Familiares de los pasajeros del vuelo MH370 protestan en Pekín

"Queremos la verdad" y "¿Por qué nos hicieron esperar tanto?" decían algunas de las pancartas que enarbolaban decenas de familiares de los pasajeros del avión que según el gobierno malayo cayó al ...
Familiares de pasajeros del vuelo Malaysia Airlines MH370 sostienen pancartas durante la protesta de hoy  ante la embajada de Malasia, en Pekín
Familiares de pasajeros del vuelo Malaysia Airlines MH370 sostienen pancartas durante la protesta de hoy ante la embajada de Malasia, en Pekín (EFE)

Pekín, Kuala Lumpur

Decenas de familiares de los pasajeros del vuelo MH370 de la aerolínea Malaysia Airlines que desapareció el 8 de marzo exigieron conocer todos los detalles de las investigaciones. Con pancartas marcharon hoy martes en dirección a la embajada de Malasia en Pekín, informaron los medios estatales chinos.

"Queremos la verdad", decía una de la pancarta, mientras que otra señalaba: "¿Por qué nos hicieron esperar tanto?". El Ministerio de Relaciones Exteriores de China pidió a Malasia "todas las informaciones y pruebas" que llevaron a la conclusión de que el vuelo de MH370 se estrelló en el Océano Índico. De las 239 personas a bordo del Boeing 777-200 de Malaysia Airlines 153 eran chinas.

Los familiares, a los que hasta ahora se había mantenido en un hotel del noreste de Pekín, decidieron dirigirse hacia la legación después de que no se celebrara una rueda de prensa que esperaban en torno a las 10:00 hora local (02:00 hora GMT), según explicaron a Efe testigos presenciales.

Con semblante exhausto y muchos con lágrimas en los ojos, los manifestantes muestran pancartas en las que se leen mensajes como "MH370, no nos hagas esperar demasiado", "Hijo, tu padre y tu madre tienen el corazón destrozado", "Marido, vuelve a casa pronto, ¿qué van a hacer tu esposa y tu hijo sin ti?" o "Malaysia Airlines, dinos la verdad".

Muchos de ellos visten camisetas blancas con el lema "Bendito sea el MH370", que han llevado puestas durante las más de dos semanas desde que desapareció el vuelo que cubría la ruta Kuala Lumpur-Pekín con 239 personas a bordo, cerca de 40 minutos después de despegar el 8 de marzo. Los manifestantes son escoltados por la Policía china, que también ha establecido un anillo de seguridad en torno a la Embajada malaya.

Les acompañan asimismo varios autobuses, en los que iban a haberse desplazado originalmente a la Embajada, y ambulancias. Malaysia Airlines notificó el lunes por la noche a los familiares de los viajeros del vuelo MH370 que nuevos análisis de los datos facilitados por los satélites arrojan "más allá de toda duda razonable" que el avión cayó al agua en el sur del Índico al oeste de la ciudad australiana de Perth.

La compañía, que envió también un mensaje de texto en inglés a los familiares, precisó que no ha habido supervivientes. Al recibir la comunicación, se sucedieron numerosas escenas de llanto y dolor en el hotel donde se encontraban los familiares. Varios de ellos publicaron hoy de madrugada un comunicado en el que expresan su rabia contra la aerolínea, el Gobierno y los militares de Malasia, a quienes acusaron de "haber escondido la verdad", causando "destrucción psicológica y mental" de los parientes que durante 18 días se agarraron desesperadamente a la posibilidad de que los pasajeros siguieran vivos.

Los familiares chinos en Pekín han sido en las últimas semanas los más críticos con la gestión de las autoridades de Malasia de esta crisis, y les han culpado en reiteradas ocasiones de ocultar datos sobre lo ocurrido y de no proporcionarles información veraz. Mientras se vivía esta situación en el hotel Lido, los medios oficiales de la potencia asiática instaron a seguir buscando para constatar que el avión se hundió en el océano.

En señal de luto, los diarios malasios publicaron sus ediciones del martes con sus portadas en fondo negro para compartir el duelo de parientes y amigos de las víctimas del vuelo MH370 de Malaysia Airlines, después de que el primer ministro anunciara el lunes que cayó en el Océano Índico. "MH370 R.I.P (descanse en paz)" rezaba sobre fondo negro la portada del principal diario en lengua inglesa del país, The Star. Las letras de esta frase estaban compuestas por los nombres de las 239 personas que estaban a bordo del avión, más de dos tercios de ellas ciudadanos chinos.

"Buenas noches, MH370", publicó por su parte el New Straits Times, también en la portada y sobre fondo negro, haciendo una incisiva referencia a las últimas palabras recibidas por los controladores aéreos en Kuala Lumpur el 8 de marzo, y pronunciadas seguramente por el joven copiloto de la aeronave ("¡Eh bien, buenas noches!").

Eran las 01:19 hora local cuando el Boeing 777 abandonaba el espacio aéreo malasio para entrar en el vietnamita. El avión desapareció de las pantallas de los radares civiles malasios apenas unos minutos después, a las 01:30 hora local. Los diarios en chino y en malayo mantuvieron todos la misma tónica en su primera página, con predominio del negro. El Sun, un diario gratuito en inglés distribuido en ciudades de todo el país, cuyo logotipo generalmente aparece en rojo vivo, optó este martes por el negro de luto.

La víspera por la noche, durante una conferencia de prensa convocada con carácter urgente, el primer ministro malasio, Najib Razak, había informado que una nueva lectura de las observaciones de los satélites sobre la trayectoria del vuelo MH370 conducía a las aguas turbulentas de las costas occidentales de Australia, muy alejadas de cualquier eventual pista de aterrizaje practicable.

"Con profunda tristeza y dolor debo informarles que, según estos nuevos datos, el vuelo MH370 terminó en el sur del Océano Índico", declaró Najib en la rueda de prensa, citando nueva información satelital y enterrando el último atisbo de esperanza de los parientes y amigos de los ocupantes del avión.

No obstante, este anuncio no responde a ninguna de las interrogantes en cuanto a las circunstancias en que la aeronave se precipitó al océano en medio de una de las regiones más inhóspitas del mundo, a miles de kilómetros de su trayecto previsto, entre Kuala Lumpur y Pekín.

Precisamente, la búsqueda por mar y aire del avión fue suspendida, este martes, debido a un fuerte temporal, con vientos, lluvia y olas gigantes, informó la Autoridad Australiana de Seguridad Marítima (AMSA). El primer ministro australiano, Tony Abbott, ofreció hoy facilitar el viaje a su país de los familiares de las 239 personas que iban a bordo del avión malasio si se encuentran los restos del aparato.

"Yo entiendo que los seres queridos de las personas que viajaban en el avión querrán viajar a Australia en los próximos días y semanas. Ellos encontrarán un país que les da la bienvenida y que desea apoyarlos en estos momentos difíciles", aseguró Abbott en declaraciones a la prensa. Australia, que coordina las operaciones de búsqueda del avión en el Índico, suspendió hoy la misión, que comenzó el jueves pasado, debido a las malas condiciones meteorológicas, aunque Abbott prometió que se reanudarán lo más pronto posible.

El primer ministro australiano también ofreció sus condolencias a "las personas de todos los países que han perdido a sus familiares, amigos y seres queridos en la tragedia del MH370", al señalar los difíciles momentos que pasan los familiares. Estas declaraciones siguieron a la confirmación anoche por parte del primer ministro malasio, Najib Rzak, de que el avión se estrelló en las aguas situadas al suroeste de Perth, de acuerdo a nuevos datos y de que nadie sobrevivió a la tragedia.

Malaysia Airlines ayudará a las familias a viajar a Australia una vez obtenido el visto bueno de las autoridades que investigan los hechos, según la agencia local AAP. De hallarse los restos, el ministro de Defensa, David Johnston, dijo que serán trasladados previsiblemente a la ciudad portuaria de Freemantle, en el suroeste australiano, a la espera de que se determine a través de las coordinaciones con las autoridades competentes sobre su destino, agregó la AAP.

El vuelo MH370 despegó de Kuala Lumpur con 239 personas a bordo rumbo a Pekín en la madrugada del 8 de marzo y desapareció de los radares civiles de Malasia unos 40 minutos después de despegar. Los ocupantes del avión eran 153 chinos, 50 malasios (12 forman la tripulación), siete indonesios, seis australianos, cinco indios, cuatro franceses, tres estadunidenses, dos neozelandeses, dos ucranianos, dos canadienses, un ruso, un holandés, un taiwanés y dos iraníes que embarcaron con pasaportes robados a un italiano y un austríaco.