Francisco propone que los sacramentos sean gratuitos

Insta a católicos a “dejar de lado” las redes sociales, porque degradan la comunicación entre personas; reconoce la crisis que afecta al matrimonio.
El papa Francisco durante la misa para despedir el 2014.
(AP)

Ciudad del Vaticano

El papa Francisco recordó que “los sacramentos son gratuitos” y por esta razón mostró su deseo de que todos los procesos eclesiásticos, también los que afectan al matrimonio, estén exentos de costo.

El pontífice realizó esta afirmación en su discurso ante los jueces, oficiales y colaboradores del Tribunal de Rota, encargado de validar los matrimonios católicos, y a quienes recibió con motivo de la inauguración del Año Judicial en el Vaticano.

“Los sacramentos son gratuitos. Nos conceden la gracia. Y un proceso matrimonial afecta al sacramento del matrimonio. ¡Cuánto me gustaría que todos los procesos fueran gratuitos”.

Sus palabras recordaron a las que pronunció el pasado noviembre, cuando lamentó que algunas parroquias se hayan convertido en “casas de negocio” al cobrar por la celebración de sacramentos.

“Cuántas veces entramos en una iglesia y hemos visto la lista de los precios para el bautismo, la bendición, las intenciones para la misa. Y el pueblo se escandaliza”, exclamó entonces.

Ayer se refirió a “la crisis del matrimonio” y aseguró que la Iglesia católica es consciente del “sufrimiento de muchos núcleos familiares que se disgregan, dejan atrás los restos de relaciones afectivas, proyectos y expectativas comunes”.

Comunicación personal

Jorge Mario Bergoglio instó a las familias a dejar de lado sus celulares y redes sociales para volver a comunicarse personalmente.

En el mensaje anual del Día Mundial de las Comunicaciones, que celebró la Iglesia católica, el pontífice dijo que los medios pueden facilitar o complicar la comunicación de las familias, al ayudar a que parientes en lugares remotos se mantengan en contacto, pero también permitir que otros se ignoren entre sí.

El tema del mensaje de este año coincide con la estrategia del pontífice de centrarse en las familias durante dos años, que culminará en octubre con una reunión de obispos donde establecerán nuevas formas de atender a las familias. Los temas serán divorcio, convivencia sin matrimonio, gays, entre otros.

Mundo y aguardiente

El Papa recordó a los futuros cardenales, que serán nombrados el 14 de febrero, que su cargo es “un servicio” y les instó a aceptarlo “con humildad” y a evitar “el espíritu mundano” que “aturde más que el aguardiente en ayunas”.

Ello en una carta publicada por el diario oficial vaticano L’Osservatore Romano y enviada el 4 de enero, cuando anunció la designación de 20 nuevos cardenales, procedentes de México, España, Uruguay y Panamá.

“Mantenerse con humildad durante el servicio no es fácil cuando se considera el cardenalato como un premio, como la culminación de una carrera, de una dignidad de poder y de una distinción superior”, advirtió.

Les pidió “recordar que ser cardenal significa encomendarse a la diócesis de Roma para dar testimonio de la resurrección de Jesús y dar totalmente, hasta la sangre si fuera necesario.

“Muchos se alegrarán por esta nueva vocación y, como buenos cristianos, lo celebrarán, porque es propio disfrutar y saber festejar. Aceptarlo con humildad. Solo trata de que, en estas fiestas, no se insinúe el espíritu mundano que aturde más que la grappa (aguardiente) en ayunas, desorienta y separa de la cruz de Cristo”, recomendó.

Los nuevos cardenales nombrados por el pontífice serán 20, de los cuales 15 serán electores, es decir, que podrán votar y ser votados en un cónclave, y cinco serán no electores, que no tendrán voto ni posibilidad de ser elegidos pero sí que tendrán voz.

Entre los electores están arzobispos de España, Ricardo Blázquez; México, Alberto Suárez Inda; Panamá, José Alberto Lacunza Maestrojuán, y Uruguay, Daniel Fernando Sturla.

Tras el consistorio, el número de cardenales ascenderá a 228, de los cuales 125 serán electores, y el colegio cardenalicio tendrá representación de 73 países de todo el mundo.

***

Cura pederesta suma otra condena

Un tribunal de justicia australiano condenó al sacerdote católico John Sidney Denham a pasar 13 años en la cárcel por el abuso sexual de 18 menores en una escuela del estado de Nueva Gales del Sur, pena que se sumará a otra condena anterior, informaron medios locales.

Denham, de 73 años de edad, fue sentenciado en 2010 a 14 años en prisión por abusar sexualmente de decenas de menores, incluidos niños de cinco años.

La jueza Helen Syme, de los juzgados de  distrito de Sídney, proclamó que Denham se aprovechó de sus víctimas en los campos de juego, en su oficina y fuera del confesionario; en suma, “en cualquier lugar y en cualquier momento”, mientras enseñaba en el colegio St Pius X, al norte de Sídney, entre los años 1975 y 1979, según la agencia local AAP.

La cantidad de niños y violaciones cometidas por Denham, quien ofrecía a sus víctimas regalos y después los amenazaba, es “estremecedora, incluso para este tribunal”, indicó la magistrada.

La Iglesia católica de Australia reconoció en 2012, 620 casos de abusos sexuales contra menores cometidos por sacerdotes desde 1930. La policía de Nueva Gales del Sur acusó a la iglesia en 2012 de encubrir estos delitos, tratar de silenciar las investigaciones y destruir pruebas cruciales para evitar procesos judiciales.

(EFE/Sídney)