Futura alcaldesa de Barcelona rechaza sumarse a independentismo catalán

Ada Colau, activista antidesahucios y líder de Barcelona en Comú, plataforma de izquierdas en la que participa Podemos y la lista más votada en la capital catalana, descarta adherirse al pacto ...
Ada Colau, 41 años, líder de Barcelona en Comú, fue la candidata más votada y será probablemente la alcaldesa de Barcelona
Ada Colau, 41 años, líder de Barcelona en Comú, fue la candidata más votada y será probablemente la alcaldesa de Barcelona (EFE)

Barcelona

La previsible futura alcaldesa de Barcelona, la activista antidesahucios Ada Colau, descartó hoy sumarse al pacto suscrito por los dos principales partidos soberanistas de Cataluña, CiU y ERC, para declarar en un futuro próximo la independencia de la región situada en el noreste de España.

"No firmaremos hojas de ruta impropias", dijo en una entrevista en televisión Colau, líder de la plataforma de izquierdas Barcelona en Comú, que está integrada, entre otros, por miembros del partido Podemos, considerado "hermano" del Syriza griego.

Su candidatura dio la sorpresa en las elecciones municipales celebradas el 24 de mayo en España al obtener el mayor número de votos en la capital de Cataluña, desbancando así al hasta ahora alcalde de la segunda ciudad más importante de España, el nacionalista conservador Xavier Trias, de CiU.

Sin embargo, Barcelona en Comú se quedó lejos de la mayoría absoluta, con once concejales de los 41 que conforman el ayuntamiento, por lo que necesitará pactos o al menos apoyos puntuales para poder gobernar con cierta estabilidad.

Colau descartó a priori posibles pactos con el conservador Partido Popular (PP) de Mariano Rajoy y con el centrista Ciudadanos, y puso en foco en los independentistas de izquierda Esquerra Republicana (ERC), socios del presidente catalán Artur Mas en el Parlamento regional, y en el Partido Socialista (PSOE) y la CUP.

Pero ERC supeditó un posible acuerdo con Colau a su apoyo a la hoja de ruta independentista firmada con el partido de Mas, Convergència i Unió (CiU), que pasa por la celebración de unas elecciones anticipadas en la región el próximo 27 de septiembre, que pretenden convertirse en un plebiscito sobre la secesión.

La candidata de Barcelona en Comú no se declara independentista pero sí defiende el derecho a decidir de los catalanes. El pasado noviembre votó a favor de Cataluña como un Estado independiente en la consulta no oficial celebrada en la región, en la que participaron más de dos millones de catalanes, de los que el 80 por ciento dijo "sí" a la secesión.

En un contexto de crisis económica en España, el independentismo sacó músculo en Cataluña en los últimos años con grandes manifestaciones a favor de un referéndum oficial para decidir el futuro político y territorial de la región, cuya economía es una de las más fuertes del país.

Artur Mas anunció en enero un anticipo electoral y los partidos soberanistas firmaron una hoja de ruta para declarar la independencia de la región en un plazo de 18 meses en caso de que en las urnas gane el "sí" a la secesión.