Feroz batalla entre kurdos y EI por la ciudad de Ain al Arab

Mientras los kurdos del norte de Siria defienden arduamente la estratégica ciudad, asediada por el Estado Islámico, con el apoyo aéreo de la coalición, el parlamento turco vota mañana intervenir ...
Una madre kurda llora mientras sostiene a su bebé en la ciudad turca de Suruc, en el sureste de Turquía, tras cruzar la frontera
Una madre kurda llora mientras sostiene a su bebé en la ciudad turca de Suruc, en el sureste de Turquía, tras cruzar la frontera (AFP)

Mursitpinar

Las fuerzas kurdas defendían hoy "ferozmente", con apoyo aéreo de la coalición, su estratégica ciudad de Ain al Arab, asediada por el grupo Estado Islámico, en el norte de Siria, en la frontera con Turquía, cuyo Parlamento debe examinar este jueves una moción que autoriza la intervención del ejército en Irak y Siria.

"Aunque inferiores en número y armas, los combatientes kurdos se niegan a retirarse (de Ain Al Arab) y defienden ferozmente la localidad ante los yihadistas del EI", en el norte del país, dijo el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), Rami Abdel Rahman.

Por otra parte, hoy se supo que la guerra civil siria se cobró este martes la vida de 41 niños que murieron, junto a siete adultos, en un doble atentado perpetrado por un suicida ante su escuela, en la ciudad Homs (centro), controlada por el régimen. Al menos 18 personas --nueve kurdos y nueve yihadistas-- murieron en los intensos combates de Ain al Arab, situada cerca de la frontera turca, según el OSDH.

Los yihadistas se hallan a dos o tres kilómetros de esta ciudad --Kobane en kurdo-- indica el OSDH, que dispone de una red de fuentes en el interior de Siria. Las ambulancias transportaron a combatientes heridos a Turquía en medio de un intenso fuego de mortero, informó un corresponsal de la AFP en la parte turca.

Ankara reforzó el lunes su dispositivo militar alrededor del puesto fronterizo de Mursitpinar (sur), tras la caída de tres obuses provenientes de la zona de los combates. Los defensores kurdos de Ain al Arab recibieron el apoyo de aviones de la coalición internacional liderada por Estados Unidos, que realizó tres ataques entre el martes y el miércoles, informó el Pentágono.

Los ataques destrozaron un vehículo armado, una pieza de artillería y un tanque. Al menos ocho yihadistas murieron, según informes del OSDH. El doble atentado de Homs, que por su brutalidad recuerda los ataques yihadistas, fue protagonizado por un suicida que primero hizo estallar un artefacto ante la escuela y luego otro que llevaba encima, en medio de escenas de pánico de los chicos.

Turquía dispuesta a luchar

Tras reforzar su dispositivo en la frontera, el Gobierno turco presentó en el Parlamento una moción para autorizar la intervención de su ejército en Irak y Siria junto con la coalición que cuenta con la participación, con diversos grados de implicación, de medio centenar de países.

El texto, presentado por el Gobierno islamo-conservador del presidente Recep Tayyip Erdogan, debería ser aprobado por amplia mayoría. Prevé la posibilidad de realizar operaciones militares en Irak y Siria, así como el estacionamiento o paso por Turquía de soldados extranjeros de la coalición.

No obstante, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, pidió a la coalición que haga algo más que largar "toneladas de bombas" contra los yihadistas y piense sobre todo en una solucion "duradera".

En Irak, los peshmergas kurdos atacaban en tres frentes simultáneos, en la ciudad de Rabia, cerca de la frontera con Siria, al norte de Mosul, controlada por los yihadistas, y al sur del centro petrolero de Kirkuk, informaron comandantes. En Rabia, doce yihadistas se pertrecharon en una clínica y estaban rodeados, informaron líderes militares kurdos.

Más al sur, tribus sunitas repelieron hoy una nueva ofensiva yihadista contra Duluiya, con un resultado de catorce muertos, informaron la policía y los servicios médicos. Al menos 52 miembros del yihadista Estado Islámico (EI) y siete milicianos tribales han muerto en las últimas horas en choques con policías y bombardeos aéreos en la provincia de Saladino, al norte de Bagdad, informaron a Efe fuentes de seguridad.

Diecisiete extremistas perdieron la vida anoche, cuando fuerzas del EI atacaron desde diversos puntos la zona de Al Yabur, en el sur de la ciudad de Duluiya, y se enfrentaron con policías y milicianos tribales durante más de dos horas. Entre los yihadistas muertos figuran un suicida que portaba un cinturón explosivo y otro de nacionalidad saudí.

El ataque del EI a la zona fue acompañado por bombardeos de artillería por parte de los extremistas. La Jefatura de Operaciones de Seguridad de la ciudad de Samerrá, de la que depende Duluiya, informó en un comunicado de que más de veinte yihadistas fallecieron anoche en bombardeos aéreos a varios refugios del EI en el este de Duluiya.

Otros quince yihadistas fueron abatidos en ataques aéreos iraquíes a posiciones del EI en el este de esa misma ciudad. El sector norte de Duluiya está bajo control del EI, mientras que en la parte sur sus habitantes todavía ofrecen resistencia a los yihadistas, que ya dura 106 días.

Por otro lado, las fuentes explicaron que siete milicianos del clan Al Yabur murieron en unos combates que se reanudaron esta madrugada, sin que los yihadistas lograran avanzar. Irak mantiene desde junio pasado una cruenta guerra contra el yihadista EI, que ha proclamado un califato en las zonas de Irak y Siria bajo su control.

Un cazabombardero de la coalición mató a nueve militantes en una base del EI cerca de la ciudad de Hawijah, informó una alta fuente de inteligencia iraquí. En Bagdad, un coche bomba mató a catorce personas.

Al menos 1,119 iraquíes murieron de forma violenta en todo el país en septiembre, según un balance provisional publicado hoy por la ONU. Francia, que apoya la coalición con seis aviones Rafale y casi mil soldados, anunció que enviará tres aviones más y un navío de guerra.