Fallo por "fondos buitre" no será revisado: Corte de EU a Argentina

Confirma sentencia para que pague su deuda de mil 470 mdd a NML y Aurelius

Washington, Buenos Aires

La Corte Suprema de Estados Unidos denegó ayer la solicitud argentina de revisar el fallo adverso a Buenos Aires en el litigio que mantiene contra fondos especulativos por el pago de deuda en default (cesación de pagos) desde 2001.

De una lista de casos examinados durante su última conferencia, el 30 de septiembre, el máximo tribunal estadunidense anunció ayer que la petición de Argentina en el caso NML Capital “fue negada”.

Esta decisión confirma el fallo de una corte de apelaciones de Nueva York, que había ordenado a Argentina pagar mil 470 millones de dólares a los fondos NML y Aurelius, llamados buitres por Buenos Aires porque compraron la deuda en default.

A la vez, el gobierno de Argentina informó que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, de 60 años, será intervenida quirúrgicamente hoy para la evacuación de un hematoma por un golpe en la cabeza, a tres semanas de elecciones legislativas en las que se pone en juego el control del Congreso en mitad de su segundo y último mandato.

“La presidenta presentó el domingo un hormigueo en su brazo izquierdo, constatando una transitoria y leve pérdida de fuerza muscular en el mismo miembro superior. Así que se indicó la intervención quirúrgica que consiste en la evacuación del hematoma”, informó el centro médico Fundación Favaloro ayer luego de la hospitalización de la mandataria.

Los médicos de la Fundación le detectaron el sábado un coágulo entre el cerebro y el cráneo a raíz de un traumatismo que sufrió el 12 de agosto pasado, sin síntomas ni estudios que mostraran en aquel entonces lesión alguna.

“No parece ser un tema grave. Toda neurocirugía trae riesgos, pero es sencilla”, comentó el cirujano especialista Carlos Schwartz.

Ante la incertidumbre sobre quién tomará durante este mes las decisiones en el gobierno (presionado por la agenda electoral y económica), la ley contempla que el ejercicio del poder quede en manos del vicepresidente Amado Boudou.

Sin embargo, ninguna ceremonia de traspaso fue anunciada oficialmente por lo que la presidenta sigue al frente del país.