Familiares del periodista ejecutado Foley rezan por los otros rehenes

Cientos de personas participaron en la misa en memoria del periodista decapitado por el EI que tuvo lugar en Rochester, New Hampshire, su localidad natal, mientras se conoció un emotivo mensaje a ...
Feligreses esperan en la iglesia de Nuestra Señora del Santo Rosario a ofrecer sus condolencias a la familia de Foley
Feligreses esperan en la iglesia de Nuestra Señora del Santo Rosario a ofrecer sus condolencias a la familia de Foley (AFP)

Rochester

Familiares del periodista estadunidense James Foley, decapitado por los yihadistas del Estado Islámico, rezaron este domingo por sus colegas secuestrados en Siria durante una misa en su memoria en la que participaron cientos de personas.

Antes de la ceremonia religiosa, que tuvo lugar en la ciudad natal del periodista, Rochester (New Hampshire, noreste), sus padres dijeron que esperan que el legado de su hijo inspire a otros para apoyar la prensa libre y para terminar con el sufrimiento en las zonas de guerra.

Diane y John Foley expresaron sus deseos de un pronto retorno de otros periodistas secuestrados en Siria y otros lugares, incluido Steven Sotloff, de 31 años, reportero estadunidense mantenido en cautiverio con Foley que ha sido amenazado de muerte. "James luchó por el amor y la esperanza", dijo Diane Foley a la AFP en la casa familiar, donde se habían reunido sus hermanos y hermana.

"Tantas personas están sufriendo en Oriente Medio ahora mismo, y hay muchos rehenes cautivos, así que esta es una misa por todos los que esperan que haya paz y también en memoria de Jim", agregó.

El esposo de Diane, John, dijo por su parte: "Rezamos por los rehenes que sobreviven y en particular Steven Sotloff. Tenemos la esperanza de que se pueda hacer algo para evitar el mismo fin que tuvo Jim". Cientos de personas ovacionaron de pie a la pareja luego del servicio, muchos conmovidos por su reacción digna tras el cruel final a un largo calvario.

El periodista, colaborador del GolbalPost y la AFP, entre otros medios, había sido secuestrado a fines de 2012 en el norte de Siria. "Su brutal muerte puede hacer abrir los ojos al mundo", dijo su madre a la AFP.

Mientras la ceremonia tenía lugar, el secretario de Estado John Kerry anunció que había sido liberado Peter Theo Curtis, un estadunidense que permaneció 22 meses en manos de un grupo islámico en Siria.

Curtis, de 45 años, escritor y periodista independiente nacido en Massachusetts (noreste de Estados Unidos), había sido secuestrado por el Frente Al Nosra, el brazo sirio de Al Qaeda, pero el hecho se había mantenido en secreto hasta ahora.

"Tengo que ir"

El obispo de Manchester Peter Libasci -quien leyó en la ceremonia un mensaje del papa Francisco- y los padres del periodista remarcaron lo importante que había sido para Foley su fe católica y contaron que otros exrehenes que pasaron tiempo con él dijeron que rezar lo había mantenido fuerte.

Libasci dijo a la AFP que Foley había aprendido a "vivir lo que creía y ser esa voz de esperanza, ser ese aliento, ser ese hombre de perdón, así que vivía su fe así como rezaba".

A la misa asistieron también sirios estadunidenses pertenecientes a la comunidad musulmana de New Hampshire, que el día antes habían celebrado una ceremonia pública para agradecer a Foley por su sacrificio para contar lo que sucede en el país.

Los padres adelantaron que organizarán una fundación caritativa en nombre de James para contribuir a la protección de los periodistas freelance y que su alma mater, la universidad Marquette, está creando una beca también en homenaje al periodista.

La pareja recordó que además de su trabajo periodístico, Foley había juntado fondos para conseguir una ambulancia para los civiles sirios y para la familia de un colega asesinado en Libia.

Diane recordó que la familia había pasado gran angustia cuando James, que había permanecido retenido tras ver la muerte de su colega en Libia, decidió volver a ese país y a Siria.

En 2012, antes de su viaje, ella le pidió que permaneciera al menos hasta Navidad. "Dijo 'Ma, estaré de vuelta para Navidad, pero tengo que ir. Sentía que tenía trabajo que hacer", contó.

Asimismo, el periodista estadunidense James Foley, salvajemente ejecutado tras ser secuestrado en Siria, narró para su familia las viscisitudes de su cautiverio en una carta oral que fue memorizada por otro rehén liberado.

En la página de Facebook de los padres del reportero, llamada "Free James Foley", aparecen extractos de la misiva que el compañero de celda del periodista reprodujo para su madre: "Hemos llegado a ser 18 detenidos, siempre en la misma celda, lo cual me ha ayudado", narra Foley, quien describe también episodios de la vida con sus padres y sus hermanos y les pide "seguir siendo fuertes".

"Tenemos conversaciones interminables sobre películas, deportes, contamos anécdotas", explica, añadiendo que los rehenes organizan juegos de sociedad: "hemos encontrado la manera de jugar a las damas, al ajedrez, al Risk (juego de estrategia)".

El periodista del GlobalPost de Boston, cuya decapitación fue publicada en internet el pasado 19 de agosto, explica cómo se sienten cuando uno de los secuestrados es liberado: "estamos tan agradecidos cuando alquien es liberado. Pero está claro que cada uno aspira a su propia liberación. Tratamos de darnos ánimos unos a otros y de compartir nuestra fuerza. Ahora nos alimentan mejor y todos los días. Tenemos té, a veces café. He recuperado el peso que perdí el año pasado".

Las ultimas frases de Foley, fallecido a los 40 años, son para su abuela, a la que recomienda "tomar sus medicamentos y caminar".