Francia pide "no ceder al pánico" tras los últimos ataques

Las autoridades pidieron no sacar conclusiones apresuradas tras los incidentes en que peatones y policías resultaron heridos por atropello o acuchillamiento este fin de semana y hoy en un mercado ...
Así estaba el interior de una camioneta que hoy impactó contra un mercado navideño en la ciudad francesa de Nantes
Así estaba el interior de una camioneta que hoy impactó contra un mercado navideño en la ciudad francesa de Nantes (AFP)

París

Las autoridades francesas llamaron hoy a la calma y pidieron no sacar conclusiones apresuradas sobre los dos ataques del fin de semana contra peatones y policías al grito de "Alá es el más grande". 

En este contexto, la fiscalía indicó, también hoy, que el conductor de coche que atropelló a trece personas el domingo, sufre de una "patología psiquiátrica grave desde hace tiempo" y descartó que haya llevado a cabo un "acto terrorista".

Por otra parte, el sábado un joven de 20 años había atacado con un cuchillo a tres policías en una comisaria en Joue-les-Tours (centro-oeste), antes de ser abatido por las fuerzas del orden.

En un momento en el cual se teme que se produzcan ataques yihadistas en Francia, tras el eventual retorno de militantes que hayan combatido en Siria y en Irak, el presidente François Hollande, pidió en el consejo de ministros no ceder "al pánico".

Sin embargo, el mandatario destacó que envió la consigna de mantener una "estrecha vigilancia". El conductor que atropelló a varias personas en Dijon constaba en los registros policiales por asuntos de delincuencia común en la década de 1990.

El hombre, de 40 años, fue sometido a un procedimiento de interrogación rápida y puesto bajo custodia. El conductor del coche sufre una "patología psiquiátrica grave desde hace tiempo" y su ataque "no es un acto terrorista", afirmó hoy la fiscal de Dijon.

Este francés de 40 años, de padre marroquí y madre argelina, estuvo ingresado 157 veces en un hospital psiquiátrico, precisó la fiscal. Dice haber actuado "voluntariamente" y "solo", pensando en el sufrimiento de los niños de Palestina y de Chechenia, puntualizó.

Por su parte, el portavoz del gobierno, Stephane Le Foll, destacó que "no hay relación entre los dos hechos" ocurridos en Joue-les-Tours y en Dijon. Más tarde,  en Nantes (oeste), once personas resultaron heridas, cinco de ellas de gravedad, cuando un hombre en una camioneta se lanzó contra un mercado de Navidad en el centro de esa ciudad, anunciaron fuentes policiales.

El propio conductor está gravemente herido, tras asestarse "nueve puñaladas", según una de estas fuentes. "Por el momento, ningún testimonio se refiere a una reivindicación religiosa", precisó. El ministro de Interior francés, Bernard Cazeneuve, aseguró que se trataba del acto de un "desequilibrado" y la fiscalía descartó "un acto terrorista".

La fiscalía de Nantes había apuntado anteriormente a un "acto aislado" y descartó que se tratara de "un acto terrorista". El conductor lanzó el vehículo hacia las 19:00 (18:00 hora GMT) contra un puesto que servía el tradicional vino caliente, ante el cual había varias personas, indicó un testigo a una corresponsal de la AFP.

Según una fuente próxima al caso, el autor de esta agresión es un hombre de 37 años, y que la policía ya conocía por robos en 2006 y degradación de vehículos en 2008. En la camioneta, los agentes hallaron una libreta con anotaciones sobre dificultades psicológicas y familiares.

"Luchar contra el miedo"

"El miedo es el objetivo de los terroristas, el arrebato y el nerviosismo sería para ellos la primera victoria", había afirmado previamente Cazeneuve. El funcionario agregó que en Francia, la amenaza es real y que hay que anticiparla para poder controlarla. Sin embargo, señaló que "luchar contra el miedo es luchar contra el terrorismo".

En tanto, la investigación sobre el ataque en el cual fueron heridos tres policías estaba más orientado hacia el integrismo religioso. El agresor, Bertrand Nzohabonayo, un francés de origen burundés convertido al islam, había colocado en su perfil de la red social Facebook, una bandera del grupo yihadista Estado Islámico (EI).

Cazeneuve informó que Nzohabonayo estaba fichado por asuntos de delincuencia menor, pero no tenía un perfil por "actividades de carácter terrorista". Según su entorno, tomó el nombre de Bilal tras su conversión al islam. En tanto, su hermano, Brice, también fue detenido el fin de semana en Burundi, dijeron a la AFP las autoridades del país africano.

"Detuvimos a Brice Nzohabonayo el sábado, mientras visitaba a uno de sus tíos en Buyumbura, adonde viajó desde Francia para pasar algunos días", dijo el portavoz del Servicio Nacional de Información (SNR por sus siglas en francés), Telesphore Bigirimana.

Según el funcionario, los servicios de Burundi habían señalado desde 2013 a ambos hermanos, que viajaban habitualmente al país, como sospechosos ante las autoridades francesas, debido a su presunto integrismo religioso.