Fiscal argentina niega manipulación de pruebas en caso Nisman

Ante críticas a los investigadores sobre manipulación de pruebas en la habitación donde murió hace casi cinco meses el fiscal que acusó a la presidenta Cristina Kirchner de encubrir a Irán por el ...
Miles de argentinos se manifestaron en la "Marcha del silencio" en Buenos Aires en homenaje al fiscal Nisman un mes después de su muerte
Miles de argentinos se manifestaron en la "Marcha del silencio" en Buenos Aires en homenaje al fiscal Nisman un mes después de su muerte (Reuters)

Buenos Aires

La justicia preservó debidamente el lugar donde murió hace casi cinco meses el fiscal argentino Alberto Nisman, acusador de la presidenta Cristina Kirchner de encubrir a Irán por el ataque al centro judío AMIA en 1994, dijo hoy la procuradora del caso.

"La escena del hecho no se contaminó. Fue debidamente preservada. Sólo estaban presentes el personal de Policía Científica y la médica legista", dijo la fiscal Viviana Fein a la radio FM Voreterix.

La procuradora fue consultada a raíz de críticas a los investigadores por una presunta manipulación de pruebas, difundidas el domingo por el programa de canal 13 de televisión Periodismo para Todos.

El programa reveló fragmentos del video policial del procedimiento en la casa de Nisman en la que se ve cómo un perito limpia parte de la sangre con la que estaba manchada la pistola calibre 22 usada para disparar el tiro mortal.

"No se limpió la totalidad del arma. Y se usó papel higiénico. El arma tuvo lógicamente que ser manipulada para ubicar el calibre del arma y sus numeraciones", indicó Fein. En la transmisión televisiva se intentó explicar que en la limpieza se habrían borrado huellas de quienes sostuvieron la pistola.

"Le pregunto a cualquier persona con sentido común: si no se determinaba el arma y el calibre, ¿cómo puedo determinar después que se trata del mismo arma? Y de haber habido huellas debajo de la sangre, suponiendo que fuese así, es imposible encontrarlas", sostuvo Fein.

Nisman fue hallado muerto en el baño de su apartamento, con la puerta semicerrada y un disparo en la cabeza, el 18 de enero, cuatro días después de acusar a Kirchner de proteger a ex gobernantes iraníes.

El jefe de Gabinete argentino, Aníbal Fernández, declaró a la prensa que la difusión del vídeo de la Policía "no cambia absolutamente nada", aunque instó a los argentinos a cuestionarse "por qué eso se hizo público, porque debiera ser de exclusividad del sumario".

La grabación muestra a un perito con guantes que retira parte de la sangre con un dedo para leer la identificación del arma y después limpia esa parte con papel higiénico por orden de Fein.

En otro plano, puede verse el cargador recién extraído, sin sangre, y un poco después, al perito con guantes ensangrentados que toca el cargador y las balas que extrae del mismo.

Fein precisó que la labor realizada por el experto "no es limpiar el arma, es tratar de localizar la numeración del arma y su calibre con un elemento como era en ese momento el papel higiénico". A su juicio, fue "imperativa" esa manipulación de la pistola bersa calibre 22 de la que salió la bala que mató a Nisman para poder identificarla.

El vicepresidente del Colegio argentino de peritos médicos legistas, Ernesto Duronto, se mostró en desacuerdo y denunció en radio Mitre que sus colegas hicieron "todo lo que no se debe hacer".

Duronto comparó la limpieza de la pistola a "actuar como un sicario" al argumentar que de esa forma "se borra todo, todo, no solo la sangre sino impresiones que pueda haber debajo de ella".

En declaraciones a Efe, la abogada penalista Marta Nercellas opinó que "se quedaron sin prueba, hicieron desaparecerla" al denunciar la "muy poca seriedad" con la que trabajaron.

Nercellas fue una de las personas a las que Nisman reveló anticipadamente que pensaba denunciar a la presidenta argentina, Cristina Fernández, por presunto encubrimiento de terroristas, plan que concretó el pasado 14 de enero.

Esta abogada expresó que es "una irregularidad muy fuerte" que fueran funcionarios gubernamentales, como el secretario de Seguridad, Sergio Berni, quienes dirigiesen el operativo esa noche ya que, a su juicio, "el Poder Ejecutivo era el principal sospechoso".

Berni sostuvo que su llegada al domicilio de Nisman fue posterior al peritaje en el baño y remarcó que "toda la investigación fue conducida por Fein, en presencia del juez". La única coincidencia entre las múltiples voces que se sumaron hoy a la polémica fue la veracidad de las imágenes difundidas.

La existencia de irregularidades en la escena de la muerte de Nisman ya había sido denunciada por la testigo ocasional Natalia Fernández, quien declaró haber visto a "unas cincuenta personas" en la casa del fiscal y detallar que "tocaban todo", "tomaban mate y pidieron medialunas".

En 2006, con respaldo del gobierno, Nisman había acusado al ex presidente iraní Ali Rafsanjani, entre otros ex funcionarios, de instigar el atentado que mató a 85 personas e hirió a otras 300 al ser destruida la sede de la Asociación Mutual Israelita (AMIA) hace 21 años.

Nisman se opuso al acuerdo de Argentina con Irán para sentar a los acusados en el banquillo por considerar que se trataba de exculparlos. El acuerdo nunca se cumplió y magistrados argentinos desestimaron la denuncia de Nisman por falta de pruebas.

La pistola hallada debajo del cuerpo de Nisman le había sido prestada por un colaborador suyo, único imputado por el delito de entregar un arma sin permiso legal. Peritajes médicos y criminalísticos serán considerados dentro de un mes por Fein. Peritos forenses se inclinan por la hipótesis del suicidio. La familia querellante sostiene que fue asesinado y siembra sospechas sobre el colaborador del fiscal.