Felipe VI defiende la "colaboración" y tiende la mano a Cataluña

El nuevo rey mostró su "respeto" y defendió "una colaboración sincera y generosa" en su primera visita a una comunidad autónoma hoy enfrentada con el gobierno español por sus aspiraciones ...
El rey Felipe VI, durante su discurso en el Foro IMPULSA en el auditorio del Palacio de Congresos en Gerona
El rey Felipe VI, durante su discurso en el Foro IMPULSA en el auditorio del Palacio de Congresos en Gerona (AFP)

Gerona

Tras una semana de reinado, Felipe VI de España tendió la mano a Cataluña en su primera visita a esta comunidad autónoma enfrentada con Madrid por sus aspiraciones independentistas, durante la que mostró su "respeto" y defendió "una colaboración sincera y generosa". Acompañado por la reina Letizia, el rey presidió en Gerona una ceremonia de entrega de premios de la Fundación Príncipe de Girona (Gerona, en catalán), uno de los títulos nobiliarios que detentaba como heredero y que ahora recae en su hija mayor, Leonor, de ocho años.

"La colaboración sincera y generosa es el mejor camino para alcanzar las legítimas aspiraciones de cada persona y, también, para conseguir grandes metas colectivas en beneficio del bien común y del interés general", afirmó el rey en un fluido catalán en el discurso de entrega de galardones a jóvenes emprendedores.

El viaje a esta ciudad de cien mil habitantes, polo independentista de la zona, atesora un alto valor simbólico a solo cinco meses del referéndum de autodeterminación que el gobierno nacionalista de esta región del noreste de España quiere celebrar el 9 de noviembre, pese a la feroz oposición del gobierno español que la considera ilegal.

El rey se reencontró con una tierra que conoce bien por las frecuentes visitas de los últimos años pero que ahora se perfila como la prueba de fuego de su reinado debido a este desafío independentista. "Con estas visitas -muchas más últimamente- he querido, como corresponde, hacer más presente si cabe la Corona en esta tierra, para transmitir mensajes de respeto, entendimiento y convivencia", afirmó Felipe.

Con el problema enquistado desde hace meses y el diálogo roto entre Barcelona y Madrid, Felipe podría influir para buscar una salida a esta crisis: la Constitución española no le otorga poder de decisión real pero sí de mediación y arbitraje. "El rey no gobierna pero reina. El rey puede contribuir a cambiar el estado de ánimo", analiza Joan Botella, catedrático de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Barcelona.

En un discurso conciliador, el monarca alabó el amor de los catalanes por su tierra, su lengua y su cultura, su sentido emprendedor y su espíritu reflexivo y crítico. Los catalanes "han sido respetados, admirados y queridos" y "han contribuido al mismo tiempo al progreso general de España en su conjunto", afirmó.

El principal ausente de la ceremonia fue el presidente de la Generalitat, el gobierno autónomo catalán, Artur Mas, que pactó con otras formaciones nacionalistas la celebración de un referéndum de autodeterminación el 9 de noviembre. Una vez terminado el acto, Mas acudió a una cena privada posterior antes de la cuál coincidió durante unos minutos con los nuevos reyes con los que conversó cordialmente.

El líder catalán acogió con escepticismo la proclamación del nuevo rey, a la que estuvo a punto de no asistir por problemas de agenda. Mas ha resumido en varias ocasiones su posición sobre el nuevo monarca con la expresión inglesa "wait and see" ("esperar y ver"). El independentista Oriol Junqueras, líder del partido Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), segunda fuerza de la región, descartaba hoy un acercamiento del nuevo monarca.

"La experiencia nos enseña que cualquier esperanza en este sentido es vana. Si el rey quiere hacer un gesto ya lo hará y supongo que lo percibiremos todos", declaró a la AFP Junqueras, cuyo partido participó hoy en una manifestación de unas 200 personas organizada en Girona en contra de la monarquía y llena de banderas independentistas.

Presionado por el auge nacionalista de la región, especialmente en los años de crisis, y el crecimiento inexorable de ERC, con quien pactó en 2012 la celebración del referéndum, Mas mantiene firme su agenda política para llamar a los catalanes a las urnas. La misma firmeza demostró en los últimos meses el ejecutivo español en rechazar la consulta, apoyándose en la Constitución de 1978 que consagra la indivisibilidad de la nación española.

"Si el señor Mas no quiere hacer ese referéndum, que sabe, porque todo el mundo se lo ha dicho, que es ilegal, yo estoy dispuesto a escucharle", afirmó el lunes durante un viaje a Polonia el jefe de gobierno conservador Mariano Rajoy. "Pero si lo que quiere es obligarnos a los demás a que hagamos lo que él dice, pues eso va a ser muy complicado, sobre todo cuando es manifiestamente ilegal", añadió.