Reportaje: Fuegos artificiales por "victoria" kurda en Turquía

Los kurdos de Turquía celebraron hoy con fuegos artificiales y haciendo sonar las bocinas en la ciudad de Diyarbakir los 79 diputados logrados por el Partido Democrático del Pueblo (HDP) en los ...
Seguidores del partido kurdo Partido Democrático del Pueblo (HDP) celebran los resultados electorales de este domingo en Diyarbakir
Seguidores del partido kurdo Partido Democrático del Pueblo (HDP) celebran los resultados electorales de este domingo en Diyarbakir (AFP)

Diyarbakir

Los kurdos de Turquía celebraron el domingo con fuegos artificiales y un concierto de bocinas en su bastión de Diyarbakir (sureste) los 79 diputados conseguidos por "su" Partido Democrático del Pueblo (HDP) en las elecciones legislativas turcas.

En las calles de la "capital" kurda del país, los vehículos desfilaban ruidosamente con sus pasajeros en pie a través de las ventanas, quienes dibujaban una "V" con los dedos en señal de victoria.

Estas escenas de alegría, que contaron además con algunos disparos al aire, llegan dos días después de la muerte de dos personas en un atentado con bomba contra un mitin del líder del HDP, Selahattin Demirtas.

Aunque, al cierre de los colegios electorales, el ambiente aún era tenso por temor especialmente a un fraude durante el escrutinio, el anuncio de los primeros resultados provisionales provocó un estallido de alegría en Diyarbakir.

El HDP logró superar la barrera electoral del 10% de votos necesaria para la entrada de un partido en el parlamento. Según los resultados definitivos, la formación kurda obtuvo un 13% de apoyos y 79 diputados. "Somos el HDP, vamos el parlamento", repetían sus simpatizantes, quienes bailaban en un ambiente triunfal.

"Es una noche de carnaval", decía entusiasmado Huseyin Durmaz, un kurdo de 47 años, para quien "los kurdos explotaron las urnas". "Ya no creemos al AKP", añadió en referencia al gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP, islamista conservador), que perdió el domingo la mayoría absoluta después de 13 años.

"Más peso en proceso de paz"

Para Aytac Bayram, 34 años, "esta noche se parece a aquella en la que Diyarbakir celebraba la liberación [de la ciudad kurdosiria] de Kobane". En enero, los combatientes kurdos arrebataron esta ciudad kurdosiria situada en la frontera con Turquía a los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

"El ascenso del HDP simboliza la unidad de los kurdos y es una etapa más hacia la democracia", estimó Yalman, otro simpatizante de la formación kurda. "Es un aviso dirigido al AKP y a sus tendencias dictatoriales".

El jefe de Estado turco, Recep Tayyip Erdogan, quien domina desde hace más de un decenio la política turca, violó su deber de neutralidad, al hacer campaña por su partido, el AKP. Su objetivo era conseguir al menos 330 de los 550 escaños del parlamento para así poder reformar la Constitución y ampliar sus poderes.

"El AKP tiró piedras a su propio tejado, perdió la confianza de su pueblo", estimó Orhan Akgun, un kurdo de Diyarbakir que afirma haber votado por el AKP en el pasado.

Bajo el impulso de Erdogan, el gobierno acordó estos últimos años nuevos derechos a los kurdos, especialmente respecto al uso de su lengua. Sin embargo, el jefe de Estado dio recientemente un giro a su política kurda y puso entre paréntesis el proceso de paz iniciado con los rebeldes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

"Nuestros representantes estarán en el parlamento. Defenderán los derechos de los kurdos", se alegró Selcuk Atasever, responsable de un colegio electoral en Diyarbakir. "A partir de ahora, tendremos más peso en el proceso de paz".