Fiscal general de Guatemala, candidata a Nobel de la Paz

Claudia Paz y Paz confirmó que es una de las nominadas al premio, que será anunciado el próximo viernes en Oslo, por su trabajo en el proceso por genocidio contra el ex dictador Efraín Ríos Montt.
Claudia Paz y Paz, en su despacho
Claudia Paz y Paz, en su despacho (EFE)

Guatemala

La Fiscal General de Guatemala, Claudia Paz y Paz, confirmó hoy que es una de las nominadas al Premio Nobel de la Paz 2013 que será anunciado el próximo viernes en Oslo, por su trabajo en el proceso por genocidio contra el ex dictador Efraín Ríos Montt.

"Ser nominada y estar entre las posibles ganadoras es un gran honor, pero sobre todo un compromiso", afirmó en conferencia de prensa la funcionaria, quien dijo que la nominación es un reconocimiento al trabajo de equipo de toda la Fiscalía guatemalteca.

Paz, quien asumió el cargo en 2010 y concluye este año, pero que podría ser reelegida, explicó que hace unos días recibió la notificación de su candidatura al Nobel de la Paz.

La fiscal guatemalteca fue nominada por el desempeño de esa institución en el juicio por genocidio contra el ex dictador Efraín Ríos Montt (1982-1983), que se encuentra actualmente suspendido por una resolución de la Corte de Constitucionalidad.

El director del Instituto de Investigación sobre la Paz de Oslo (PRIO en inglés), Kristian Berg Harpviken, también anunció la nominación de la funcionaria guatemalteca, quien el año pasado fue incluida en la lista de la revista Forbes de las mujeres más poderosas, que están cambiando el mundo en política y políticas públicas.

"Es importante por el hecho de que en cortes (de justicia) regulares se ha formado una plataforma principal para perseguir casos de alto nivel", indicó Harpviken, según la agencia estatal del gobierno guatemalteco.

Harpviken dijo que hay 259 candidatos inscritos para el Premio Nobel de la Paz 2013. Ríos Montt, de 86 años, fue condenado a 80 años de prisión en el primer juicio por genocidio en Guatemala, pero luego la sentencia histórica fue revertida diez días después. El proceso está en un impasse y posiblemente se reinicie el próximo año.

El ex dictador fue acusado de la autoría intelectual de la masacre de 1,771 personas de la etnia Ixil ocurrido en 1982 en comunidades del departamento de Quiché (norte). Una guatemalteca, la líder indígena Rigoberta Menchú, recibió el Premio Nobel en 1992 por su trabajo en la denuncia de las masacres y la discriminación de los pueblos autóctonos.