Francia podría haber matado a yihadistas franceses en Siria

El gobierno francés admitió que en sus últimos bombardeos podrían haber fallecido combatientes islámicos de nacionalidad francesa, pero reiteró que seguirá atacando al Estado Islámico en Siria.
El primer ministro francés, Manuel Valls (c), sentado en la cabina del piloto de un jet Mirage 2000 durante una visita a una base aérea en Jordania
El primer ministro francés, Manuel Valls (c), sentado en la cabina del piloto de un jet Mirage 2000 durante una visita a una base aérea en Jordania (AFP)

Ammán

Francia seguirá atacando a los combatientes del Estado Islámico en Siria "sea cual sea su nacionalidad", reiteró hoy el gobierno de ese país, que admitió que en sus últimos bombardeos podrían haber muerto yihadistas franceses.

"Nuestra responsabilidad es atacar a Daesh (acrónimo árabe del Estado islámico) y seguiremos atacándolo sea cual sea la nacionalidad de sus miembros", apuntó el primer ministro francés Manuel Valls, de visita en Jordania. "De ese punto de vista, los terroristas no tienen pasaportes", añadió.

Poco antes de esas declaraciones, una fuente gubernamental habló sobre la posible presencia de franceses entre las víctimas de los bombardeos de Francia en en Siria, una información que si se confirma, levantaría un debate sobre la base jurídica de estas operaciones.

Una ONG siria dijo que habría seis muertos franceses, pero "a esta hora no podemos confirmar nada", agregó la fuente. Por su parte, el primer ministro francés se limitó a decir que "posiblemente" murieron ciudadanos franceses en un ataque la noche del jueves al viernes, pero no corroboró la cifra de seis fallecidos.

Francófonos muertos

Interrogado por la AFP, el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), una ONG siria que cuenta con un amplia red de informantes en ese país en guerra, no pudo confirmar la muerte de los franceses.

Sin embargo, esta ONG había dado el viernes un balance de 16 muertos en el bombardeo francés del jueves por la noche contra un campo de entrenamiento en Siria, entre ellos tres jóvenes de menos de 18 años, y un jefe, Abu Abdalá al Belgiki, presuntamente de nacionalidad belga.

Algunas de las víctimas tenían nombres marroquíes y podrían tener la doble nacionalidad franco-marroquí, según el OSDH. El ministerio francés de Defensa admitió este lunes que podría haber ciudadanos franceses o francohablantes entre los fallecidos en este campo ubicado a unos cinco kilómetros al suroeste de Raqa, el bastión de los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI).

Pero dijo que no podía "confirmar con certeza nada relacionado con este bombardeo". "Sabemos que ese campo entrenaba a combatientes para enviarlos a Europa y a Francia", dijo el ministerio.

Escogieron su campo

Los servicios de inteligencia franceses habían confirmado durante interrogatorios a yihadistas la presencia de combatientes extranjeros en Siria, entre ellos franceses, indicó el ministerio de Defensa.

Según una fuente cercana, los servicios especializados han podido confirmar la muerte de 139 yihadistas en Siria, entre los mil yihadistas que han viajado a ese país desde Francia, sin contar las posibles víctimas del ataque de la semana pasada.

Al igual que Estados Unidos y Gran Bretaña, Francia invoca la legítima defensa - es decir prevenir ataques en su territorio - para justificar sus bombardeos en Siria. No obstante, las familias de víctimas francesas podrían demandar al Estado por matar a sus propios ciudadanos.

Tres cuartas partes de los franceses están a favor de las operaciones aéreas de Francia en Siria, según un sondeo realizado a finales de septiembre. "Cuando ingresas a las filas del ejército de Daesh, haces la guerra, por lo que corres los riesgos de la guerra", declaró Nathalie Kosciusko-Morizet, vicepresidenta del partido de oposición de derecha, Los Republicanos.

"Escogieron el campo de Daesh, Daesh es nuestro enemigo y seguirá siéndolo", había declarado el ministro socialista de Defensa, Jean-Yves Le Drian, al día siguiente de los primeros ataques franceses en Siria.