Felipe VI alaba a Chile como "país ejemplar" ante Bachelet

El rey de España elogió al país sudamericano en la cena de gala en honor de la presidenta chilena, la primera que recibe como soberano desde su proclamación el pasado 19 de junio.
Michelle Bachelet (c), presidenta de Chile, entre el rey Felipe VI (i) y la reina Letizia (d), antes de iniciarse la cena de gala en el Palacio Real
Michelle Bachelet (c), presidenta de Chile, entre el rey Felipe VI (i) y la reina Letizia (d), antes de iniciarse la cena de gala en el Palacio Real (AFP)

Madrid

El rey Felipe VI de España alabó hoy a Chile como "país ejemplar" que ha sido fuente de inspiración para muchas naciones, durante una cena de gala en honor de la presidenta del país sudamericano, Michelle Bachelet.

"Chile es un país ejemplar que representa, para muchas naciones del mundo, una auténtica historia de éxito y una verdadera fuente de inspiración", afirmó el rey durante la cena celebrada en el Palacio Real de Madrid en el marco de la visita de la mandataria chilena. Bachelet es la primera mandataria extranjera que el rey Felipe VI recibe en visita de Estado desde su proclamación como soberano el pasado 19 de junio.

"Chile y España, en suma, se han dotado de una relación sin duda privilegiada", añadió el soberano, que destacó las excelentes relaciones tanto económicas como políticas ante más de un centenar de invitados, entre ellos el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, y miembros de la delegación chilena.

El país sudamericano "es un socio estratégico para España, y España es actualmente el primer inversor europeo en vuestro país", donde la inversión acumulada entre 1993 y 2013 alcanza los 15,212 millones de euros.

"Esta confianza del inversor español existe porque Chile ofrece una positiva combinación de apertura económica y solidez institucional", añadió el rey Felipe. Esta relación de dos "grandes socios comerciales", afirmó por su parte la presidenta chilena en su respuesta, "está llamada a crecer en los próximos años".

Un crecimiento que se dará "en muchas áreas que serán beneficiosas para nuestras economías, sobre todo en momentos que requieren renovar los esfuerzos de emprendimiento, creatividad e innovación", añadió.

Trabajo conjunto

Las relaciones económicas son uno de los capítulos esenciales de la visita de Bachelet a España, donde hoy ya se reunió con grandes empresarios españoles. Pero, la presidenta chilena también apostó en su discurso por avanzar en otros ámbitos y "en las posibilidades de trabajo conjunto, tanto de forma bilateral como a través de la adopción de posiciones comunes en organismos multilaterales".

El rey agradeció así la ayuda de Chile para que España forme parte como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU en el periodo 2015-2016. En el seno de este organismo, ambos países compartirán "el deber de promover la paz y la seguridad en el planeta" en un "momento de grandes desafíos" por los focos de tensión que se suceden en varias partes del mundo.

Tanto Bachelet como el rey Felipe pusieron de relieve su pertenencia a la comunidad iberoamericana y se refirieron a la próxima cumbre que tendrá lugar en Veracruz a principios de diciembre. "En la próxima Cumbre de Veracruz tendremos la oportunidad de impulsar y fortalecer aún más ese gran espacio de concertación, cooperación y diálogo que compartimos con todos los países hermanos de Iberoamérica", dijo el rey.

La cena de gala marca el final de la primera jornada de Bachelet en España durante la cual se reunió con grandes empresarios españoles, que le mostraron su disposición a seguir invirtiendo en su país, y recibió las llaves de oro de la capital española de manos de su alcaldesa, Ana Botella.

El jueves, antes de partir por la noche de regreso a Chile, Bachelet visitará el Congreso de los Diputados y se reunirá con el jefe del gobierno español, Mariano Rajoy, en el palacio de la Moncloa, sede de la presidencia del ejecutivo.

La mandataria cerrará su estancia en España ofreciendo una recepción a los reyes de España en el palacio de El Pardo, residencia oficial de los presidentes en visita de Estado en España.

Compromiso de inversores españoles

Bachelet logró hoy el compromiso de los inversores españoles de seguir apostando por Chile, en momentos en que su gobierno está impulsando una ambiciosa agenda de reformas y la economía del país sudamericano muestra signos de fuerte desaceleración.

Los empresarios españoles consideran que Chile es el mejor país de América Latina para invertir y confían plenamente en que lo seguirá siendo, con independencia de los cambios estructurales que ha puesto en marcha Bachelet y que incluyen una reforma tributaria que aumenta la carga sobre el sector privado, especialmente las grandes compañías.

Ése fue el anuncio que hizo hoy el presidente de la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE), Juan Rosell, tras mantener un encuentro con la mandataria chilena, quien hoy inició una visita de Estado de dos días a España.

"Por la experiencia que tenemos en los últimos años, los empresarios españoles creemos que Chile es de los mejores países de Latinoamérica para invertir, por no decir el mejor", declaró Rosell tras el encuentro, celebrado en el palacio de El Pardo, donde se aloja la mandataria chilena.

Poco antes de este encuentro, el rey Felipe VI y la reina Letizia habían recibido oficialmente a la presidenta Bachelet, que llegó ayer a Madrid procedente de la ciudad alemana de Colonia. La visita a Alemania y España es la primera gira que realiza Bachelet fuera de América desde que volvió a ser investida presidenta.

La jefa de Estado chilena llegó a la capital española acompañada de los ministros de Exteriores, Heraldo Muñoz; Economía, Luis Felipe Céspedes; Obras Públicas, Alberto Undurraga; Energía, Máximo Pacheco; Minería, Aurora Williams, y Presidencia, Ximena Rincón, además de diez parlamentarios y una quincena de empresarios.

En el encuentro empresarial desarrollado en la primera jornada de su visita a España, Bachelet transmitió a los empresarios la idea de que Chile sigue siendo un país abierto a la inversión, la creación de empleo y la promoción del comercio.

Pero si a la mandataria chilena le resultó fácil lograr el apoyo de los inversores españoles, otra cosa distinta fue con los empresarios chilenos, quienes hoy advirtieron, en relación con el proceso de cambios estructurales que impulsa el gobierno, que "muchas reformas en poco tiempo generan incertidumbre".

"Nosotros estamos convencidos de que hay que mantener las políticas que se han aplicado en los últimos 25 años, que han estado basadas en el diálogo y en la búsqueda permanente de acuerdo, porque esto es lo que le ha traído éxito a Chile", dijo hoy en Madrid Andrés Santa Cruz, líder de la cúpula empresarial chilena.

Reticencias de la patronal chilena

La patronal chilena ha manifestado reticencias respecto a los cambios estructurales que pretende poner en marcha Bachelet, quien volvió a la Presidencia de Chile el pasado mes de marzo con un ambicioso programa de reformas. 

Chile también obtuvo hoy el apoyo de España para la ampliación del Acuerdo de Asociación con la Unión Europea que entró en vigor en 2005, según anunció el ministro de Relaciones Exteriores, Heraldo Muñoz.

España se suma así al respaldo dado a comienzos de esta semana en Berlín por la canciller alemana, Angela Merkel, quien en una conferencia conjunta con Bachelet, aseguró que ve con buenos ojos la aspiración del país sudamericano.

Este tratado tiene tres pilares, cooperación, consultas políticas y relación comercial. Chile ya ha obtenido el apoyo a los dos primeros, pero falta el comercial, que es el más importante y complicado, porque hay que consultar a los 28 países miembros de la UE.

El apoyo español fue ratificado por el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, quien según dijo el canciller chileno, "expresó de forma muy clara que España apoyará a Chile en su propósito de modernizar el acuerdo de asociación con la Unión Europea".

En la primera jornada de Bachelet en España, la mandataria mantuvo una reunión con el rey Felipe VI en su residencia oficial del Palacio de la Zarzuela, a la que sumaron los ministros de Exteriores de España, José Manuel García-Margallo, y Chile, así como los respectivos embajadores.

Posteriormente compartió un almuerzo con los reyes, al que asistieron también los reyes Juan Carlos y Sofía, y más tarde recibió las llaves de oro de Madrid de manos de la alcaldesa de la ciudad, Ana Botella, quien destacó el ejemplo de la presidenta de Chile para todas las mujeres de la comunidad iberoamericana.