Francisco sorprende a nuevos cardenales con nombramiento

Jorge Mario Bergoglio no envió un aviso previo a las nunciaturas; dijo quiénes eran los purpurados después de la oración del Ángelus.
El pontífice les dará la envestidura oficial el 22 de febrero.
El pontífice les dará la envestidura oficial el 22 de febrero. (Claudio Peri/ EFE)

Ciudad del vaticano

El Papa usó una “metodología especial” para anunciar a los nuevos cardenales de la Iglesia, reveló el nuevo purpurado nicaragüense, Leopoldo José Brenes.

“Él está usando una metodología muy especial, generalmente se avisaba al candidato unos días antes, pero creo que a muchos de nosotros nos ha tomado por sorpresa, porque su anuncio lo realizo desde el Vaticano y de la nunciatura no nos llegó ninguna nota anticipada”, comentó.

Francisco anunció su decisión después de la oración del Ángelus en la Plaza de San Pedro y el cardenal de Nicaragua se dio cuenta gracias a que un cura escuchó la transmisión radial del rezo.

Brenes creyó que el padre que lo llamó antes del amanecer para darle la noticia le estaba haciendo una broma, pero constató que era cierto después de varias llamadas de confirmación y felicitación.

El nuevo cardenal nicaragüense comentó que, si bien la noticia lo sorprendió porque “otros arzobispos tenían más prestigio” que él, le une a Francisco “cierta amistad” cultivada en el trabajo y la misión eclesiástica.

“Creo que el pontífice conoce un poquito mi trabajo en la arquidiócesis y a escala centroamericana”, sostuvo.

“Es una decisión del corazón del Papa, aquí no hay ninguna lista, no hay encuestas, él conoce a muchos obispos en el mundo”, señaló.

EN DEFENSA DE LOS POBRES

El pontífice argentino, que desde su nombramiento ha condenado con palabras severas “las ambiciones de carrera” y la vida “mundana” de los eclesiásticos, proclamará el 22 de febrero en el Vaticano a 19 cardenales, seis de ellos de América.

Entre los nuevos purpurados figuran también Philippe Ouedraogo, de Burkina Faso, que ha pasado muchos años de su vida en el continente africano y el arzobispo de Seúl, Andrew Yeom soo-jung, descendiente de uno de los mártires coreanos.

Otro religioso que recibirá la birreta cardenalicia es el salesiano Ricardo Ezzati Andello, de origen italiano, que colaboró con el cardenal Raúl Silva Henríquez, defensor de los derechos humanos durante la dictadura militar del general Augusto Pinochet. No obstante, al ser arzobispo de Santiago de Chile lo han criticado desde 2010 por la manera como lidió con los escándalos sexuales en los que se han visto involucrados los religiosos católicos en la década de los 80.

Ezzati, de 72 años, actualmente es el arzobispo de Santiago de Chile y antiguo colaborador del papa Francisco en la redacción del Documento de Aparecida sobre la nueva evangelización de América Latina, en el que se impulsa la “opción preferencial por los pobres y excluidos” en la predicación del catolicismo.

Otro prelado que respeta esa línea es el monje brasileño Orani João Tempesta, arzobispo de Río de Janeiro, de 63 años, conocido por su sensibilidad con los las personas de escasos recursos.

Uno de los pocos futuros cardenales famoso por ser un refinado teólogo es el alemán Gerhard Ludwig Müller, actual prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe.

Entre los personajes más notables escogidos por el Papa jesuita destaca también Chibly Langlois, quien será el primer cardenal de Haití, la nación más pobre del continente americano. El haitiano de 55 años se desempeñaba como obispo de Les Cayes, región que fue devastada por el terremoto de 2010 y es emblema de miseria en ese país.