Tiroteo a policías en Ferguson "accidental", dice defensa

Ell acusado, Jefffrey Williams, dijo a los investigadores que no pretendía atacar las fuerzas de la ley, sino a una persna con la que tenía una disputa. 
Robert McCulloch, fiscal del Condado de Saint Louis, declaró que la fiscalía se encuentra escéptica ante las declaraciones de la defensa de Jeffrey Williams
Robert McCulloch, fiscal del Condado de Saint Louis, declaró que la fiscalía se encuentra escéptica ante las declaraciones de la defensa de Jeffrey Williams (AP)

Missouri

Un hombre acusado de disparar a dos policías la semana pasada en Ferguson no pretendía atacar a los agentes ni apuntaba hacia los manifestantes reunidos en una protesta nocturna, dijeron el lunes sus abogados contradiciendo una versión del crimen proporcionada antes por la policía.

Además, el abogado de la defensa Jerryl Christmas sugirió que la policía del condado de Saint Louis podría haber hecho un uso excesivo de la fuerza al detener al sospechoso, Jeffrey Williams, diciendo que su cliente presentaba contusiones en la espalda, hombros y rostro y un golpe en la cabeza.

El portavoz policial Brian Schellman describió las alegaciones del letrado como "completamente falsas", añadiendo que una enfermera había examinado a Williams al ingresar en la cárcel del condado, un procedimiento estándar para todos los nuevos reos.

"La enfermera dio de alta a Williams como apto para la reclusión", dijo.

El sospechoso está acusado de disparar a dos agentes el jueves de madrugada ante la comisaría de Ferguson, donde se han producido protestas desde que Michael Brown, de 18 años, murió baleado por la policía.

Williams, de 20 años, compareció el lunes ante un tribunal tras su detención el domingo acusado de agresión con agravantes, acción criminal armada y delito de armas. La próxima sesión se celebrará el 31 de marzo. Christmas no compareció en la breve vista y dijo que había hablado por primera vez con su cliente el lunes por la tarde.

"No fue ninguna clase de tiroteo de emboscada", dijo el abogado en una entrevista con Associated Press, en contra de la versión que ofreció el jefe de policía del condado de Saint Louis, Jon Belmar, sobre el tiroteo del 12 de marzo ante la comisaría. "Esos agentes fueron baleados de forma accidental".

Williams dijo a los investigadores que no pretendía atacar a las fuerzas de la ley y en cambio apuntaba a otra persona con la que tenía una disputa, según las autoridades. Pero esa afirmación se vio recibida con escepticismo por el fiscal del condado, Robert McCulloch.

"No estamos seguros de que nos creamos del todo esa parte", dijo el fiscal el domingo.

Christmas dijo no estar al tanto de los detalles sobre una posible disputa anterior al tiroteo.

La balacera se produjo cuando los manifestantes empezaban a dispersarse. La protesta seguía a la dimisión del jefe de policía de la ciudad, Tom Jackson, tras la publicación de un informe del Departamento de Justicia que halló extendidos prejuicios raciales en las prácticas de la policía municipal.

Christmas dijo que su cliente no era un asistente habitual de las manifestaciones en Ferguson, en línea con las declaraciones de líderes de las protestas que dijeron no reconocer a Williams como un manifestante.

"Esa pequeña franja se ha convertido en el sitio donde pasar el rato", dijo Christmas, señalando que la zona ha atraído a más gente, además de los activistas.

Williams está detenido bajo fianza de 300.000 dólares. El abogado señaló que su cliente está desempleado y espera un hijo con su novia.

Nadie respondió el lunes a la puerta de la casa que Williams indicó como su domicilio en documentos judiciales, situada en el norte del condado. Varios vecinos dijeron no conocerlo. La casa se encuentra unas 5 millas al nordeste de la comisaría de Ferguson.

Según registros judiciales de 2014, Williams vivía en el cercano pueblo de Jennings, vecino de Ferguson. Nadie respondió en su dirección allí.

Documentos accesibles en internet del tribunal estatal señalan que un nombre identificado como Jeffrey Williams con el mismo domicilio que el que indicó la policía el domingo fue acusado en 2013 de aceptar propiedad robada y del uso fraudulento de un dispositivo de crédito o débito.

Los dos agentes heridos podrían haber muerto fácilmente, señaló Belmar. Uno de ellos, agente de 41 años de la policía del condado, recibió un disparo en el hombro derecho con una herida de salida en la espalda. El disparo alcanzó al segundo, un policía de Webster Groves de 32 años, en la mejilla derecha justo debajo del ojo, y la bala quedó alojada detrás de su oreja.

Los agentes fueron dados de alta horas después del ataque.

El Departamento de Policía de Ferguson ha atraído la atención de todo el país desde que Brown, negro y que estaba desarmado, murió a manos del agente Darren Wilson, que es blanco. Un jurado de instrucción declinó procesar a Wilson en noviembre. Además, un informe del Departamento de Justicia publicado el 4 de marzo lo absolvió de delitos contra los derechos civiles. El agente dimitió en noviembre.

Otro informe del Departamento de Justicia desveló extendidos prejuicios raciales en la policía de la ciudad y en un sistema judicial municipal centrado en obtener beneficios económicos, a costa de vecinos en su mayoría negros y de bajos ingresos.