haber sido detenida unas 40 veces en los últimos seis años en migraciones al entrar en Estados Unidos, pero este viernes tampoco tuvo problemas.

"El hecho de que estemos aquí no quiere decir que no haya una amenaza. Sabemos que hay una amenaza", sostuvo.

En enero, el director de inteligencia estadounidense, James Clapper, sugirió que los periodistas habían sido "cómplices" de Snowden, instándolos a devolver los documentos robados para evitar "más daño" a la seguridad de Estados Unidos.

Greenwald, que publicó la primicia del caso de espionaje en The Guardian, encabeza ahora el consejo editorial de The Intercept, una nueva revista financiada por el fundador de eBay, Pierre Omidyar.