Freedom House denuncia que Nicaragua impidió el ingreso a su director

Carlos Ponce, director para las Américas de la organización de derechos humanos, tenía planeado reunirse con diplomáticos y representantes de la sociedad civil en Nicaragua.
Carlos Ponce, director para las Américas de la organización de derechos humanos Freedom House.
Carlos Ponce, director para las Américas de la organización de derechos humanos Freedom House. (Twitter @HRF)

Managua

El director para las Américas de la organización de derechos humanos Freedom House, Carlos Ponce, denunció hoy que el gobierno de Nicaragua impidió su ingreso al país, donde proyectaba reunirse con diplomáticos y representantes de la sociedad civil.

En declaraciones al diario La Prensa de Managua Ponce dijo que la noche (local) del martes arribó al aeropuerto Sandino, donde agentes de seguridad le informaron que no podía ingresar a Nicaragua "por decisión administrativa".

Luego, los agentes "alegaron que fumigarían el aeropuerto y trasladaron a Ponce a un hotel capitalino, resguardado por cinco agentes", señaló el diario citando al director de Freedom House.

"He sido tratado como un criminal, porque es normal que este gobierno trate así a defensores de derechos humanos", agregó el activista a "La Prensa".

Indicó que en Managua se reuniría con personal de la embajada de Estados Unidos y con organismos humanitarios y de la sociedad civil, para presentar un estudio de Freedom House sobre derechos humanos y democracia, en el cual asegura que el gobierno de Nicaragua no salió bien calificado.

"Me prohibieron la entrada a Nicaragua. Los autoritarios no aceptan a Freedom House", escribió en su cuenta de twiter.

Fundada en 1941, Freedom House es una organización no gubernamental con sede en Washington que hace estudios sobre democracia, libertad política y derechos humanos.

La restricción migratoria a Carlos Ponce fue criticada por el Secretariado Permanente de la Red Latinoamericana y del Caribe para la Democracia (REDLAD), que pidió al Gobierno de Nicaragua "respetar el derecho a la libertad de reunión y asociación pacífica" y brindar información "sobre el acceso denegado".

La REDLAD está integrada por 520 organizaciones pro democracia y derechos humanos, y forma parte del Foro de Sociedad Civil de la Organización de Estados Americanos (OEA).