Francisco y Obama dialogan sobre aborto, anticonceptivos y bioética

Aunque difieren respecto al tema de la interrupción legal del embarazo, coinciden en la necesidad de combatir el tráfico de personas en el mundo.
Bergoglio le pide que se respete el derecho de los católicos “a la objeción de conciencia”.
Bergoglio le pide que se respete el derecho de los católicos “a la objeción de conciencia”. (Saul Loeb/AFP)

Ciudad del Vaticano 

El papa Francisco platicó con el presidente estadunidense, Barack Obama, sobre aborto, anticonceptivos y bioética, en un encuentro en el Vaticano en el que hubo divergencias, sobre todo en el tema de la interrupción legal del embarazo, pero un acuerdo para luchar contra el tráfico de personas en el mundo.

La jornada del mandatario estadunidense en Roma, donde permanecerá alrededor de 40 horas, inició con una audiencia privada en el Vaticano con el primer Papa de América.

Obama fue recibido por el pontífice en su estudio privado, según el tradicional protocolo del Vaticano, en el segundo piso del palacio apostólico, donde permaneció 50 minutos, una duración excepcional que refleja la importancia concedida al encuentro.

“Soy un gran admirador suyo”, le dijo Obama en inglés al saludar a Francisco con una sonrisa radiante, mientras el Papa parecía más formal.

Una breve nota divulgada por la oficina de prensa del Vaticano al término del encuentro informó que los dos líderes, en un clima “cordial”, abordaron temas polémicos para las relaciones entre el gobierno democrático de Obama y la jerarquía de la Iglesia católica.

Entre esos asuntos delicados figura el derecho de los católicos “a la objeción de conciencia” en casos de aborto y anticonceptivos, lo que suscita enfrentamientos con los movimientos católicos ultraconservadores

La reforma de la salud de Obama del 2010 incluye el reembolso para los empleados de los gastos para la contracepción y la píldora abortiva.

La introducción de esos derechos por parte del líder democrático tensionaron las relaciones con la jerarquía de la Iglesia, pero la llegada hace un año al trono de Pedro del argentino Francisco, con el que coinciden en temas como pobreza, inclusión social, desigualdad, podría cambiar los equilibrios.

“Le prometí mantener el diálogo con la conferencia episcopal para estar seguro de llegar a un buen equilibrio”, contó Obama durante una conferencia de prensa conjunta con el primer ministro italiano Matteo Renzi.

El pontífice argentino y el primer presidente afroamericano de Estados Unidos acordaron “erradicar el tráfico de seres humanos en el mundo”, un fenómeno que afecta gravemente a cientos de centroamericanos y sudamericanos que entran ilegalmente a ese país.

Papa aboga por migrantes

El fenómeno de la migración ilegal en Estados Unidos, que afecta a 11 millones de personas, numerosos de ellos latinoamericanos, también fue abordado durante la reunión a solas —con dos traductores— entre el Papa y Obama.

Según la prensa estadunidense, el líder democrático, de religión protestante, intenta conquistar el influyente “voto latino” a través de una relación privilegiada con el Papa latinoamericano, por lo que “trataron el controvertido tema de la reforma migratoria en Estados Unidos”, resume la nota vaticana.

Antes del encuentro con Obama, Francisco recibió un pedido de un grupo de inmigrantes que viajó al Vaticano para solicitarle que interceda ante el mandatario de EU para que prohíba las deportaciones de indocumentados, que divide a familias enteras y causa enormes sufrimientos.

El comunicado del Vaticano no menciona si abordaron la lucha contra la creciente desigualdad social en el mundo, pese a que Obama había adelantado que quería hablar específicamente de ese tema con el Papa, ya que se identifica con su visión y su lucha contra la pobreza y el hambre.

El pontífice “ilustró su visión con claridad: sobre algunas cosas estuve de acuerdo y en otras parcialmente (...) No creo que quiera ser socio de un líder político. Él se ocupa de los poderes altos, nosotros los políticos somos muy terrenales, pero es posible llegar a una convergencia”, explicó Obama después del encuentro.

Una atención especial fue dada a la situación de algunos países en América Latina, aseguró Obama. Los dos líderes pidieron que “el derecho internacional y humanitario sea respetado en las zonas de conflicto” y se busquen “soluciones negociadas” entre las partes involucradas al analizar la situación internacional.

Obama le pidió al Papa que rece por él y su familia y lo invitó a visitar Estados Unidos. “La gente se llenaría de felicidad”, comentó.

Se espera que Francisco acepte presidir el VIII Encuentro Mundial de las Familias, que se llevará a cabo en Filadelfia en 2015.

• • •

Obispos de EU donan 1.7 mdd a Latinoamérica

La Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos informó ayer que aprobó 1.7 millones de dólares para apoyar 127 proyectos en América Latina, incluidas las labores de reconstrucción en Haití y Cuba. “Los fondos se desembolsarán como donaciones para ayudar en la labor pastoral de la Iglesia”, indicó el comunicado.

El obispo de Seattle, Eusebio Elizondo, que preside el Subcomité de la Iglesia en América Latina, señaló que algunas donaciones van para labores de evangelización y “otras fortalecen programas que ya florecen para que puedan continuar su buena obra.

“En Cuba ayudamos en el trabajo de la Iglesia en varias áreas, especialmente después del huracán Sandy”, dijo Elizondo.

En México, el apoyo irá a un programa en la parroquia de la Inmaculada Concepción en Huatulco, Oaxaca, que “encara la creciente secularización de la juventud y capacitará a misioneros y catequistas que renovarán la fe católica del pueblo mediante la educación y el ejemplo”.

El subcomité otorgó 26 mil dólares a la Conferencia Continental sobre Planificación Familiar Natural que se llevará a cabo en Brasil y, según el comunicado, educará a entre 150 y 200 participantes en los métodos naturales para el control de la natalidad.

EFE/Washington

• • •