Freno a crecimiento económico rebaja expectativas de Cameron

A nueve días de las elecciones se hizo público que la economía británica ha crecido solamente 0.3% en el primer trimestre de 2015, lo que perjudica al gobierno conservador.
David Cameron, con trabajadores de Kelvin Hughes, compañía que fabrica sistemas de radar para tácticas militares navales, en Londres
David Cameron, con trabajadores de Kelvin Hughes, compañía que fabrica sistemas de radar para tácticas militares navales, en Londres (AFP)

Londres

La economía británica creció solamente 0,3% en el primer trimestre de 2015, se supo este martes, un dato peor de lo esperado que perjudica al gobierno conservador a nueve días de las elecciones.

El Producto Interior Bruto creció 0.3% entre enero y marzo de 2015, según la primera de las tres estimaciones de la Oficina Nacional de Estadísticas, menos que el 0.6% del último trimestre de 2014 y que el 0.5% que esperaban los analistas consultados por Bloomberg News.

El frenazo se debió sobre todo al sector servicios, muy importante para el país. La noticia cae a poco de las elecciones del 7 de mayo y en una campaña electoral que los conservadores del primer ministro David Cameron han centrado en la gestión económica.

"Las cifras del PIB muestran que nuestra economía todavía crece pero que no podemos dar por hecha la recuperación. No la pongamos en peligro con Ed Miliband y el SNP", escribió Cameron en Twitter, mencionando al líder de la oposición laborista y al Partido Nacional Escocés, que se cree que podría acabar apoyando a un gobierno de izquierdas en minoría.

Los laboristas respondieron que "los datos demuestran que (los conservadores y los demoliberales) no han arreglado la economía para las familias trabajadoras", dijo el responsable económico de los laboristas, Ed Balls.

"Es un golpe para los conservadores y los demoliberales", los socios minoritarios de la coalición gubernamental, estimó Howard Archer, economista de la empresa de análisis IHS Global Insight.

"Sin embargo", matizó, "pueden argumentar con cierta justificación que la creciente incertidumbre que rodea a las elecciones ha afectado al crecimiento, llevando probablemente a la cautela en las empresas, particularmente en la inversión. También pueden esgrimir que el crecimiento interanual en el primer trimestre es de 2.4%".

Los datos "no ayudarán a los partidos de la coalición", coincidió Vicky Redwood, economista jefe de la empresa de análisis Capital Economics, que también estimó que el gobierno tiene donde agarrarse. "Los ingresos reales de los hogares están en camino de ser este año los mayores desde 2006", dijo Redwood.

Los sondeos dan cuenta de un empate entre conservadores y laboristas del que logran despegarse sólo brevemente y se da por descontado que será necesaria una nueva coalición o un acuerdo con otros partidos para lograr apoyos puntuales en el Parlamento.

Según los datos de este martes del sondeo de sondeos -media de todas las encuestas- de la BBC, los conservadores tienen un 34% de las intenciones de voto, por 33% los laboristas, 13% para el Partido para la Independencia del Reino Unido (UKIP) y 9% para los demoliberales.

Una encuesta divulgada el martes por el diario The Guardian da a los conservadores de Cameron una ventaja de tres puntos a los laboristas. Los "tories" obtendrían el 35 % de los votos, un punto más que en la misma encuesta de la firma ICM hace una semana, mientras que el Partido Laborista, el primero de la oposición, sumaría el 32 % de los apoyos.

El eurófobo Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP) avanza dos puntos según ese estudio y lograría el 13 % de los votos, su mejor resultado desde diciembre en los sondeos que encarga regularmente The Guardian.

Los liberaldemócratas, actuales socios de Gobierno, obtendrían el 9 % de los votos, menos de la mitad del 23 % que lograron en 2010, mientras que el Partido Verde recibiría el apoyo del 5 % de los votantes.

En cuanto a las principales preocupaciones de los británicos, la encuesta sugiere que el sistema público de salud es el aspecto más relevante a la hora de decidir el voto para el 30 % de los encuestados. El mercado laboral y los salarios es el problema más acuciante en el Reino Unido para el 16 % de los británicos, mientras que la inmigración lo es para el 14 %.

Según una proyección elaborada por The Guardian, el Partido Conservador se haría con 274 escaños en la Cámara de los Comunes, frente a los 270 del Partido Laborista, ambos por detrás de los 326 necesarios para alcanzar la mayoría absoluta en Westminster. En otra encuesta, elaborada por la firma YouGov, los laboristas obtendrían el 34 % de los votos, frente a un 33 % que sumarían los conservadores.

La cadena "Sky News" divulgó por su parte una proyección según la cual tanto conservadores como laboristas obtendrían 277 escaños tras las elecciones del 7 de mayo.