Gana De Blasio en Nueva York y pone fin a la era Bloomberg

El candidato demócrata favorito de los neoyorquinos para quedarse con la alcaldía se impuso cómodamente a su rival republicano con una oferta de “cambio progresista”.
Bill de Blasio, de 52 años, fue votado incluso por muchos republicanos, seducidos por sus propuestas.
Bill de Blasio, de 52 años, fue votado incluso por muchos republicanos, seducidos por sus propuestas. (Carlo Allegri/Reuters)

Nueva York

El candidato demócrata Bill de Blasio triunfó ayer ampliamente en las elecciones para nuevo alcalde de la ciudad de Nueva York y de acuerdo con reportes de la prensa estadunidense la diferencia fue muy amplia frente al republicano Joe Lhota, ex presidente de la oficina de transportes local.

Cuando todavía no se había contabilizado ni el uno por ciento de los centros de voto, Lhota ofreció su intervención para admitir su derrota, en la que pidió la unidad de los neoyorquinos por el bien de Nueva York: “Somos cinco barrios, pero una sola ciudad”, dijo.

Lhota también recordó al republicano Rudy Giuliani, alcalde entre 1994 y 2001 y quien lo nombró director de presupuesto primero y vicealcalde después, y del que dijo que fue el auténtico artífice del renacimiento de Nueva York como “capital del mundo”.

Con ese mínimo porcentaje contabilizado, De Blasio obtiene 60 por ciento de votos, mientras que Lhota registra 39 por ciento, en la línea de lo que han mostrado de forma unánime todas las encuestas durante las últimas semanas.

De Blasio partió como favorito en las encuestas y por ejemplo la radioemisora NY1 había pronosticado 73 por ciento para él y tan solo 24 por ciento para Lhota.

El demócrata lideraba entre prácticamente todos los grupos de votantes, que lo escogieron para suceder al Michael Bloomberg, que estuvo 12 años en el cargo y no pudo postularse de nuevo.

Bill de Blasio, de 52 años, casado y padre de dos hijos, propone un cambio de aire y de políticas para la Gran Manzana, a partir de una sensibilidad especial para las necesidades de los más necesitados, según su proyección de campaña.

“Creo que la gente de esta ciudad sabe que muchos neoyorquinos luchan para tratar de llegar a fin de mes. Necesitamos hacer un cambio progresista muy serio y alejarnos de las políticas de la era Bloomberg”, aseguró De Blasio al votar acompañado de su familia en el barrio de Park Slope, en Brooklyn (sureste).

De origen italiano por el lado materno y alemán por su padre, De Blasio no ha dudado en definirse como “un hombre de izquierda que cree en la intervención del Estado” y cuando asuma en enero será el primer alcalde demócrata de la ciudad de los rascacielos después de David Dinkins (1990-1994).

Y si bien no se encontraba al inicio entre los favoritos a la alcaldía, ganó las primarias de su partido en septiembre.

Para su victoria de ayer le favorecieron los problemas de otros candidatos, como la falta de carisma de la presidenta del Concejo Municipal, la demócrata Christine Quinn, así como del propio Joe Lhota, pero sobre todo sacó rédito del papel que desempeñó en la campaña su familia multirracial y moderna, con una esposa  negra y sus dos hijos  adolescentes birraciales.

La imagen encaja a la perfección con la visión que tiene de sí misma Nueva York, una ciudad de gran mayoría demócrata, con una población multiétnica compuesta por blancos, negros, hispanos y asiáticos.

Tras 12 años de la era pro Wall Street de Michael Bloomberg, varios de los colaboradores subrayan su talento de estratega, su determinación y su talento.

El gobernador del estado, el demócrata Andrew Cuomo, felicitó anoche al triunfador y aseguró en un mensaje que “De Blasio tiene la experiencia para dirigir Nueva York, una visión convincente para su futuro, y él y su familia encarnan el relato de Nueva York”.

Claves

Que siempre sí

- El alcalde de Toronto, Rob Ford, admitió ayer que fumó crack, meses después de que apareciera supuestamente en un video consumiendo la droga ilícita, provocando llamados a su renuncia a los que respondió que se mantendrá en el cargo.

- “Sé que admitir mi error fue lo correcto. Y siento como si me hubiera quitado un peso enorme de encima”, contó en la conferencia de prensa.

- “Sé que incomodé a todo el mundo y lo lamentaré por siempre”, reconoció Ford en rueda de prensa antes de añadir: “Fui elegido para realizar un trabajo, y es exactamente lo que seguiré haciendo”.