España lamenta muerte del ex presidente Suárez

Personajes de la política se mostraron conmovidos ante el deceso del hombre que dirigió la transición entre la dictadura de Francisco Franco y la naciente democracia en ese país.

Madrid

Adolfo Suárez, primer presidente del gobierno durante la transición democrática española, falleció ayer a los 81 años, entristeciendo a un país que se preparaba para rendirle un homenaje.

Su muerte se debió a la enfermedad de Alzheimer, que padecía desde hace más de una década y que, contrariamente al resto de España, le hizo olvidar quién era.

El rey Juan Carlos, con quien Suárez mantuvo una estrecha relación, lamentó la pérdida de “un colaborador excepcional” y “un amigo leal”.

“El dolor no es obstáculo para recordar y valorar uno de los capítulos más brillantes de la historia de España, la transición, protagonizada por el pueblo español, impulsada por Adolfo y yo junto con un excepcional grupo de personas de diferentes ideologías”, dijo el monarca, de 76 años.

Antiguo hombre del aparato franquista, Suárez fue encargado en 1976 de formar gobierno por el rey, tras su coronación el 22 de noviembre de 1975, dos días después de la muerte del dictador Francisco Franco.

El mandato de Suárez fue ratificado después en las primeras elecciones democráticas, en 1977.

Suárez se convirtió en una de las figuras más emblemáticas del delicado periodo que permitió a España pasar página de una dictadura iniciada en 1939 luego de tres años de guerra civil.

Suárez “es una de las figuras más importantes y positivas de nuestra historia común”, dijo el jefe del gobierno, Mariano Rajoy.

El también socialista José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011) destacó el ejemplo, valentía y  legado del hombre que “lideró el cambio de una vieja y desgarrada nación a un país democrático y reconciliado consigo mismo.

“Los grandes países saben honrar a sus grandes hombres. Ésa es ahora nuestra tarea, nuestro deber con el presidente Suárez, para que su recuerdo nos reconforte y estimule”, dijo en un comunicado.

El ex presidente conservador José María Aznar (1996-2004) aseguró a su vez que Suárez “tendrá siempre un puesto de honor en la democracia española”.

Los partidos políticos españoles, que Suárez legalizó en 1977, también lo recordaron como figura “clave” en la historia reciente del país.

La Casa Blanca también expresó su “pesar” por la muerte de Suárez, a quien consideró “fundamental” para la transición de España y destacó su labor para convertir al país en “un ejemplo para otros que luchan por encontrar su camino hacia una sociedad más libre y abierta”.

Durante el gobierno de Suárez se llevaron a cabo las principales reformas para que España se convirtiera en una democracia, como la legalización de todos los partidos políticos, la redacción de la Constitución y su aprobación por referéndum en 1978.

Suárez ganó las elecciones de 1977 y 1979, dejó su puesto en enero de 1981, criticado dentro y fuera de su partido y cuestionado por la prensa del momento, apenas unas semanas antes de que el 23 de febrero de ese año un grupo de guardias civiles entrara en el Congreso con intenciones golpistas durante el debate de investidura de su sucesor.

Hoy la capilla ardiente con sus restos se instalará en el Congreso de los diputados, para recibir el homenaje de los ciudadanos.

Mañana, Suárez será enterrado en la catedral de Ávila, provincia limítrofe a Madrid en uno de cuyos municipios nació en 1932.

El gobierno español decretó  a partir de hoy tres días de luto oficial.

El protocolo es el mismo que el aplicado por la muerte del también ex presidente del gobierno Leopoldo Calvo-Sotelo (1981-1982) en mayo de 2008.

:CLAVES

PÉSAME DE PEÑA NIETO

El presidente Enrique Peña Nieto lamentó ayer el fallecimiento del ex presidente del gobierno español Adolfo Súarez, quien padecía Alzheimer.

 “Lamento el fallecimiento del ex presidente de España, Adolfo Suárez. Un hombre clave en la construcción democrática de ese país. QEPD”, escribió Peña Nieto en su cuenta de Twitter.

También el canciller mexicano José Antonio Meade compartió en la misma red el texto Adolfo Suárez, el político más solitario de la democracia, publicado el año anterior por el diario El País de España.