Familiares de las víctimas visitan el lugar donde se estrelló el avión malayo

Identifican en Holanda a la primera de las víctimas del avión que se estrelló en el este de Ucrania tras ser derribado por un misil, mientras continúan los combates.
Flores dejadas por los padres de una mujer australiana fallecida en el avionazo, en un resto del avión, junto a Grabovo
Flores dejadas por los padres de una mujer australiana fallecida en el avionazo, en un resto del avión, junto a Grabovo (AFP)

Gabrovo

Los primeros familiares de las 298 víctimas del vuelo MH17 visitaron hoy el lugar donde se estrelló el avión de Malaysia Airlines en el este de Ucrania, controlado por separatistas prorrusos, donde aún quedan restos de los cuerpos. Nueve días después del derribo del avión MH17 con 298 personas a bordo, entre ellos 193 holandeses y 28 australianos, los combates continúan en el este de Ucrania y Rusia es acusada de suministrar armas a los insurgentes.

"Hay cadáveres que no fueron encontrados en el lugar" en el que cayó el avión, destacó hoy el primer ministro australiano Tony Abbot. Periodistas de la AFP vieron el viernes un trozo de cuerpo humano en los campos de girasoles, señalado por una cinta blanca atada a un palo, y otro pedazo de un ser humano en el suelo quemado del lugar principal de la catástrofe.

"Está claro que todavía hay restos de cadáveres que no han sido descubiertos en el lugar", destacó Abbot, agregando que "se trata de una misión humanitaria". Australia tiene previsto enviar a cerca de 200 hombres, sobre todo policías y a un número indeterminado de soldados.

Cuarenta gendarmes y 20 policías holandeses desarmados llegaron con gran discreción a Jarkov (este de Ucrania) la noche del viernes y tenían previsto dirigirse con ropa civil al lugar para ayudar a encontrar los restos de los últimos cadáveres, pero estaban "evaluando" la situación antes de hacerlo. Sin embargo, el despliegue de una misión policial internacional debe ser ratificado por el Parlamento ucraniano.

Pese a las advertencias de Australia, una pareja de australianos, cuya hija viajaba en el avión derribado, llegó hoy al lugar en el que se estrelló el aparato y depositó un ramo de flores sobre la tierra quemada. Los últimos de los 227 féretros llegaron el sábado a Holanda, que llevará a cabo la investigación sobre lo ocurrido, pero siguen faltando 71 cuerpos.

Un equipo de forenses identificó en Holanda a una primera víctima del avión de Malaysia Airlines. "Se trata de una persona de nacionalidad holandesa", indicó el ministerio holandés de Justicia sin precisar la identidad de la víctima. El proceso de identificación de los fallecidos, de 17 nacionalidades diferentes, podría durar meses, añadió.

El Parlamento ucraniano se reunirá en sesión especial el jueves para decidir si acepta o rechaza la renuncia del primer ministro, que provocó una crisis política, indicó hoy la presidencia. Esta sesión parlamentaria especial también examinará la investigación dirigida por Holanda sobre el caso del avión de Malaysia Airlines derribado por un misil en una zona controlada por los insurgentes prorrusos, agregó la presidencia.

Sin embargo, los insurgentes prorrusos, enérgicamente criticados en el mundo por su gestión del lugar y el tratamiento reservado a los cuerpos, ya señalaron a los inspectores de la OSCE que no aceptarán la presencia en el lugar de más de 35 extranjeros. En la zona, los combates continuaban en Donetsk y Lugansk, dos capitales regionales y bastiones de los rebeldes.

Fuertes explosiones se escucharon en las últimas 24 horas en los enfrentamientos en Lugansk, según las autoridades municipales. Las fuerzas ucranianas anunciaron que perdieron a cuatro hombres y también se registraron nueve muertos civiles.

Las autoridades anunciaron que un cohete antitanque fue disparado contra la casa del alcalde de Lviv, Andri Sadovyi, una figura importante de la contestación proeuropea y contra el régimen del presidente prorruso Viktor Yanukovich, destituido en febrero. La vivienda estaba vacía en ese momento, pues el alcalde se encontraba de vacaciones con su familia.

Por último, un periodista freelance ucraniano detenido por separatistas prorrusos cuando trabajaba para CNN fue liberado, anunció hoy la cadena estadunidense. Más de mil personas murieron en el este de Ucrania desde el comienzo de las hostilidades, en abril, incluyendo a los pasajeros y tripulantes del avión de Malaysia Airlines.

Unas 230 mil personas huyeron de sus hogares, cien mil desplazados se encuentran en Ucrania y otros 130 mil escaparon a Rusia, según el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados.