Ford niega que Trump haya influido en sus decisiones e inversiones

La empresa automovilística rechazó, como había afirmado el aspirante republicano, que su decisión de transferir la producción de camiones semipesados a Ohio en vez de a México en 2011 había tenido ...
Donald Trump sonríe al recibir aplausos después de hablar en un mitin en el Atkinson Country Club de Atkinson, New Hampshire
Donald Trump sonríe al recibir aplausos después de hablar en un mitin en el Atkinson Country Club de Atkinson, New Hampshire (AP)

Washington

Ford desmintió hoy que haya modificado sus planes de producción en Estados Unidos y México siguiendo el consejo del magnate inmobiliario y precandidato republicano a la Presidencia de EU Donald Trump. Ford "ni ha hablado con Trump ni hemos hecho cambios en nuestros planes", señaló la empresa en un comunicado remitido a Efe.

"Decidimos transferir la producción de los camiones semipesados F-650 y F-750 a la planta de montaje de Ohio en 2011, mucho antes de que cualquier candidato anunciara su intención de convertirse en presidente de Estados Unidos", añadió el comunicado.

La respuesta de Ford se produce después de que Trump colgara una serie de mensajes en la red social Twitter, en los que proclamaba que era responsable de la decisión del fabricante de producir los camiones en Estados Unidos, en vez de México.

"Se dice que Ford Motor, gracias a mi constante insistencia en eventos multitudinarios, va a cancelar su acuerdo de ir a México y va a quedarse en Estados Unidos", dijo el polémico Trump en Twitter.

"Estamos orgullosos de que Ford haya invertido 10,200 millones de dólares en plantas estadunidenses desde 2011 y contratado cerca de 25 mil empleados estadunidenses", afirmó hoy la empresa.

"En conjunto, más del 80 % de nuestras inversiones anuales en Norteamérica se hace en Estados Unidos y el 97 % de nuestra ingeniería en Norteamérica se realiza en EU", agregó la compañía.

Desde que anunció en junio su candidatura a la nominación republicana para las elecciones presidenciales de 2016, el magnate no ha dejado de cuestionar las relaciones comerciales que mantiene EU con países como México, China o Japón y ha abogado por políticas proteccionistas para defender a la industria nacional.