Holder intenta bajar tensión en Ferguson con visita

El secretario de Justicia de EU se reunió con residentes y funcionarios locales para tratar el tema de la muerte de Michael Brown y aseguró que la investigación será "completa e imparcial".
Las manifestaciones en Ferguson continúan por la muerte de Michael Brown; hoy un gran jurado analiza si somete a proceso al policía que disparó.
Las manifestaciones en Ferguson continúan por la muerte de Michael Brown; hoy un gran jurado analiza si somete a proceso al policía que disparó. (AFP)

Ferguson

El secretario de Justicia de Estados Unidos, Eric Holder, llegó este miércoles a la localidad de Ferguson (Misuri, centro), donde se reunió con residentes y funcionarios locales para intentar reducir las tensiones y las protestas por la muerte a balazos de un joven negro por un policía blanco hace 11 días.

Se trata del funcionario de mayor jerarquía de la administración estadunidense que visita Ferguson, escenario casi a diario de manifestaciones y episodios de violencia desde que fuera asesinado Michael Brown, de 18 años.

Holder prometió el martes que la investigación de la muerte será "completa, imparcial e independiente", pero precisó que "llevará tiempo".

Un gran jurado, que debe decidir si se abre un proceso contra el policía que mató a Brown, comenzó a estudiar el caso este miércoles.

Pero la decisión podría hacerse esperar hasta mediados de octubre, precisó el fiscal Robert McCulloch, urgido por los manifestantes para que acuse formalmente al policía autor de los disparos.

La Policía anunció este miércoles que había detenido a 47 personas durante la noche anterior.

Por primera vez en los últimos 10 días, las manifestaciones de la noche del martes se desarrollaron, salvo excepciones, en un ambiente de relativa calma.

Varios centenares de personas se reunieron cerca del lugar donde el 9 de agosto Brown, de 18 años, fue alcanzado por los disparos de un policía, para expresar su ira y exigir que se haga justicia.

"¡No disparen!", gritaban los manifestantes, con los brazos en alto, ante agentes antimotines, quienes tras haber intentado durante varios días garantizar el orden con carros blindados y el lanzamiento de gases lacrimógenos, optaron por un perfil más bajo.

Acusada de brutalidad por numerosos residentes de este suburbio de St. Louis de población mayoritariamente negra, la Policía solo intervino brevemente para poner fin a un altercado, y los manifestantes reanudaron su marcha en calma, informó un periodista de la AFP.