Hollande llama a la unidad nacional tras atentado

El presidente francés, François Hollande, convocó a diversos líderes políticos a una gran marcha el domingo por el ataque al semanario Charlie Hebdo.
Tras el ataque al semanario francés Charlie Hebdo, el presidente Hollande hizo un llamado a la unidad nacional.
Tras el ataque al semanario francés Charlie Hebdo, el presidente Hollande hizo un llamado a la unidad nacional. (AFP)

París, Francia

Deseoso de gestar un movimiento de "unidad nacional" tras el atentado contra Charlie Hebdo, el presidente francés François Hollande multiplicaba las reuniones con los dirigentes políticos, invitándolos a una gran marcha el domingo, de la que quedó excluida la extrema derecha.

El partido francés de extrema derecha Frente Nacional, cuyo arrastre electoral supone una amenaza tanto para la mayoría socialista en el poder, como para la derecha tradicional en las elecciones presidenciales de 2017, denunció estar siendo excluido de este movimiento de "unidad nacional" convocado por el oficialismo.

Hollande, muy impopular en un país fuertemente golpeado por la crisis financiera con una alta tasa de desempleo, se hizo presente poco después del atentado en el lugar de ataque, donde hombres armados mataron a 12 personas al grito de "Allahu Akbar" (Alá es el más grande en árabe).

Allí, efectuó un llamado a la "unidad nacional", antes de decretar un día de duelo.

El jefe de Estado, que sostuvo varias reuniones de crisis con los ministros de Interior, Defensa y Justicia y con los responsables de la policía, la gendarmería y los servicios de información, enfrenta una crisis que algunos medios han comparado al ataque del "11 de septiembre" en Nueva York.

Los primeros años de su mandato, y especialmente 2014, han estado marcados por las duras críticas a su modelo económico. Además también tuvo que enfrentar el golpe que supuso su mediática separación de su compañera, Valérie Trierweiler, hace un año.

El primer líder político convocado fue el predecesor de Hollande en el Palacio del Elíseo, Nicolas Sarkozy (2007-2012), quien como jefe de la formación de derecha UMP se posiciona como rival para la presidencial de 2017.

Esta es la primera vez que Sarkozy fue citado al Elíseo desde que dejó el poder en 2012.

"Era mi deber responder a esta invitación", dijo el expresidente que fue recibido por Hollande en la escalinata del palacio.

Para Sarkozy, es importante mostrar un clima de "unidad nacional" frente al ataque llevado a cabo por "fanáticos en contra de la civilización, la república y contra nuestras ideas".

El expresidente dijo que es necesario mejorar los dispositivos de vigilancia y dijo que esto se debe hacer "no en un contexto de oposición entre la izquierda y la derecha, sino en el marco de una preocupación por la seguridad de los franceses".

"Es una guerra declarada contra la civilización y la civilización tiene la responsabilidad de defenderse", concluyó.

¿Invitar a la extrema derecha?

Este jueves también fueron invitados otros representantes parlamentarios, mientras que el viernes Hollande recibirá a los grupos que no disponen de un grupo en el Congreso: Marine Le Pen, presidenta del partido Frente Nacional, el líder del centro François Bayrou y el líder de la izquierda Jean-Luc Mélenchon.

La Unidad Nacional también fue la consigna de la "marcha republicana" convocada para el domingo por partidos de izquierda. Sarkozy, quien fue invitado por el primer ministro, Manuel Valls, dijo que acudiría "si se dan las condiciones", de un clima de "recogimiento y de unidad".

En tanto, Le Pen dijo que hasta ahora, no ha sido invitada.

"Espero que suene mi teléfono para que el primer ministro invite a la representante de un partido que obtuvo el 25% en las últimas elecciones para que acuda a la marcha de unidad nacional", dijo este jueves Le Pen, cuyo partido defiende posturas en contra de la inmigración y quien afirmó que convocaría un referéndum sobre la pena de muerte.

En su declaración, la líder del Frente Nacional, recordó que el partido había sido invitado por Sarkozy a la ceremonia de homenaje a las víctimas del yihadista francés, Mohamed Merah, que en marzo del 2012 mató a siete personas en Toulouse (sur).

Para el polítologo Jérome Sainte-Marie, invitar al Frente Nacional al Elíseo no es nuevo, pero llamarlo a una manifestación "lo cambiaría todo".

"Si son integrados al arco republicano en un periodo de gran emoción nacional, ¿con qué derecho se los podría rechazar después?", afirmó.