El rey Felipe VI ve pocas opciones de evitar nuevos comicios en España

A pesar de que ningún partido quiere que se repitan los comicios generales, el fracaso en las negociaciones pudo constatarse en la ronda de contactos del monarca, que hoy se reunió con los ...
El rey Felipe VI saluda a Alberto Garzón, líder de Izquierda Unida, antes de su entrevista en el palacio de La Zarzuela, en Madrid
El rey Felipe VI saluda a Alberto Garzón, líder de Izquierda Unida, antes de su entrevista en el palacio de La Zarzuela, en Madrid (AFP)

Madrid

Ningún partido aboga por repetir elecciones en España, pero hasta el propio rey Felipe VI lo dio hoy ya casi por seguro al iniciar la tercera y última ronda de consultas que celebra con las fuerzas parlamentarias desde los comicios de diciembre en busca de un posible candidato a la presidencia del Gobierno.

El monarca escuchó el convencimiento de los representantes de los partidos a los que recibió de que el país se encamina a una nueva cita con las urnas el 26 de junio porque no hay opción de llegar a un acuerdo que permita la investidura de un jefe del Ejecutivo.

Salvo sorpresa, el Parlamento se disolverá el 3 de mayo y ese día quedarán convocados nuevos comicios para seis meses después de los que hubo en diciembre, algo insólito en la historia de España.

Ante esa posibilidad, el monarca expresó hoy la petición de que la nueva campaña electoral sea lo más austera posible para no gravar más a las arcas públicas españolas, que sufren aún las consecuencias de los años de crisis económica, una idea que ya antes expresaron varias formaciones.

La campaña electoral de las elecciones generales de diciembre costó 130 millones de euros al Estado español, sin contar con el gasto de los propios partidos en ella, que en su mayoría se sufraga con subvenciones públicas en función de los votos y la representación obtenida en los comicios anteriores.

"El rey ha escuchado con atención que esto es una oportunidad perdida", dijo el diputado Pedro Quevedo, de Nuevas Canarias, la formación más pequeña del Congreso, que fue recibido el primero por el monarca en un orden de menor a mayor.

"Ha expresado (su deseo de) que los partidos políticos no cansemos a los ciudadanos y que la campaña electoral sea lo menos costosa posible para la sociedad", manifestó por su parte Isidro Martínez Oblanca, de Foro Asturias.

Mañana martes será cuando Felipe VI reciba a los líderes de los cuatro principales partidos de España, también en orden ascendente: Albert Rivera, de Ciudadanos; Pablo Iglesias, de Podemos; el socialista Pedro Sánchez y el líder del Partido Popular (PP) y jefe del Ejecutivo en funciones, Mariano Rajoy.

Públicamente, nadie descarta que pueda haber un acuerdo de último momento entre tres ellos, pero el clima general apunta a lo contrario. Las formaciones, de hecho, han iniciado ya una precampaña de facto, multiplicando los actos y los viajes por España de sus líderes y esbozando ya las estrategias para una nueva cita electoral.

En este tiempo, Rajoy ha insistido en la formación de una gran coalición con el Partido Socialista (PSOE), que Pedro Sánchez ha rechazado tajantemente cada vez. Y el socialista, que cerró con Ciudadanos un acuerdo insuficiente aritméticamente para su investidura, que intentó a principios de marzo, quiso sumar sin éxito a Podemos a esa solución.

España se encuentra sin Gobierno -con el de Rajoy en funciones- desde un día después de las elecciones del 20 de diciembre. Son ya más de cuatro meses, algo sin precedentes. Si como todo apunta se repiten los comicios en junio, el país estará al menos ocho meses sin Ejecutivo, y eso contando con que los resultados no vuelvan a dar lugar a un bloqueo político como el actual.

El nuevo Parlamento no puede constituirse antes de finales de julio y después el rey tendrá que volver a abrir una nueva ronda de consultas y las formaciones tendrán que negociar.