Felipe VI convoca a los partidos españoles: o Gobierno o elecciones

El monarca volverá a recibir a los líderes de los partidos el 25 y 26 de abril en la tercera y última ronda de consultas, para nombrar un jefe de gobierno antes de que haya que convocar a nuevos ...
El rey de España, Felipe VI, durante la presentación de las cartas credenciales del nuevo embajador de Italia, Stefano Sannino (d)
El rey de España, Felipe VI, durante la presentación de las cartas credenciales del nuevo embajador de Italia, Stefano Sannino (d) (EFE)

Madrid

El rey Felipe VI volverá a recibir a los representantes de los partidos españoles el 25 y 26 de este mes en el Palacio de la Zarzuela. Será la tercera ronda de consultas, y la última, en busca de un candidato a jefe del Ejecutivo desde las elecciones de diciembre, cuyo resultado dejó a España en un bloqueo político que puede llevar al país a tener que repetir comicios.

Felipe VI comunicó hoy al presidente del Congreso de los Diputados, el socialista Patxi López, su decisión de hacer un último intento por lograr la investidura de un jefe de Ejecutivo antes de que cumpla el plazo para convocar nuevas elecciones.

Si el 2 de mayo no hay presidente del Gobierno, España volverá a las urnas el 26 de junio, seis meses después de haber votado en diciembre. Es una situación sin precedentes en la historia del país, que va camino de cuatro meses sin Ejecutivo. El de Mariano Rajoy está en funciones desde diciembre y así seguiría hasta que se forme nuevo Gobierno tras los comicios, como pronto en septiembre.

El 27 de abril es la fecha límite para que el rey proponga un candidato a la investidura con el margen suficiente para que se celebren dos votaciones con las 48 horas de diferencia que marca la ley si son necesarias: la primera, el 30 de abril, para intentar una investidura por mayoría absoluta y la segunda, el 2 de mayo, para tratar de alcanzar una mayoría simple de más síes que noes.

De todas formas, si tras conversar con los partidos el rey no ve ningún candidato con opciones, no tiene por qué nombrar aspirante a la investidura. Tampoco tenía obligación de convocar esta tercera ronda de consultas; lo hace para dar una última oportunidad.

Vetos mutuos de los partidos

A día de hoy, el país parece abocado a volver a las urnas por los vetos mutuos de las cuatro fuerzas que tienen en sus manos la gobernabilidad del país: el Partido Popular (PP) de Rajoy, el Partido Socialista (PSOE) de Pedro Sánchez, la formación izquierdista Podemos y la liberal Ciudadanos.

Sánchez, que ya intentó en marzo sin éxito la investidura por encargo del rey, mantiene oficialmente su aspiración a un pacto con Podemos y Ciudadanos que eche de La Moncloa a Rajoy, cuyo Gobierno está en funciones desde los comicios de diciembre. Pero tras la reunión de las tres fuerzas la semana pasada quedó claro que no es posible por el veto cruzado entre los dos partidos nuevos. "Demos una oportunidad al cambio", pidió hoy.

Sánchez tiene un pacto firmado con Ciudadanos y quiere que se sume a él Podemos, que lo que aspira es a una coalición de Gobierno de izquierdas sin el partido liberal. Esa opción requeriría el apoyo de fuerzas independentistas en el Congreso, una ayuda que los barones de su partido han prohibido a Sánchez negociar.

La otra opción aritméticamente posible, la gran coalición con el PSOE que propone Rajoy con él como presidente, es rechazada de plano por el líder socialista. "Con el Partido Popular no hay acuerdo posible", volvió a decir hoy Sánchez.

El líder socialista dijo hoy que "no se rinde" y pidió a Podemos que, en "la hora límite" antes de que se convoquen nuevas elecciones, haga posible un pacto para "poner fin al gobierno de la vergüenza" de Mariano Rajoy. Sánchez también solicitó a Ciudadanos que "abandone las líneas rojas" y favorezca una negociación con Podemos para negociar un acuerdo tripartito antes de la ronda de consultas del rey.

La respuesta de Ciudadanos fue considerar "casi imposible" llegar a un acuerdo en dos semanas al asegurar que los partidos "de la pinza", PP y Podemos, se han puesto ya en marcha para unas nuevas elecciones, en palabras del portavoz en el Congreso, Juan Carlos Girauta.

Por su parte, el portavoz parlamentario de Podemos, Íñigo Errejón, mantuvo su rechazo a los liberales y subrayó que hay una "mayoría progresista" capaz de sacar iniciativas adelante, en alusión a la unión de partidos de izquierda y nacionalistas.

Mientras tanto, el PP también repartió culpas por el bloque a otros partidos, en especial a los socialistas y a los liberales, a los que acusó de "jugar" con los españoles al dar la impresión de que ambos podrían gobernar.

PSOE y Ciudadanos han mantenido en estas semanas el acuerdo firmado con cerca de doscientas medidas que aplicar por un nuevo gobierno, pero la suma de ambos (130 escaños) queda lejos de la mayoría absoluta de la Cámara (176).

Pese a que ninguno de los partidos quiere aparecer como culpable de que haya que repetir elecciones, todos dan por hecho que es lo que más probabilidades tiene de ocurrir y trazan ya estrategias para la campaña electoral. El debate se ha abierto de hecho en torno a ella, ante el hastío que muestran ya los españoles en las encuestas y el coste que tiene para las arcas del Estado.

Acortar las dos semanas de duración que tiene la campaña, como sugirió esta semana el ministro de Justicia en funciones, Rafael Catalán, no es posible porque un Gobierno interino no puede modificar la ley. Pero los partidos parecen coincidir en acometer un recorte de gastos si hay que volver a las urnas.

Cataluña busca reunión con Rajoy

De otra parte, el jefe del Ejecutivo de Cataluña, Carles Puigdemont, busca una reunión con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, la primera entre ambos desde que asumió en enero las riendas de la región del noreste con el objetivo de conducirla hacia la independencia.

El gabinete de Puigdemont llamó hoy al de Rajoy con intención de fijar un encuentro, aunque esto aún no se ha producido, según informó el Gobierno regional de Cataluña. Puigdemont ya se ha reunido con los líderes del Partido Socialista (PSOE), Pedro Sánchez, y Podemos, Pablo Iglesias, segunda y tercera fuerza de España. El viernes lo hará con Albert Rivera, el de la cuarta formación del país, el partido liberal Ciudadanos.

La reunión con Rajoy se busca cuando éste y su Gobierno se encuentran en funciones de forma interina en el palacio de La Moncloa tras las elecciones generales de diciembre y en espera de que se forme un nuevo Ejecutivo o haya que repetir comicios. "No hay concreción pero si voluntad de estar a disposición de hablar", dijo la portavoz del Gobierno catalán, Neus Munté, quien dejó en manos del Ejecutivo de Rajoy decidir dónde se celebra la cita.

Cataluña tiene 7.5 millones de habitantes y es una de las regiones más ricas de España, pero también la más endeudada. Se haya inmersa desde 2012 en un proceso de secesión en abierto desafío a las instituciones españolas.

Puigdemont asumió la jefatura del Ejecutivo catalán en enero, tras la retirada de Artur Mas, impulsor hasta entonces de la vía secesionista. Contempla su Ejecutivo como una especie de Gobierno de transición dirigido a proclamar la independencia de la región española en 2017, aunque en los últimos meses ha dejado en el aire el plazo de año y medio que se había dado inicialmente para ello.