Francia también debe hoy reconocer a Palestina

El autor, senador socialista líder del comité de amistad entre Francia y el pueblo árabe, pide a París imitar a Suecia y Gran Bretaña.
Vehículo del palestino que arrolló a siete personas en Jerusalén.
Vehículo del palestino que arrolló a siete personas en Jerusalén. (Abir Sultan/EFE)

París

En una iniciativa sin precedente para un país de Europa occidental, el primer ministro sueco, Stefan Löfven, anunció, el 3 de octubre, el reconocimiento por parte del reino de Suecia del Estado de Palestina. El 13 de octubre en Gran Bretaña, por el voto de una moción, la Cámara de los Comunes ordenó al gobierno hacer lo propio.

Estas gestiones políticas tienen lugar en un momento crucial de bloqueo manifiesto del proceso de paz israelí-palestino.

El ciclo de negociaciones largas e intensas, en la cual Estados Unidos se vio fuertemente implicado, concluyó en la pasada primavera en un fracaso, seguida en el verano, en el corazón del verano, por el mortífero conflicto en Gaza. El fracaso de la diplomacia aplazó, una vez más, las perspectivas de un arreglo definitivo del conflicto, dejando lugar a los compromisos militares y a más conferencias de reconstrucción. Una vez más, otra conferencia.

En este contexto, la iniciativa del gobierno de Suecia es muy interesante. Hasta ahora, la idea que prevalecía era que el reconocimiento del Estado de Palestina debía estar ligado a la negociación. No obstante, este argumento ha perdido hoy su fuerza. Cada día que pasa sin un acuerdo de paz perdurable entre Israel y Palestina, aleja un poco más la posibilidad misma de la existencia de un Estado de Palestina viable, mientras la colonización a marchas forzadas de los territorios ocupados amputa el territorio del presunto futuro Estado.

Sin embargo, en Palestina, el Estado está ahí como lo recordó en agosto el ministro francés de asuntos exteriores, Laurent Fabius, durante la última conferencia de embajadores: “A partir del momento en que la negociación resulte imposible o no llegue a una conclusión, será necesario evidentemente que Francia asuma sus responsabilidades”. Ese tiempo ha llegado. El tiempo para que Francia asuma sus responsabilidades y reconozca al Estado de Palestina.

Francia, fiel a sus valores y a su compromiso sobre el tema israelí-palestino, se vería honorada en decir “sí” a las Naciones Unidas al acceso de Palestino al estatus de Estado no miembro.

Es también tiempo de profundizar el movimiento y de reconocer al Estado de Palestina a fin de asegurar su existencia antes de que sea demasiado tarde.

Después de la reconciliación palestina [entre los gobiernos separados de Gaza y Cisjordania], es urgente que Palestina sea apoyada para regresar a la mesa de negociaciones dotada de un nuevo impulso. Incluso en la diplomacia, sobre todo en la diplomacia, los símbolos cuentan mucho.