Fuertes combates en Irak al intentar el EI tomar Samarra

La principal autoridad chiita de Irak, el ayatolá Ali al Sistani, advirtió hoy del peligro que supone el avance de la milicia sunita hacia las ciudades santas chiitas.
Soldados iraquíes transportan voluntarios a la base de Muthanna, en Bagdad
Soldados iraquíes transportan voluntarios a la base de Muthanna, en Bagdad (EFE)

Bagdad

El Ejército iraquí y la milicia terrorista del EstadoIslámico (EI) libraron hoy fuertes combates a las afueras de Samarra, después de que los yihadistas intensificaran su asalto contra la ciudad del norte del país que alberga uno de los santuarios más sagrados para los musulmanes chiitas.

El Ministerio de Defensa iraquí señaló que sus tropas mataron a al menos quince yihadistas en batallas al sur de Samarra, localizada a unos 110 kilómetros al norte de Bagdad. Sin embargo no dio datos de víctimas entre las tropas del gobierno.

La milicia radical sunita intensificó en las últimas semanas sus ataques contra Samarra, a unos 100 kilómetros de Bagdad, obligando a las autoridades y a milicias aliadas chiitas a reforzar sus defensas en la ciudad. El miércoles el EI tomó un pueblo y una ruta clave para el aprovisionamiento de Irak y que podría ayudarles a tomar Samarra. De hacerlo, se fortalecería su control sobre el norte del país y amenazaría a la capital Bagdad.

La principal autoridad chiita de Irak, el ayatolá Ali al Sistani, advirtió hoy del peligro que supone el avance de la milicia sunita hacia las ciudades santas chiitas como Samarra.

"Las tropas iraquíes lograron importantes victorias en varias zonas contra efectivos de Daesh (nombre con el que se conoce en árabe a EI), pero la organización amenaza ahora zonas con santuarios, como Samarra", advirtió uno de los portavoces de Al Sistani durante el sermón del viernes, en Kerbala.

El portavoz del ayatolá pidió también más esfuerzos militares para recuperar territorio que aun está bajo control del grupo yihadista en el norte y el oeste, de mayoría sunita. Samarra fue capital del califato abazí y sus reliquias están desde hace años en la lista roja de la UNESCO, que marca el patrimonio cultural en peligro.

La ciudad es famosa sobre todo por la mezquita dorada que contiene el santuario de los imanes chiita Ali al Hadi y Hasan al Askari, considerados por los chiitas sucesores legítimos del profeta Mahoma. Su cúpula resultó muy dañada durante un ataque terrorista en febrero de 2006. En otro ataque en junio de 2007 los terroristas también volaron el minarete.

También en otros lugares de Irak se produjeron hoy ataques contra chiitas. Al menos tres fieles murieron y quince resultaron heridos en un ataque con mortero contra una mezquita chiita en Al Mukdadiya, al norte de Bagdad, informó el portal Almada Press.

Las tensiones entre chiitas y sunitas se han agravado en los últimos años en Irak, donde se producen atentados casi diarios. Para los extremistas sunitas, los chiitas son musulmanes heréticos. En verano la tensión escaló de froma dramática cuando el EI conquistó Mossul y avanzó hacia Bagdad. Desde entonces el nuevo gobierno del primer ministro Haidar al Abadi no ha logrado unir los distintos bloques políticos y religiosos en el país.

Por otro lado, la Unión Europea (UE) prohibió hoy la exportación a Siria combustible para aviones y productos químicos, una medida que entrará en vigor mañana sábado cuando sea publicada en el boletín oficial. Los ministros de Exteriores de la UE acordaron la medida en octubre, argumentando que esas sustancias "se utilizaban para perpetrar ataques aéreos indiscriminados contra civiles".

"Debemos hacer todo lo que podamos para frenar los asesinatos de Al Asad contra su propio pueblo", dijo el ministro británico para Oriente Medio, Tobias Ellwood, hoy en Bruselas, pidiendo a todas las naciones que se unan a la prohibición.